Animal Político

Las niñas que jamás debieron morir

Ese centro, como mínimo, debería ser clausurado. La tragedia del 8 de marzo no ocurrió por un “error humano” de un día, sino que es el resultado de un cúmulo de situaciones, negligencias y fallas que datan de años.

La Razón (Edición Impresa) / Beatriz Colmenares es periodista, columnista del periódico Soy502 de Guatemala.

00:00 / 26 de marzo de 2017

La vida en el “Hogar Seguro” era cualquier cosa, menos segura.

De eso dieron cuenta, en su momento, reportajes periodísticos de La Hora y de Plaza Pública en que quedaron plasmadas las deplorables condiciones de este centro de acogida de los más vulnerables de Guatemala: los niños víctimas de vejámenes que pasan a la tutela del Estado, porque nadie más puede, o quiere, velar por ellos.

Las historias de horror que los colegas de ambos medios plasmaron en sus notas pretendían hacer reaccionar a todas las entidades responsables, empezando por la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, que tiene a su cargo el manejo de ese sitio.

Entre las denuncias hechas por los niños tomo literal ésta: “Hasta 10 comparten un cepillo de dientes. Arrancan la esponja de las colchonetas de sus camas porque no hay papel higiénico o toallas sanitarias”. A lo que se suman maltratos por parte de monitores y profesores, manoseos a niños y niñas, así como intimidaciones por doquier. Todo, documentado por los reportajes antes mencionados.

¿El resultado directo? Más de 250 niñas y adolescentes han escapado de  este “centro de acogida” en los últimos tres años. Se teme que muchas de ellas hayan caído en redes de trata de personas, sin que nadie se haya preocupado por ellas. O que por lo menos intentara averiguar dónde están.

En 2016 se hicieron algunas destituciones y se solicitaron medidas cautelares en entidades internacionales, pero la situación de los menores no mejoró. El día antes de la fatalidad del 8 de marzo, pretendieron hacerse escuchar. Exactamente por lo mismo: “maltratos y mala alimentación”. Más de 60 se fugaron; horas después, la tragedia.

Aquí ya no valen los minutos de silencio, como el del Congreso de la República. Las destituciones también saben a poco, o a nada. Lo que hace falta es una profunda investigación que dé con los responsables de esa “masacre”, como la definió Hilda Morales, procuradora adjunta.

Ese centro, como mínimo, debería ser clausurado. La tragedia del 8 de marzo no ocurrió por un “error humano” de un día, sino que es el resultado de un cúmulo de situaciones, negligencias y fallas que datan de años.

Además, es de suma urgencia proteger a las niñas sobrevivientes, las pequeñas con quemaduras de hasta tercer grado que están en los hospitales nacionales. El terrible drama que viven es hasta de partida triple: al “Hogar Seguro” llegaron porque el Estado de Guatemala determinó, en su momento, que eran víctima de situaciones intolerables (objeto de abusos, obligadas a prostituirse y similares), o que, por ser huérfanas, nadie quería hacerse cargo de ellas.

Son las “rescatadas”. ¿Rescatadas para vivir en el infierno? ¿Rescatadas para morir en él?  Vaya manera de conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Vaya manera de desnudar a una sociedad enferma que no respeta la vida.

Guatemala: arrestan a tres exfuncionarios

BBC - Guatemala

Las autoridades de Guatemala informaron el lunes del arresto de tres exfuncionarios en relación al incendio de un refugio para menores que causó la muerte de 40 niños la semana anterior.

De acuerdo con el informe de la Procuraduría General de Guatemala, los funcionarios arrestados eran los encargados de velar por la seguridad y la atención dentro del albergue “Hogar Seguro Virgen de la Asunción”, que tenía bajo su cuidado a unos 600 menores de edad.

La vocera de la procuraduría, Julia Barrera, informó que los arrestados son el exsecretario de Bienestar Social Carlos Rodas; su vicesecretaria, Anahí Keller y el director del albergue, Santos Torres.

Los tres funcionarios están acusados de los crímenes de homicidio, maltrato a menores e incumplimiento del deber.

El representante del exsecretario Rodas le dijo a la agencia AP que están evaluando su situación judicial antes de hacer alguna declaración.

“Como la Constitución señala, él es inocente hasta que se pruebe lo contrario. Lo conozco desde hace tiempo y sé que es inocente”, explicó el abogado Juan Alberto Guevara.

El pasado 8 de marzo el albergue, ubicado en la localidad de San José Pinula, a 25 kilómetros de la Ciudad de Guatemala, capital del país, se incendió cuando había varios menores dentro del lugar, por causas que se están investigando.

El incendio dentro del albergue de menores causó una enorme conmoción en Guatemala.

La fiscalía de Guatemala sostiene que los menores, la mayoría de ellas niñas, murieron debido a que “estaban encerradas con llave” en un cuarto y no pudieron escapar de las llamas.

Según el reporte de los investigadores del caso, 19 de las víctimas fatales murieron en el lugar debido a que se ahogaron con el monóxido de carbono producto del incendio.

El exdirector del albergue Santos Torres está acusado también de maltrato a menores.

El resto de las niñas murieron debido a las quemaduras causadas por el fuego en los centros médicos a donde fueron llevadas.

Este mismo lunes, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, había exigido la salida de los funcionarios responsables dentro de la Secretaría de Bienestar Social encargado de los albergues, aunque Rodas ya había presentado su renuncia el sábado.

Cuatro niñas lograron salir con vida y fueron trasladadas al hospital infantil Shriner, en la ciudad de Galveston, Estados Unidos, para atender sus quemaduras.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia