Animal Político

A nombre del hombre, hay que matarlos a todos

En un sentido muy real, nuestro desarrollo intelectual, nuestros intereses, emociones y vida social en un sentido básico son el resultado de procesos evolutivos en donde la adaptación del arte de cazar influyó grandemente en lo que hoy somos como humanidad.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Basualdo / La Paz

00:04 / 02 de agosto de 2015

El hombre es un animal que disfruta matando. Y es que a la gente le gusta matar. Lo hace a diario y goza por miles el entierro de uno. Lo leí en algún lado y lo veo mientras observo la caja de chismes a la que me somete el trabajo y la necesidad por mantenerme “conectado”. Según la teoría del pensamiento invertido evolutivo (algo que encontré en las redes, quien escribe no es erudito en nada), el cazador siente necesariamente placer al cazar, pues esa es su naturaleza, no siente placer porque caza y mata, siente placer por ser cazador. Y en sociedad nos encanta ejercitar el papel devorando a nuestras víctimas sin la necesidad de comérnoslas.

Sherwood Washburn, una de las máximas autoridades en la materia del estudio del Adán con el hombre cazador, presenta una de sus ponencias explicando que dado a que el hombre vivió el 99% de su historia cazando (matando), debemos nuestra biología, nuestra psicología y nuestras costumbres a los cazadores de nuestra génesis.

En un sentido muy real, nuestro desarrollo intelectual, nuestros intereses, emociones y vida social en un sentido básico son el resultado de procesos evolutivos en donde la adaptación del arte de cazar influyó grandemente en lo que hoy somos como humanidad.

Por ello, cada vez que criticamos y juzgamos a otra persona, un acontecimiento, una situación, nos convertimos en cazadores, verdugos o jueces cerniendo víctimas. Nuestra plaza común ha sido reemplazada por las redes, el nuevo sitio de encuentro y socialización y también la nueva arena de coliseo romano donde arrastrar a los que caen en la fatalidad del error. Le sucedió al Grillo Villegas cuando tuvo el atrevimiento de criticar a un grupo folklórico de Oruro, al artista callejero Saxoman tras dedicarle una composición al papa Francisco y hace algunos días a la candidata a Miss Bolivia por La Paz, Giovana Salazar, quien después de responder a una pregunta que no significaba la paz mundial terminó siendo carne de carroña virtual. No será la última víctima de la tortura y el sufrimiento como parte de espectáculos públicos en donde los individuos gozan con el dolor de otros, y donde la crueldad también forma una parte importante de esa psicología de cazador.

A veces sueño con comprarme una Uzi y matarlos a todos. Es que nos gusta matar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia