Animal Político

La oposición funcional

‘No existe un camino para la unidad, la unidad es el camino’ (Samuel Doria Medina parafraseando a Gandhi). Ante el control total del MAS del aparato del Estado, a la oposición sólo le queda unirse, lo contrario es ser funcional a la victoria oficialista.

La Razón / Jaime Navarro Tardío

00:01 / 09 de junio de 2013

Bolivia entera se halla inmersa en una campaña electoral que será una de las más largas de su historia. Hace varios meses que el presidente Evo Morales fue proclamado por los sindicatos cocaleros y desde entonces se ha lanzado a una promoción proselitista absolutamente abierta y sin limitaciones. Faltan todavía 14 meses para los comicios (la primera vuelta se realizará en octubre de 2014, de acuerdo a previsiones del Órgano Electoral Plurinacional), pero la campaña oficialista se desarrolla a toda máquina como si las elecciones se fueran a realizar el próximo domingo.

Para erradicar cualquier duda o incertidumbre respecto de la candidatura a la re-reelección de Evo Morales y Álvaro García Linera, el oficialismo obligó al Tribunal Constitucional a sancionar la constitucionalidad de dicha candidatura. Lo hicieron apartándose de las formas y de una manera brutal. Tanto así que le quedó claro a la inmensa mayoría ciudadana que el Movimiento Al Socialismo (MAS) violó la Constitución para habilitar a Evo Morales (fuente: encuesta Captura Consulting junio de 2013).

A las distintas fuerzas opositoras no les quedó otra que responder al desafío gubernamental y lanzarse también al ruedo electoral de manera prematura. Ahora, obligados por el MAS, todos estamos en campaña, cuando ni siquiera está sancionada una nueva Ley de Organizaciones Políticas y no conocemos las reglas del juego para la próxima elección (por ejemplo, la depuración del padrón electoral biométrico, la nueva asignación de escaños de la Cámara de Diputados por departamento y el voto de los bolivianos en el exterior). Lo que sí es seguro es que seremos víctimas de un modelo que acaba de probarse en Ecuador y Venezuela y que deja muy poco margen de actuación a la oposición política.

En ese contexto tan difícil y con unos candidatos oficiales que tienen de su lado al Tribunal Electoral, a la Justicia, al aparato estatal, a los medios de comunicación públicos, a varios medios de comunicación privados y a varios de los denominados “movimientos sociales”, las fuerzas opositoras se hallan en la obligación de unificarse en una gran plataforma democrática para poder enfrentar, con alguna probabilidad de éxito, a tamaño aparataje.

En ese sentido han estado trabajando Unidad Nacional (UN), Verdad y Democracia Social (Verdes) de Santa Cruz, Primero el Beni, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), PAIS y LIDER de Chuquisaca, y algunas otras agrupaciones ciudadanas regionales. Estas organizaciones se dieron cuenta de que separadas eran presa fácil del Gobierno, pero unificadas podían tener alguna chance. Así sucedió en las elecciones para la Alcaldía de la ciudad de Sucre y últimamente en los comicios para elegir al Gobernador del Beni. La oposición dispersa en aquellas circunscripciones hubiera fracasado rotundamente, pero solidificada en un frente común logró victorias impecables y de enorme significado para la reconfiguración del mapa político del país.

Sin embargo, y a pesar de la claridad de la enseñanza estratégica que dejaron esas experiencias de Sucre y el Beni, todavía algunas fuerzas que se dicen opositoras insisten en no concurrir a los esfuerzos de congregación que se vienen realizando. Es el caso del Movimiento Sin Miedo (MSM), liderado por Juan del Granado, que insiste de manera tozuda en presentarse como una opción sectaria y alejada de las fuerzas democráticas. Justifican su actuación aduciendo que ellos son tributarios del “proceso de cambio” en marcha y que su misión es “reconducir” dicho proceso. Para ello, afirman, no pueden “contaminarse” con fuerzas de “derecha” o que representan al “pasado”.

Ese discurso, en apariencia principista y de base ética, en realidad es un subterfugio que esconde un hecho irrefutable: la división de las fuerzas opositoras sólo favorece a los planes de perpetuación en el poder de Evo Morales y el MAS. Diga lo que diga el MSM y justifique como quiera, la terca realidad es que si ellos insisten en dividir al frente opositor, lo único que hacen es favorecer la candidatura oficialista y, por lo tanto, la permanencia del régimen antidemocrático y excluyente que dicen combatir.

Felizmente, el pueblo reacciona con sabiduría y sensatez ante estas actitudes de la “oposición funcional” al MAS. Los ejemplos más cercanos son precisamente las elecciones en Sucre y en el Beni. La gente no escuchó los cantos de sirena del MSM y votó de manera consciente y unificada por la candidatura de las fuerzas democráticas. Lo que estuvo a punto de fracturar la lectura equivocada del MSM lo reparó a tiempo la ciudadanía madura y reflexiva.

Y eso es lo que estamos viendo cada vez con mayor claridad en las últimas semanas. Al tiempo que la propuesta de unidad avanza irrefrenable por todo el país, vemos cómo la candidatura de Del Granado no logra despegar ni persuadir a los electores. Las señales no sólo se traducen en los números de las más diversas encuestas y estudios de opinión, sino también en los programas radiales y televisivos en los que la ciudadanía se expresa de manera cotidiana. La gente está empezando a diferenciar la oposición real y efectiva al esquema autoritario y prepotente del MAS de esa pseudooposición funcional que en los hechos contribuye a las probabilidades de victoria oficialista.

A medida que los días pasan y el ambiente electoral se apodera de los debates y las tertulias, los medios se impregnan de política y las calles adquieren poco a poco la fisonomía de la competencia democrática, se impone de manera creciente e irrefrenable la idea de que sólo la unidad de las fuerzas opositoras de verdad, será capaz de derrotar el prorroguismo. El desafío está lanzado. Debemos ponernos a la altura de nuestro pueblo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia