Animal Político

Los papás en el nuevo Estado Plurinacional - Mauricio Quiroz

La Razón / La Paz

00:00 / 26 de agosto de 2012

Ya no es como antes, dicen. Ahora los papás tienen derecho, por decreto, a tres días para atender a sus compañeras cuando ellas hayan dado a luz, cuando un nuevo ciudadano respire en el nuevo Estado Plurinacional. De hecho, varios colegas míos han disfrutado de este nuevo beneficio. 

El presidente Evo Morales, al inicio de la pasada semana, reveló en un acto público que su ministro Juan Ramón Quintana fue padre, otra vez. ¿Se habrá beneficiado de los días de asueto por el parto de su compañera? La respuesta corresponde al ámbito personal, aunque Morales lamentó que ya no podrá llamar a su colaborador muy temprano, de madrugada o muy tarde, en trasnoche, para coordinar los asuntos del gobierno. Mientras Quintana cuida a la wawa, Evo resolverá los asunticos pendientes junto a un estrecho equipo de hombres y mujeres de confianza.

El vicepresidente Álvaro García Linera ha dicho que quiere ser papá, claro está, luego del esperado matrimonio previsto para dentro de dos semanitas. ¡Qué nervios! La ceremonia estará lejos de los asuntos de Estado, asegura el novio, aunque se dice que colaboran, a título personal, algunos funcionarios de la Cancillería, especialmente en los detalles del evento que se prepara en el complejo arqueológico de Tiwanaku, en el altiplano.

Detalles más, detalles menos, el Vicepresidente tendrá derecho a reclamarle a Morales los días que correspondan para cuidar a su esposa, cuando nazca el primer hijo o la primogénita esperada. García Linera quiere una nena.

El mismo Presidente tendrá que reclamar este derecho y gozar de un asueto especial... algún día será. Y como nada se descarta en estos tiempos, resultará muy sencillo imaginar una posible próxima boda presidencial. En todo caso, es el tiempo que trae las respuestas.

Pero, cómo usan esos días de asueto los papás —digámoslo así—  parturientos. Casi sin querer, escuché en el trufi a un funcionario público reconocer, en una charla con uno de sus amigos, que empleó un día para cuidar a la compañera y “dos para festejar”. Y añadió: “Lindo este decreto”. Seguramente, muchos otros han utilizado adecuadamente este permiso especial.

Pero los hijos, que como las hojas, le pertenecen al viento. Un día están aquí y al otro se van. Es cuestión de tiempo, sólo eso.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia