Animal Político

La paradoja de la oposición: entre desencuentros y la búsqueda de alianzas

Los frentes de la oposición van en busca de alianzas, pues fueron alertados por la intención del MAS de repostular a Evo Morales en 2014. Todos estos acercamientos y charlas se dan en medio de la desintegración de Convergencia Nacional e intercambios de palabras contra el MSM.

La Razón / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:04 / 24 de marzo de 2013

Después de que los senadores del Movimiento Al Socialismo (MAS) anunciaran que enviarían a consulta al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) el proyecto de Ley de Aplicación Normativa —en el que se contempla la repostulación del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera a las alecciones generales de 2014— las fuerzas opositoras comenzaron a acercarse unas a otras. Los opositores hablan de “articulaciones” y el oficialismo califica de “meras negociaciones personales” para posicionarse políticamente. Lo paradójico de todo, llámese como se quiera a estas conversaciones, es que éstas se realizan en medio de desencuentros entre fuerzas políticas contrarias al MAS y el resquebrajamiento de la oposición con representación parlamentaria aglutinada alrededor de Convergencia Nacional (CN). La pugna interna salió a la luz con las “divergencias” al momento de elegir a su jefe de bancada departamental de Santa Cruz.

Después de conocerse la intención de Morales de ir a una tercera postulación y abrirse el debate sobre la constitucionalidad de esa posibilidad, Animal Político publicó el 24 de febrero un artículo que tocó el tema. Esa vez, el sociólogo Fernando Mayorga aconsejaba a la oposición —que atacó la pretensión del MAS— no gastar energías en ello y más bien dedicarse a trabajar en sus programas de gobierno y sus articulaciones políticas. Pareciese que siguieron la sugerencia, pues el Movimiento Sin Miedo (MSM) se encuentra en conversaciones con la agrupación cruceña liderada por Germán Antelo; la semana pasada el MSM firmó una alianza con la agrupación ciudadana Despierta Cochabamba (DC) y, en la misma región, Verdad y Democracia Social (Verdes) —encabezada por el gobernador cruceño Rubén Costas— se reunió con Insurgente Martín Uchu (Punata) y Unidad Nueva Esperanza (Quillacollo).

El líder del MSM, Juan del Granado, y Costas debían también reunirse. Sin embargo, se produjo un cruce de palabras a través de los medios de comunicación. El exalcalde de   La Paz expresó, con referencia a la agrupación cruceña, que no se aliaría con elementos de la partidocracia y la oligarquía. A esto Costas replicó con acusaciones a Del Granado de querer reunirse “a espaldas de los bolivianos”.

Ejemplos. Esta última situación, lo que sucede con CN o lo que pasó con el desmembramiento de Poder Democrático Social (Podemos) son la síntesis de la atmósfera preelectoral de la oposición: entre desavenencias buscan articularse. Ejemplo de esta última intención es la aparición del exlíder campesino Felipe Quispe, quien dijo a La Razón: “El Gobierno central ha comenzado con su campaña; están en las comunidades, en las ciudades, en todo lugar. Como ellos tienen los recursos económicos, pueden moverse, pero nosotros no podemos quedarnos con los brazos cruzados, sino que también tenemos que hacer un frente político”. Luego señaló que no desea ser el candidato, sino hacer fuerza con agrupaciones como las de René    Joaquino, alcalde de Potosí y cabeza de Alianza Social (AS); la agrupación del exmasista Lino Villca y el flamante partido de la Central Obrera Boliviana (COB), el Instrumento Político de los Trabajadores (IPT).

El MSM fue la única organización que se adelantó al anuncio de reelección de Morales, pues ya venía trabajando con la redacción de sus tesis ideológicas, su proyecto de país y tratando de superar su limitada llegada más allá del municipio de La Paz.

Así, el secretario político permanente de ese partido, Edwin Herrera, enumera tres alianzas firmadas: una en Oruro, con Fuerza de Integración Campesina; otra en Cochabamba, con Despierta Cochabamba; y una más en El Alto, con Atrévete, una agrupación de jóvenes. El acercamiento con la organización de Germán Antelo (Nuevo Poder Ciudadano, NPC) aún está en etapa de conversación, afirma.

Sobre el intercambio de palabras entre Del Granado y Costas en Cochabamba, arguye que hubo una mala interpretación. En noviembre de 2012 “se invitó” a todas las fuerzas políticas de Bolivia al congreso del MSM; en representación de los Verdes asistió Katia Quiroga. “Lo que se quiso hacer fue devolver la gentileza” y reunirse con Costas. Lo cual se malinterpretó.

“Tenemos más diferencias que coincidencias con los Verdes, pero eso no nos inhabilita para tener un diálogo democrático sobre nuestras visiones distintas de país. Si hay la posibilidad de reunirse se lo va hacer de cara a la nación, aunque nuestros proyectos sean lejanos”, dice Herrera.

El oficialismo ha increpado a Del Granado de haber sido aliado de “todos los gobiernos desde la democracia”. Ante esto, el dirigente le recuerda al MAS el papel que cumplió el exalcalde en la lucha en defensa de los derechos humanos.

Crucenos. En Santa Cruz hay tres organizaciones en busca de articulaciones: la del expresidente del Senado Óscar Ortiz (Consenso Popular, CP), la de Germán Antelo (NPC) y la de Costas (Verdes). Ya se dijo que el MSM y NPC se han acercado y que los Verdes y el MSM parecen más bien lejanos.

Ortiz está convencido de que la forma en que hay que ganarle al MAS es repitiendo la fórmula utilizada en las elecciones municipales de Sucre y de la Gobernación del Beni; es decir, enfrentar los comicios con un solo candidato opositor para evitar la disgregación del voto. Coincide con esto, hasta la última letra, el diputado de Unidad Nacional (UN) Jaime Navarro.

En diciembre de 2011 la Mesa de Unidad (una copia de una similar que sustentó a Henrique Capriles en Venezuela) opositora ganó la Alcaldía de Sucre en desmedro del MAS. Lo propio sucedió con la agrupación de Carmelo Lens en Beni.

El senador por el MAS Adolfo  Mendoza discrepa en que esos resultados exitosos para la oposición (Alcaldía de Sucre, Gobernación de Beni e incluso la Alcaldía de La Paz) hayan sido el producto de la plataforma única que formaron, sino que “fueron la repetición de tendencias electorales” que venían de antes. “No aportan nada como referentes para 2014, pues la lógica de los comicios nacionales es muy distinta que la de los regionales”, opina.

Sobre las pugnas de CN, Ortiz prefiere no expresar opinión, aunque señala que “no hay que repetir los errores del pasado”. Para evitar esas divergencias —afirma—, es necesario tener planes programáticos en conjunto.

Cuando se le pregunta sobre un acercamiento con el MSM, es crítico. “El señor Del Granado ha tomado su decisión de permanecer separado y no ha conseguido buenos resultados en Beni ni en Sucre”. Por otro lado, califica de respetables las posiciones del partido de la COB y de Quispe, aunque también subraya que “no se trata de unirse por unirse”.

Unidad Nacional ha sido parte de los experimentos electorales exitosos de Sucre (en el que retiró a su candidato) y Beni. Ya se dijo que su posición es la de formar una Mesa de Unidad para 2014, como ya lo hiciera en esos casos. Navarro afirma que para ganarle al MAS hay que repetir esas experiencias y “formar una alianza alrededor de una visión común y no alrededor de un candidato”.  Así, rescata cómo se escogió a Lens para que sea candidato: mediante una encuesta, una suerte de elección primaria. “Éste es un avance político cualitativo”.

Sin embargo, el fantasma del de-sencuentro vuelve una vez más. “Hay una gran diferencia entre lo que proponemos como UN y Del Granado. La base del proyecto del MSM es el candidato, mientras que nosotros planteamos mecanismos de encuestas para que sea el ciudadano quien elija. Así, Samuel Doria Medina apoyará al candidato que tenga mayor preferencia”, juzga.

Desafios. Queda el análisis de Mayorga, quien ve como factor común de la oposición (desde 2009) la “fragmentación”. Lo importante serán los elementos discursivos que generen los acercamientos de fuerzas en “términos programáticos”. Todos los elementos de la discursividad “están en disputa” y hay articulaciones y desarticulaciones de los mismos. Por ejemplo,   explica, la decisión del MAS sobre el TIPNIS debilita la articulación del discurso indigenista y hace que esos indígenas estén disponibles para una alianza con la oposición. Eso sucede con la nacionalización o las políticas distributivas, en fin, “con cualquier elemento discursivo”. El MSM, en ese sentido, tiene cierta ventaja, pues fue parte de un proyecto actual.

En el momento preelectoral —argumenta— se intensifican estas pugnas y “la capacidad de la oposición se va a medir en esos términos, no sólo de rechazo al MAS, sino disputándole esos elementos de su discursividad”. Esta última argumentación, que también puede ser interpretada como un aviso para los opositores, complejiza aún más su trabajo para enfrentar y tratar de hacer frente de manera cohesionada al MAS.

‘No hay que repetir errores del pasado’-Óscar Ortiz es líder de Consenso Popular

Estamos construyendo una alternativa con Rubén Costas y con quien quiera adherirse a un proyecto político nacional con visión de mediano y largo plazo, pues hay que evitar repetir las experiencias que han fracaso en el pasado con alianzas coyunturales realizadas a modo de urgencia. Después se vio, en el Parlamento, que sus miembros no tuvieron la coherencia ideológica.

‘No se debe estar alrededor de una persona’-Jaime Navarro es diputado por   Unidad Nacional

El proyecto de unidad no debe estar alrededor de un persona, sino de una visión. Nunca más se debe impulsar la construcción de un proyecto basándose en alguien. Eso es lo que se reprocha a Juan del Granado; él dice “vengan y únanse  a mí, yo tengo mis ejes programáticos”. Y no es así como debe ser. Una vez que la visión esté clara, recién se elegirán a los candidatos.

‘El MSM tiene tres articulaciones cerradas’-Edwin Herrera es secretario político permanente del MSM

El Movimiento Sin Miedo ya tiene tres articulaciones cerradas este mes. Una es en Oruro, con Fuerza de Integración Campesina; otra en Cochabamba, con Despierta Cochabamba; y una más en El Alto, con una agrupación de jóvenes llamada Atrévete. La idea es articular un gran bloque social nacional y hacer frente en 2014 al MAS, y también a las fuerzas de derecha.

‘La situación opositora hoy es delicada’-Adolfo Mendoza es senador por el MAS

Queda claro que la situación de las fuerzas opositoras es actualmente delicada, pues no han sido capaces de generar alternativas serias a causa de la ausencia de una propuesta política para el país. Lo que está sucediendo no son sino negociaciones entre facciones que defienden intereses sectoriales, particulares e incluso personales. Buscan reacomodos inmediatos.

Insurgente Martín Uchu

Insurgente Martín Uchu (IMU) es una organización de Tolata y Punata (Cochabamba), lugares en los que en 2004 obtuvo conceja-lías. Aglutina a grupos del Valle Alto. En Punata, la candidatura de IMU fue conformada por disidentes de Nueva Fuerza Republicana (NFR). Víctor Balderrama era uno de ellos; con su candidatura ganó las elecciones en 2004. En Tolata, sus bases son mayormente jóvenes. IMU apoyó al MAS en las elecciones generales de 2005 y firmó un acuerdo después del triunfo de Evo Morales. Tras un desencuentro, hoy no son aliados.

En 2010 derrotó al MAS en Punata, aunque fue vencido por el MAS este año con el 52% de los votos. Durante el conflicto por el TIPNIS, IMU marchó con los indígenas en contra de la carretera. Está negociando una alianza con los Verdes de Rubén Costas. (Algunos datos son tomados del ensayo de Fernando Mayorga, Desarrollo partidario en el nivel subnacional).

Unidad Nueva Esperanza

Unidad Nueva Esperanza (UNE) es una organización ligada a sectores urbanos de Quillacollo y fue promovida por Héctor Cartagena, vinculado en el pasado a Unidad Cívica Solidaridad (UCS), partido que tenía lazos con comerciantes minoristas, juntas vecinales y transportistas.

El 4 de abril de 2010 logró ganar la Alcaldía de Quillacollo con su candidato Cartagena, con el 40%. Careció de mayoría en el Concejo Municipal, por lo que no se posesionó al ganador debido a una impugnación legal promovida por el MAS.

En diciembre de 2011, UNE, y su candidato Charles Becerra, ganó nuevamente esa Alcaldía contra Miguel Guzmán, del MAS, y a René Fernández, del MSM. Hoy, esta organización está en conversaciones para llegar a una alianza con Verdes, liderada por Rubén Costas.

Despierta Cochabamba

Despierta Cochabamba (DC) es la organización que firmó una alianza la semana pasada con el Movimiento Sin Miedo (MSM). Según se describe en su perfil en una red social, esta agrupación viene funcionando, sin nombre, desde hace más de siete años, 2006.

Nació de los movimientos vecinales de los barrios de la ciudad de Cochabamba, luego se sumaron agrupaciones juveniles de estudiantes universitarios. Apoyó en 2009 a Alianza Social (AS), del alcalde potosino René Joaquino, con el compromiso de ayuda electoral mutua en lo regional de AS y de aquéllos a la candidatura nacional.

La agrupación fue muy crítica con la gestión municipal de Gonzalo Terceros. Así, lanzaron la candidatura de Guillermo Mendoza Eguino a la Alcaldía de esa ciudad para las elecciones de abril de 2010, sin embargo, fueron derrotados por el MAS.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia