Animal Político

Algo personal

Es una cuestión de hígado. Y ello, señoras/señores del jurado, tiene peligrosos límites.

La Razón / Exeni

00:02 / 03 de febrero de 2013

Es una cuestión de hígado. Y ello, señoras/señores del jurado, tiene peligrosos límites. Recordemos. Hace poco más de tres décadas, en aquellos terribles años del “Gobierno de reconstrucción nacional”, los dueños de la arrogancia y el volante, serviles, pidieron “la medida de sus pantalones” al entonces dictador Luis García Meza. Creyeron mal que la dictadura, con ellos como remiendo, duraría 20 años. Pero cayó. Qué error no haberlos expulsado también a ellos. La lección es evidente: los gobiernos pasan, el sindicato de choferes queda.

Sigamos recordando. Hace algunos años, en una medida improvisada aunque simbólica contra la muerte en las carreteras —revisitada en este trágico enero—, se aprobó un decreto que sancionaba a los conductores ebrios y sus empresas. La reacción fue un organizado boicot. ¿Por qué nos van a sancionar —dijeron—, por qué nos quitarán nuestras licencias de conducir, si la culpa de tanto accidente es de los caminos? Y ahí siguieron, disolutos, con impunidad-licencia.

Diciembre de 2010. En uno de sus peores errores políticos, el actual Gobierno apostó por un insostenible gasolinazo interruptus. En esos días de rabia-furia ciudadana, los barones del volante, felices, hicieron festín con las tarifas, hasta triplicándolas. Y ahora resulta que, a cuenta de su anhelado tarifazo, piden que se reponga dicho incremento en la gasolina. Está visto: no basta dar marcha atrás en una medida si los especuladores y oportunistas la preservan.

Son poderosos, estos dueños del acelerador. Son indolentes. Y ahora, cuando la Alcaldía paceña, en un inteligente esfuerzo por regular el transporte público, impulsa una consulta ciudadana para equilibrar la calidad del servicio con un incremento razonable de tarifas, los dirigentes del sindicato responden como profesionales del NO. No reglamento, no consulta, no propuesta alternativa, no nada. Y amenazas con paros y tormentas.

Es una cuestión de hígado. Y está dicho: tiene límites. Hígado inflamable, paciencia finita. Disculpen el enfado-cracia. Ocurre que entre esos tipos y yo —cantemos con el buen Serrat—hay algo personal.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia