Animal Político

‘Para ser político hay que ser mañudo y maleante’

La entrevista fue pactada la semana pasada, pero, para satisfacción nuestra, se cruzó con el anuncio del Premio Nacional de Periodismo en la categoría Caricatura. Sin ser político, Al-Azar dice lo que piensa en este espacio.

Alejandro  Salazar

Alejandro Salazar

La Razón / Rubén D. Atahuichi López

06:00 / 04 de diciembre de 2011

Alejandro  Salazar Casi siempre ríe en breves y contagiosas carcajadas. Al-Azar es uno de los dibujantes que mejor retrata la situación política del país. Sin proponérselo (Animal Político no  lo halaga necesariamente por eso con   esta entrevista), acaba de ganar el Premio Nacional de Periodismo en la categoría Caricatura. Su propuesta fue publicada en este suplemento el 10 de julio, se trata de una representación en la que animales y un hombre en el TIPNIS son partidos por la carretera que pretende realizar el Gobierno.

Se ha mofado de todos los políticos, sobre todo de sus actos y situaciones. Una vez, dibujó a un Tío Sam haciendo emisiones de gases gástricos (el eufemismo es casi obligatorio) mientras los presidentes del mundo hablaban sobre el Protocolo de Kioto. En abril, en el primer número de Animal Político dibujó en una escena a Evo Morales marchando con el pueblo y en la segunda, haciéndolo en sentido contrario.

Pero ésta no es una entrevista para conocer la técnica o el trazo del artista, sino una charla con un tipo que a los políticos los llama estúpidos y los detesta, porque le afectan... Comenzamos interpelando su sinceridad, considerando que Alejandro Salazar, el conocido Al-Azar, es una excepción en este espacio del suplemento usualmente asignado a los políticos.

— ¿Se siente "digno" de una entrevista en Animal Político?

— Estoy más contento de ser dibujante de Animal Político que ser entrevistado por Animal Político; mis dibujos son más interesantes que mis conceptos sobre política.

— De todas maneras resumen su pensamiento político.

— Los dibujos son mi opinión. Como artista, soy totalmente sesgado y no soy imparcial. De eso se trata cuando uno opina.

— ¿No le descalifica ser sesgado?

— Todos son sesgados con su punto de vista. En caricatura eso es bueno.

— ¿Animal político?

— Más o menos.

— ¿En qué sentido?

— Soy más un animal de arte, para el que me obligan las circunstancias, porque tengo que trabajar. En este país, la política es muy esencial.

— ¿Qué es la política?

— Mejor, definiré a los políticos. Son humanos que tienen pasiones y costumbres exacerbadas. Es que para ser político hay que ser mañudo, medio maleante, aquí y afuera.

— ¿Alguna vez militó en una organización política?

— Nunca.

— Pero es usted de izquierda.

— Más o menos, porque mi generación es un poco más allá de los 70, cuando todos eran izquierdistas; era la regla. Pero a mí me gustaba más la música que la política.

— ¿De veras?

— O sea, nunca para ejercerla o marchar en las calles.

— ¿Íntimamente en la política sí?

— Me gusta, claro. Soy una persona muy crítica, porque las cosas que hacen los políticos me afectan. Como que creo que Lenin decía: si no haces política, ella te afecta. Es decir, si no tomas decisiones, éstas te van a afectar.

— ¿Comulga con el Gobierno?

— Me parece que hace cosas interesantes, que hace bien. Sin embargo, en otras mete la pata.

— ¿Qué bien y mal?

— En algunas cosas llegó a su techo, pero en otras ya no tiene capacidad.

— Ésas son generalidades.

— Sí. ¿Quieres que diga cosas concretas? Por ejemplo, hay que resolver problemas de empleo o que las cosas no suban.

— ¿Lo mejor que ha hecho?

— Echarle al embajador gringo (Philip Goldberg) fue buena medida y también permitir que la gente tenga más participación en las decisiones. Antes no se veía indígenas discutiendo sobre la realidad del país, era uno de los problemas; muy pocos decidían la suerte de todos.

— ¿Comulga con el proceso de cambio o con Evo Morales?

— Tiene que hacer un cambio, eso me interesa. Un detalle que se refleja en mi trabajo es que no dibujo mucho personajes, pocas veces… Es que la gente pasa rápido, en política sobre todo.

Evo Morales ha servido como un líder, pero eso será pasajero.

— ¿Es Evo Morales un personaje de caricatura?

— Hay personalidades más fáciles de caricaturizar. Evo Morales es relativamente fácil; sus rasgos fisonómicos son bien característicos y sencillos, y a veces las cosas que dice son buenas para dibujar.

— ¿Qué destaca usted de él?

— Al principio, en la primera parte de su gobierno, hice dibujos en los que lo atacaban mucho; era la víctima. Pero, últimamente, con lo del TIPNIS y otras situaciones, cambió, como dibujé en el primer número de Animal Político, en el que en la primera viñeta se lo ve caminando con el pueblo y en la segunda, en contraruta; a partir del gasolinazo.

En un líder veo cómo actúa y lo critico.

— ¿Sánchez de Lozada?

— Es un poco parecido a Evo Morales, aunque no muy familiarizado con el español. Tenía sus metidas de pata terribles, aunque lo dibujé poco.Mis amigos izquierdistas han sido seducidos por Goni. Huáscar Cajías me decía que Goni es buen líder, que va a salvar el país y yo no lo veía así. Decían que incluso era un gran artista, que estudió Filosofía y Cine. Yo no les creía; el tipo era muy arrogante.

Yo veía los detalles humanos, tengo capacidad de ver a las personas.

— Si bien caricaturiza las situaciones, ¿se anima a hacer caricatura de los políticos?

— Me gusta reportar situaciones políticas o fenómenos sociales.

— Los políticos son fenómenos.

— Sí, fenómeno producto de las situaciones sociales.

— A ver, imagine una caricatura de país.

— No la he pensado. Pero mientras hacen la doble vía a Oruro, veo que una es para los vehículos y la otra para los bloqueos.

— ¿Hugo Banzer?

— Él hacía informes a fin de año, como todos los presidentes. Banzer está pintando un cuadro, una realidad como Suiza: un chalet, buen tiempo y la gente anda en familia; detrás del cuadro, hay un paisaje lleno de pobreza.

Además de viejo, Banzer estaba desconectado de la realidad.

— ¿Jorge Quiroga?

— Me decían mis amigos que es joven, tiene fuerza, es técnico y va a cambiar el país. Yo no lo veía así; me parecía un tipo insensible.

— ¿Carlos Mesa?

— Siempre me acuerdo de cuando salía al balcón (del Palacio de Gobierno) y la gente iba. Lo veía un poco vacilante, no se arriesgaba… A mí me parece que la política implica arriesgarse y dar todo por el todo, puedes ganar o perder.

Un dibujo: él está en un globo, en un aerostato, y lanza arena; está cayendo su gobierno.

— ¿Eduardo Rodríguez Veltzé?

— Nunca lo dibujé, me parecía un hombre inocuo. Nunca me llamó la atención ni su gobierno ni su figura.

La cara de las personas refleja su personalidad; hay rostros bien poderosos.

— ¿Juan del Granado?

— Lo dibujo: está haciendo campaña por la Presidencia, sube una escalera… va por ese camino, queriendo crecer de chiquito a grande, con vitaminas.

— ¿Samuel Doria Medina?

— No tiene carisma, siempre lo veo en la televisión y nunca sonríe. Tiene cabeza de piedra. No me atrae, no es un hombre con carisma.Aunque hace política, no es bueno para eso; le falta carisma. No se conecta con la gente y pone barreras: “Yo soy Doria Medina, tú eres el pueblo”.

Una vez lo dibujé como a niño cusqueño, gordito. Aunque físicamente es fácil de dibujar sus rasgos, sus acciones no me llaman la atención.

— ¿Cómo los ve a los dos?

— Pienso que no son quienes puedan hacerle frente al MAS. No van a llegar muy lejos y la gente se acuerda de lo que hicieron antes, cuando eran del MIR.

Dicen que cambiaron, pero no les creo mucho.

— ¿Morales tiene más opciones?

— Todavía tiene opciones si es que no sigue metiendo la pata.

— ¿Habló alguna vez con Evo?

— Nunca.

— ¿Con Álvaro García Linera?

— Tampoco.

— ¿Por qué?

— Estoy en mi taller, no voy por ellos.

— ¿Alguna vez un político le llamó para cuestionar sus dibujos?

— Nunca. Los políticos entendieron que aparecer en los medios es un gancho para mostrar que están vigentes; no importa que les critiques, son como una tortuga, no tienen piel, sino caparazón.

— ¿Por más caricatura cuestionadora que sea?

— Sí. Una vez me llamó Marita Siles (empresaria banquera encarcelada)  y atacó mi dibujo.

Perfil Nombre:Alejandro Salazar (Al-Azar) Nació:24-01-1959 Profesión:Arquitecto Ocupación:Artista plástico Datos Estudios: Sistema para lelos. Color de la piel: café a rayas. Ojos: pardos-chicos. Nariz: con subidas y bajadas-mediana. Boca: más cerrada que abierta. Labios: medianos. Cabellos: negros. Mentón: huidizo. Cerebro: ondulado. Manos: que reciben órdenes Gónadas: en buen estado. Señas particulares: lunar en conducto auditivo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia