Animal Político

¿Es posible la disidencia en el MAS?

¿Actos de disidencia, traiciones o posiciones personales? El Tribunal de Disciplina y Ética del MAS dice que ‘no hay mordaza’ en su partido’. Los actos de censura como supuestos informes de transfugios, ¿dicen lo contrario?

La Razón / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:05 / 19 de mayo de 2013

El 6 de mayo, el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS) Galo Bonifaz hizo pública la existencia de un informe de la bancada de su partido sobre supuestos acercamientos de “al menos diez diputados” oficialistas en busca de candidaturas en los partidos opositores Unidad Nacional (UN) y Movimiento Sin Miedo (MSM). Dijo que remitiría el documento a la Dirección Nacional del MAS para que su Comité Disciplinario los juzgue.

Luego, el asambleísta negó la existencia de tal documento y afirmó que, en realidad, se trataba de legisladores departamentales y no nacionales. El presidente del Tribunal de Disciplina y Ética del Movimiento Al Socialismo (MAS), Teodoro Barrientos, también niega la existencia de la nota. Asegura que en el MAS “no hay mordaza, porque si la hubiese no hablarían”.

Durante el receso del almuerzo de la sesión del 14 de mayo —en la que se aprobó la Ley de Aplicación Normativa— hablamos con Bonifaz y le preguntamos quiénes son los diez diputados a los que se refería. Contestó que ese día se sabría, cuando esos asambleístas del MAS, en la votación nominal, se manifiesten en contra de la Ley de Aplicación Normativa que abre la repostulación del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera en las elecciones generales de 2014.

Pero, al final, la decena de parlamentarios acusada de transfugio se redujo a la unidad (sólo la expresidenta de la Cámara de Diputados Rebeca Delgado votó en contra de la norma) y no había el transfugio del que se hablaba, sino un acto de disidencia con el voto “siempre orgánico” del MAS. Pese a los roces entre Delgado y sus correligionarios, el oficialismo anunció que no tomará ninguna acción o castigo contra la diputada.

Pero ¿realmente hubo asambleístas que negociaron con UN y el MSM? Si así fue, ¿qué buscaban? Jaime Navarro, diputado por UN, asegura que hubo un acercamiento con su partido. “Puedo asegurarlo, porque sostuve conversaciones con ellos personalmente, pero no puedo decir sus nombres”, afirma.  “Además, hay que ser claros en que no querían una candidatura o un lugar en el partido, sino hacer frente a la Ley de Aplicación Normativa”, cuenta.

La diputada Marcela Revollo, del MSM, niega que haya habido un acercamiento de parte de los supuestos diez asambleístas del MAS con su organización.  “El acto más autónomo de la bancada oficialista fue cuando eligió a Delgado como presidenta (de la Cámara de Diputados). La designación de Héctor Arce causó roces entre ellos, al igual que la de este año de Betty Tejada”.

Cuenta que “en pasillos” los masistas lamentan tener una presidenta “proveniente del banzerismo y Nueva Fuerza Republicana (NFR) impuesta”. Ante eso, la vicepresidenta nacional del MAS, Concepción Ortiz, sentencia: “Si hay uno (un asambleísta del MAS) que está trabajando para otro partido desde el curul del instrumento del proceso, no lo vamos a permitir”. (sic)

Asegura que el número de lo que su partido considera “traición” de sus militantes, concejales y asambleístas, es irrelevante. “Son casos aislados; una minoría” con “intereses personales”, pero “hay reglas”. Por eso anuncia que se preparará una ley contra el transfugio.

El subjefe de bancada del MAS en Diputados, Jorge Medina, también habla de un grupo de menos de diez compañeros suyos que estarían gestionando pactos con la oposición. Los califica de “tránsfugas” y anuncia que enviará los casos a la Comisión de Ética para el respectivo proceso. “Están cometiendo este error político. Queremos mantener en reserva sus nombres porque van a ser pasados a la Comisión de Ética; qué pena que a estas alturas estén queriéndose afiliar a UN, al MSM”.

Barrientos asegura que la indisciplina política existe en todos los partidos. “En el MAS hay una línea: servir al pueblo y no servirse del pueblo. El Tribunal habla con los que se desmarcan o cuando se salen del objetivo. No se va a botar a nadie”.  En referencia al caso específico de Delgado, afirma: “No se la va a agarrar en su decisión”.

Hablando en términos generales, le preguntamos sobre el número de casos de disidentes que observa la instancia, casos que de algún modo considere “traiciones”. Barrientos contesta que no cuenta con las estadísticas, pero que se encuentra trabajando “en la depuración”, lo que lanzará las cifras.

Ortiz confirma que su partido necesita una depuración. “Queremos una base de datos de la gente que sea leal al proceso y no tenga conflictos. También llamamos a los que se fueron y quieran volver”, en cambio a “los ambiciosos y traidores” vamos a “depurar”.

Delgado, por su parte, afirma estar “libre de conciencia”. “Nunca hubo intención de que se cambie la decisión política (en referencia a la aprobación de la Ley de Aplicación Normativa y su voto disidente). Sólo fui fiel a la patria y a la Constitución. Ése (la ley mencionada) no es el camino”, cuestiona.

Las declaraciones de los dirigentes del partido de gobierno, Barrientos y Ortiz, confirman la existencia de militantes a los que se acusa de “transfugio” y “traición”. En la Asamblea Plurinacional sólo es visible el caso de Delgado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia