Animal Político

La pregunta del millón

Ni la pregunta elaborada por el Legislativo, ni la modificada por el TSE tomaron en cuenta que el referéndum que se tramita no debe de ninguna manera confundirse con un evento ratificatorio o revocatorio de una administración en particular.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Paz Ballivián

00:01 / 01 de noviembre de 2015

Cursa el trámite de un proyecto de Ley de reforma constitucional del artículo 168 de la Constitución Política del Estado en vigencia. Como es de conocimiento público, se ha iniciado en la Asamblea Legislativa Plurinacional un trámite parlamentario para proceder a la sanción de la mencionada ley y para ello, en cumplimiento del artículo 18 inciso a) de la Ley del Régimen Electoral, la instancia legislativa remitió al Tribunal Supremo Electoral una pregunta que se pretendía se ponga a consideración del soberano, en el referéndum constitucional que sobrevenga a la sanción de la Ley de reforma constitucional del artículo 168 de la Constitución Política del Estado.

La pregunta en cuestión, que había remitido la instancia legislativa al TSE, decía textualmente: “¿Está usted de acuerdo con la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para permitir que la Presidenta o el Presidente y la Vicepresidenta o el Vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua, lo que habilitaría la candidatura de los actuales mandatarios por el periodo 2020-2025?”.

Como la Ley del Régimen Electoral concede al TSE la atribución de “incluir redacciones alternativas a la pregunta, para garantizar su claridad, precisión e imparcialidad”, basados en aquella atribución, los miembros del TSE devolvieron a la instancia legislativa la pregunta modificada de la siguiente manera: “¿Usted está de acuerdo con la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la Presidenta o Presidente y la Vicepresidenta o Vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua? Por Disposición Transitoria de la Ley de Reforma Parcial a la Constitución Política del Estado, se considera como primera reelección al periodo 2015-2020 y la segunda reelección el 2020-2025”.

Ni la pregunta elaborada por el Legislativo ni la modificada por el TSE tomó en cuenta que el referéndum consecuente al proyecto de Ley de reforma constitucional que se está tramitando, no debe de ninguna manera confundirse con un evento ratificatorio o revocatorio de una administración en particular. No quisieron advertir que no se trata de ninguna manera de un acto plebiscitario, sino de la reforma de una norma que por definición no debe consagrarse en función de personas particulares o circunstancias determinadas. De hecho, como sabe cualquier estudiante de derecho de primer año, el valor de una norma, y mucho más de la primigenia y origen de todas las demás, la Constitución Política del Estado, está en su carácter abstracto. Para decirlo claro, no se puede legislar con dedicatoria ni para atender necesidades particulares sino para responder al bien común, al colectivo social.

Por lo tanto, no corresponde bajo ningún justificativo que la pregunta del referéndum constitucional haga referencia a que la reforma propuesta “por Disposición Transitoria de la Ley de Reforma Parcial a la Constitución Política del Estado, se considera como primera reelección al periodo 2015-2020 y la segunda reelección el 2020-2025”. Esa referencia está absolutamente fuera de lugar.

Por otra parte, toda norma cuya reforma sea planteada, de acuerdo con la práctica en el ámbito mundial, debe consignar la redacción  vigente de la misma y la redacción alternativa reformada. Solo de esta manera se garantiza que el soberano está tomando una decisión con pleno conocimiento de los extremos que implica la reforma propuesta.

Esconder la redacción vigente y solo consignar la redacción reformada atenta contra el derecho a la información completa y adecuada que debe tener el elector cuando va a depositar su voto en el referéndum. Basado en esos argumentos, la redacción correcta para la pregunta del eventual referéndum constitucional que estamos discutiendo debió haber sido algo así:

“El artículo 168 de la Constitución Política del Estado vigente dice que ‘El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua’, ¿está usted de acuerdo en que se modifique para que diga que ‘El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua?’”.

En un referéndum cualquiera, pero con mayor razón en uno que pretende modificar la Constitución, preguntar correctamente es un verdadero requisito para la legitimidad de todo el proceso. Una pregunta mal planteada dará siempre como resultado una respuesta equívoca y distorsionada. A veces, como el caso que nos ocupa, con consecuencias muy severas para la institucionalidad democrática.

Todo lo anterior con relación a la forma de la pregunta, pero ya hablando del contenido y sus implicaciones, las cosas se complican muchísimo más. Cierto es que ese análisis no le compete al Órgano Electoral Plurinacional, pero sin duda la Asamblea Legislativa Plurinacional lo ha pasado por alto y el Tribunal Constitucional Plurinacional no ha dado visos de que hará algo distinto.

La reforma constitucional que se propone pretende transformar nuestro sistema de gobierno, y por consiguiente a sus bases fundamentales, al permitir la posibilidad de una segunda reelección de los principales mandatarios. En términos académicos, se pretende que pasemos de un sistema de alternancia relativa (una sola reelección) a un sistema de alternancia restringida (dos o más reelecciones). Dado que esto es así, tal como establece la propia Constitución en su artículo 411, lo que corresponde es convocar a una Asamblea Constituyente y no tramitar una simple ley de reforma parcial.

Por otra parte, como establece el artículo 123 de la Constitución, la ley dispone para lo venidero y no tendrá efecto retroactivo, salvo excepciones que no vienen al caso. Por consiguiente, el aditamento del TSE a la pregunta del referéndum es inconstitucional y así debería declararlo el Tribunal Constitucional. Para decirlo claro, ningún artículo transitorio de la eventual Ley de necesidad de reforma constitucional en trámite, puede decretar que “se considera como primera reelección al periodo 2015-2020 y la segunda reelección el 2020-2025”, puesto que Evo Morales y Álvaro García Linera fueron elegidos bajo el imperio de la Constitución actual vigente que permite esa única reelección. Cambiar las reglas del juego en medio del partido es algo inconducente y definitivamente inconstitucional.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia