Animal Político

El principal problema: su renovación

‘La oposición en su laberinto’, puede parecer un lugar común, pero desde la mirada de los analistas e investigado- res, las organiza-   ciones opositoras al MAS aún tienen un largo y complejo camino por recorrer para ser alternativa   al progresismo boliviano.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos Zamorano / La Paz

01:15 / 21 de diciembre de 2015

El principal problema que hoy tiene la oposición boliviana, y las viejas y nuevas derechas en su interior, es la falta de renovación, tanto en el nivel discursivo como en el de organización misma, coinciden en señalar la politóloga cruceña Helena Argirakis y el sociólogo cochabambino Jorge Komadina. 

En cambio, sin dejar de señalar las  limitaciones propias de la “derecha tradicional”, el periodista y ensayista boliviano Fernando Molina más bien apunta, como factor de evolución de este sector político, hacia lo que pase en el otro frente, el evismo como sistema político. (Artículo La oposición boliviana, entre la “política de la fe” y la “política del escepticismo’”, en la revista Nueva Sociedad 254: Los rostros de la derecha en América Latina, Friedrich Ebert Stiftung; noviembre-diciembre de 2014).

En este texto, Molina establece la ubicación de la derecha entre “denegatoria” y “dialogante”, la más dura la primera (radicando aquí a Jorge Quiroga), y la más flexible la segunda (Samuel Doria Medina); pero, he aquí la novedad, este acomodo está en directa relación a cómo evolucione el “evismo” de enfrente. También de ello dependerá, da a entender, si la derecha opta más por el cambio pacífico o por la conspiración:

“La viabilidad de la Oposición dialogante no está asegurada. Su integración a la realidad (...) (que se convierta) en candidata a ocupar el poder por vías electorales, dependerá de si el asentamiento del proceso de transformación evista cristaliza, o no, en un sistema político que permita la vía, predominante para la concepción escéptica de la política, de la reforma gradual y pacífica de la sociedad. En cambio, si esta vía se bloquea —un riesgo que está presente en la situación boliviana—, la alternativa será el predominio de la política de la fe, es decir, de la fe en las conspiraciones políticas como mecanismos de transformación social”. 

Desde el lado más bien de la proyección, del, si vale, empoderamiento que puede o no tener la derecha en el país, para la politóloga Argirakis es poco probable que la derecha boliviana pueda reorganizarse como proyecto político, porque en primer lugar no maneja, dice, “horizonte de futuro, no tiene proyecto”.

Un hecho recurrente que apunta la académica es el localismo en que aún se mantiene encerrado este sector político: “los liderazgos opositores son trincheras regionales, caso Rubén Costas, que no trasciende la frontera cruceña. Si bien son liderazgos regionales fuertes, no son extrapolables a lo nacional”. La mayor prueba de ello es el fracaso de Juan del Granado y del Movimiento Sin Miedo (MSM) en las elecciones nacional de 2014, asegura.

Es generalizable a los demás: “como factor de oposición para Evo Morales, Rubén Costas funciona, pero como presidente de los bolivianos fracasa, porque no encarna lo universal”. Por esto mismo, destaca Argirakis, inclusive el No en el referéndum de febrero de 2016 no puede encontrar “proyecto”, en sentido de que no plantea “opción política en términos de mediano y largo plazo”.

Cuando se plantea la idea de que acaso en el país haga falta “un Macri, como factor de unidad”, la politóloga es concluyente: “El líder no surge en un vacío histórico, político y sociológico. Todo líder surge en un contexto de evolución, de crecimiento del bloque histórico (que lo sustenta)”. Evo Morales, precisamente, si es tal lo es gracias a ser “condensación histórica de una relación orgánica con la sociedad civil, y si bien tiene unos rasgos personales bien particulares, es producto y se entiende en relación a un bloque social”.

Coincide en este punto el sociólogo Komadina. Aquello de que falta un Macri, apunta, “expresa cierto tipo de deseo más que realidades; no habrá ese tipo de figuras porque la estructura política, los grupos sociales son muy diferentes (en Argentina y Bolivia)”.

Del lado de la oposición no ha habido un articulador, una figura fuerte, receptiva, capaz de unir a las fuerzas de oposición, destaca; “A diferencia del otro campo, que sí ha tenido en Evo Morales una figura cuyo capital político ha sido saber articular a una diversidad de fuerzas y de organizaciones sociales”.

A la limitación regional, el cierto localismo de los líderes opositores, Komadina añade la falta de construcción política del liderazgo.  “Liderazgos limitados, como el de Doria Medina, que no han tenido capacidad de articulación política, de renovación discursiva; más bien han funcionado como una mera reacción opositora al actual proceso político”.

El sociólogo propone además otro elemento para ver la situación de la derecha en Bolivia: el protagonismo que cada vez más toman las agrupaciones y movimientos ciudadanos, a tal punto son potencialmente importantes, afirma, que acaso allí estén los factores de la renovación. 

“En el referéndum por los estatutos autonómicos, las verdaderas fuerzas opositoras no han sido estas organizaciones políticas (tradicionales); no están en el campo de las instituciones bajo la forma de partido, sino que hay una reacción más bien ciudadana, contra actos de corrupción, contra arbitrariedades; ahí es donde radica la potencialidad, la emergencia de nuevas fuerzas políticas”. Aunque parezca lapidario, el sociólogo arriesga el criterio de que acaso para una verdadera perspectiva de poder de la derecha o de los frentes no masistas, lo único cierto no sea sino la renovación generacional.

“No veo que se haya producido una renovación o mutación importante en la oposición. Creo que va a tener que surgir otra generación de líderes. Para que esta oposición se convierta en una alternativa tendrá que pasar tiempo, tener una renovación discursiva, una nueva ética, un nuevo liderazgo, y este proceso tardará todavía algún tiempo; y claro, sobrepasará los límites de las actuales estructuras partidarias; los liderazgos actuales no creo que puedan ser referentes de articulación”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia