Animal Político

¿Por qué los proyectos de Comibol no funcionan mejor?

En Huanuni, los trabajadores tienen el control de las operaciones y de las decisiones, lo que hace que su administración sea autónoma. A pesar de la gran cantidad de obreros, la empresa ha generado utilidades que le permiten mantenerse en el mercado de la producción.

La Razón / Héctor Córdova Eguívar

00:01 / 26 de mayo de 2013

Hay varias limitaciones que corresponden a la inercia de una empresa en liquidación, que han llegado a convertirse en cultura operacional de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol). Hasta antes de 2006, los procedimientos más ejecutados eran los correspondientes a la transferencia de activos al sector privado y ahora que se deben encarar procesos productivos, la gente no tiene los automatismos necesarios para reaccionar con la velocidad que se requiere.

La Comibol ha remontado un centro de investigación para sustentar las tecnologías que usarán sus proyectos, pero todavía hay mucho camino por andar para llegar a encontrar ahí las respuestas tecnológicas que espera la producción.

En las gestiones pasadas, la Corporación destinó algunos millones de dólares para explorar en áreas de la reserva fiscal que se le encargó administrar, pero hasta ahora no se puede afirmar que se hubiera descubierto algún yacimiento importante.

Por otra parte, en un momento se decidió construir las plantas de zinc con financiamiento de las empresas constructoras, pero no se logró el propósito. Si el proceso hubiera sido encarado con recursos del Estado, probablemente las plantas ya estarían en funcionamiento.

En resumen, estas limitaciones en tecnología, recursos humanos calificados y capital de riesgo ocasionan esas demoras y esa falta de calidad en los proyectos administrados por la Corporación.

1 Huanuni. Es el principal productor de estaño y se rige por un sistema en el que los obreros tienen el control de la operación y las decisiones. A pesar de la gran cantidad de trabajadores, la empresa ha generado utilidades gracias a que tiene una producción operativamente diversificada. Aproximadamente un tercio de la producción se genera en el ingenio y los otros dos tercios corresponden a guía mina, selectiva y otras fuentes.

En este momento se está construyendo un ingenio que triplicará la capacidad del actual y permitirá reacondicionar éste para que pueda procesar mineral sulfuroso complejo que se encuentra en la base del yacimiento de estaño y en un depósito vecino al del cerro Posokoni.

La empresa china que hace el montaje de la planta nueva marcha dentro de los cronogramas trazados y pronto estará disponible para procesar la producción de la mina. Hay gente que duda de la capacidad de la operación para generar la alimentación que precisará esta planta.

La relación con la comunidad también ha sido conflictiva y no se lograron acuerdos rápidos para la construcción del dique de colas.

La casi totalidad de la producción de Huanuni es vendida a la empresa metalúrgica Vinto y por este hecho la fundición debe a Huanuni millones de dólares por la devolución de los Cedeim (Certificados de Devolución Impositiva), pero esta devolución corresponde en realidad al Ministerio de Economía. Los problemas entre Vinto y Huanuni no han sido pequeños por esta causa.

En Vinto se construye el horno Ausmelt para fundir toda la producción de los concentrados de estaño.

2 Confusiones convenientes. Si una empresa o persona tiene el derecho de uso y aprovechamiento de un yacimiento y, por ciertas limitaciones, decide contratar un operador que le maneje la explotación, ¿de quién es la producción? ¿Del contratado o del dueño del derecho?

En la Comibol ocurre algo así. La Corporación ha contratado a varios operadores para trabajar sus yacimientos, pero la estadística atribuye a los operadores la propiedad de la producción.

Sus principales yacimientos están siendo operados por cooperativas u otras organizaciones privadas. Bolívar, Porco, San Vicente, Chorolque, Tasna, Ánimas, Caracoles, Cerro Rico y otros están en manos de terceros.

¿Cuánto recibe la Comibol por estas actividades? Cuando son las cooperativas las que explotan el yacimiento, 1% de las ventas brutas; si son empresas privadas, 10% de las ventas (en operaciones pequeñas) o 55% de la utilidad (en las grandes). En cambio, de las empresas operadas por su propio personal, no recibe nada. Así ocurre con Huanuni o con Corocoro, que son prácticamente autónomas para decidir el destino de sus utilidades.

(Extracto del ensayo de Córdova titulado Comibol ¿podrá responder a los desafíos del presente y del futuro?, presentado para esta edición)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia