Animal Político

Para una real renovación del TSE, el MAS debe ser autocrítico

No se puede matizar que fue el MAS el que eligió a los exvocales que hoy cuestiona. Para evitar una mala selección de nuevas autoridades, el partido de gobierno debe ser autocrítico y tal vez emular procesos exitosos del pasado ‘neoliberal’.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:07 / 31 de mayo de 2015

A estas alturas de la crisis del Tribunal Supremo Electoral (TSE) es difícil que haya alguien que no esté convencido de que el desbarajuste es de fondo. Las críticas, cuestionamientos y reparos venían de tiempo atrás, que es lo mismo que decir que la crisis no es reciente. Entonces, ¿cómo salir del atolladero?

Se habla de que la salida debe consistir en una reforma estructural, que incluya la renovación de autoridades (al cierre de esta edición, ya todos los vocales del TSE habían renunciado); algunas modificaciones, de forma y de fondo, a la norma electoral; ajustes tanto al Sifde (Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático) como al Sereci (Servicio de Registro Civil); a la entidad de fiscalización; reajuste del sistema electoral; y hasta modificaciones a la Constitución Política del Estado.

Quien tiene la última palabra es el partido de gobierno, que controla la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), recuerda el exvocal de la Corte Nacional Electoral (CNE) Jorge Lazarte. El Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene la responsabilidad central para que haya una renovación real en el TSE, así como tuvo responsabilidad en la lección de los anteriores vocales, por lo que si este partido quiere posibilitar un Tribunal a la altura de lo que se merece el país deberá ser “autocrítico”, coinciden el expresidente de la CNE José Luis Exeni y Lazarte.

Hay consenso en el oficialismo y la oposición en que una renovación del TSE es imperativa, lo mismo en que hay que hacer reformas normativas. Por ejemplo, el presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales (MAS), dijo que “felicitaría” a los vocales si renuncian, mientras que el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda (MAS), a principios de la anterior semana, dio un ultimátum para la dimisión de los siete vocales del TSE hasta el viernes 29; dicho y hecho, ese viernes anunció su renuncia el último vocal que quedaba, Irineo Zuna. Ahora ya no quedan ni los suplentes, pues la demanda del Ejecutivo, en voz del vicepresidente Álvaro García Linera, fue que se vayan “todos”.

Sin embargo, no hay que olvidar que los mayores cuestionamientos a los vocales han sido por tener vínculos con el partido de gobierno. De una u otra forma el MAS alimentó o al menos dejó ‘crecer’ los comportamientos de esos vocales que en las últimas semanas terminó cuestionando. Así, el exvocal elegido por el presidente Evo Morales, Wilfredo Ovando, agitaba banderas del MAS antes de ser elegido, Irineo Zuna figura en los libros del MAS como militante en 2003,

Fanny Rivas, de acuerdo con una nota filtrada a la prensa, intervino en la decisión del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Chuquisaca para que no se computen los votos del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), lo que favoreció directamente al MAS y evitó el balotaje; Dina Chuquimia (pese a que lo niega) retuiteó a un candidato masista a la Alcaldía de La Paz; Ramiro Paredes, que fue la gota que rebasó el vaso, asistió a una fiesta con militantes del MAS.Tales cuestionamientos se añaden a otras acusaciones contra los ahora exvocales: presentación de facturas falsas (Marco Ayala), acoso sexual (Zuna),  nepotismo (Chuquimia), abuso de viáticos para viajes prescindibles, etcétera.

AUTOCRÍTICA. El caso es que el MAS debe ser autocrítico para, esta vez, generar una buena elección de los vocales supremos que vayan a hacer las reformas necesarias al TSE. Esta selección debe ser de acuerdo a credibilidad, los méritos y al conocimiento técnico, según Lazarte y Exeni,

Este último señala: “Creo que el partido de gobierno, el MAS, que ha tenido la responsabilidad principal en la elección de estos vocales, tiene que hacer una autocrítica para ver en qué se ha fallado para no garantizar que tengamos unos vocales con suficiente competencia técnica y legitimidad como son los que se requieren para llevar adelante este importante órgano del poder público y garantizar la democracia”.

Exeni (quien también tiene una opinión de cuáles deben ser las reformas estructurales que se verán más adelante) además cree que la renovación no es algo que el MAS deba hacerlo en solitario, sino que debe tomar decisiones en coordinación con la oposición y en diálogo con los medios de comunicación y la ciudadanía.

Por su parte, Lazarte si bien no habla literalmente de autocrítica por parte del MAS, sí señala que para una renovación del órgano electoral, este partido debe asumir su responsabilidad, tanto por lo hecho como por lo que vendrá. Afirma que en el TSE, esta vez, “fueron demasiado lejos en demasiadas cosas como para que desde las esferas del Gobierno haya habido reacciones críticas, que acompañan el sentimiento general. Pero son reacciones de última hora. Lo que no ha ocurrido hasta ahora, desde el MAS, es asumir su propia responsabilidad de lo ocurrido”.

En el MAS, según el exvocal de la antigua CNE, existen personas que piensan que se debe hacer una autocrítica, no obstante, el que “tendrá que tomar la decisión final es el presidente Evo Morales”. Si el MAS quiere “seriamente” reparar “lo que ha hecho”, aún así no lo diga públicamente, deberá tomar “una decisión política radical” y promover un cambio total del Tribunal, concertando con la oposición para llegar a un pacto. “Cuando se trata de definir reglas de juego, éstas deben estar pactadas por las partes, como (en) un contrato”, concluye.

Pero los vocales salientes no solo fueron cuestionados por sus vínculos con el MAS, sino también por ineficiencia e ineptitud. Ejemplo de esto fue la boleta de 2014, que decía “Estado Plurinominal”, el retraso en el cómputo de resultados, la demora en los referendos por los estatutos de las futuras autonomías indígenas, que estaban listos a medio año de 2014, entre otros temas.

Lazarte precisa que los vocales tienen competencia jurisdiccional, en rigor, son jueces, porque interpretan leyes y hacen resoluciones en función de ello. Los errores o excesos de los que se les acusó fueron determinantes, como por ejemplo en el caso de la anulación de la personería jurídica y la inhabilitación de cientos de candidatos en el Beni, a días del acto electoral; o la exclusión del cómputo que definió la Gobernación de Chuquisaca.

El diputado por el MAS Manuel Canelas afirma que el TSE tuvo errores propios, empero, esto se agravó al “haber sido un objeto central del conflicto político. Creo que las fuerzas políticas no fuimos capaces de marginar al Tribunal de las disputas políticas pequeñas. En eso tengamos responsabilidad todos”.

SELECCIÓN. ¿Cómo deberá ser la elección de las nuevas autoridades electorales que viabilicen una reforma del Órgano Electoral, y que eleven a esta institución a las categorías de “órgano” y de “plurinacional”? Canelas dice que lo primero deberá ser un “diálogo franco” entre las fuerzas políticas, para inicialmente acordar que se mantenga al nuevo TSE fuera de la “querella política pequeña”. “Todos deberíamos dejarlos hacer su trabajo, Luego volvernos  lo más exquisitos en el proceso de selección para intentar cubrir la parte de idoneidad de los elegidos con una probada capacidad técnica relacionada con su trabajo, un prestigio social y que en sus carreras hayan sido lo más ajenas que se pueda de la política partidaria”.

Un modelo de selección que puede servir de paradigma es el de la elección de vocales de la ya célebre Corte de los Notables en 1991, señala Lazarte, quien observa que el MAS debe evitar los errores pasados y pactar las reglas de juego de selección de las nuevas autoridades, “al menos con la oposición”. Exeni amplía esa consulta a la sociedad civil y los medios de comunicación.

En la designación de los vocales de la Corte de los Notables, cuenta Lazarte, se propuso 100 nombres de los bolivianos “más destacados”, de los cuales quedaron cinco. Incluso el vocal cuya elección es prerrogativa presidencial fue elegido, obligatoriamente, de entre esos cinco seleccionados finales. Es decir, que se restringió el privilegio hasta al presidente de ese entonces (Jaime Paz Zamora). La modalidad de selección que se adoptó para esa Corte histórica no estaba dictada por ninguna ley, sino que fue producto de un pacto político que también podría hacerse hoy, precisa el exvocal.

Canelas rescata de ese antecedente, “más allá de las modalidades que se pactaron”, el momento previo que posibilitó el pacto, es decir, “la voluntad de los diferentes actores políticos que dijeron que tenían que armar esto de una mejor manera. Si hoy hay esa voluntad y se tiene el objetivo de sacar al Tribunal de la querella política, luego la forma será secundaria. Lo importante es la voluntad de resolver de la mejor manera consensuada”, afirma el diputado masista.

Para Exeni, en la selección, la credibilidad no basta. Por lo cual, al momento de renovar las autoridades del TSE también se debe tomar en cuenta los méritos y conocimientos técnicos en materia electoral de los postulantes, es decir, que se deben tener ambas cualidades. El expresidente de la CNE también destaca a la Corte de los Notables y recuerda que durante su existencia y administración de dos procesos electorales no hubo queja alguna de los partidos.

El politólogo Lazarte (quien también fue parte de la Corte de los Notables) cree que para dar el primer paso habrá que pactar “de buena fe” algunas reglas prácticas para no dejar al Tribunal descabezado y dar paso a las reformas de fondo del Organismo Electoral. “Si no se puede esperar el cambio de la ley, se puede hacer un pacto político para las reglas de selección, como se hizo en 1991”, concluye.

En esa misma vía, Exeni sostiene que no basta con impulsar las renuncias (las cuales ya tuvieron efecto), sino pensar el futuro. “Quien va a tener la responsabilidad de elegir, la Asamblea Legislativa Plurinacional, deberá discutir con claridad el reglamento para elegir a los vocales. Se tendrán que hacer ajustes al reglamento con el que se escogieron a los anteriores, y ahora combinar conocimiento técnico con credibilidad”.

REFORMAS. Queda claro que una reforma integral del TSE vendrá con la renovación de autoridades. Para Exeni, el contenido de dicha reforma deberá tener tres grandes ejes, uno de los cuales ya se lo mencionó y es el cambio de las cabezas en el TSE, sin embargo, también “en algunos” Tribunales Electorales Departamentales  (TED) (“asumiendo que en éstos también hay gente muy valiosa que debe ser conservada”).

Pero con la renuncia de los vocales no se resuelve el problema, asegura. El segundo de los ejes que propone es asumir una reforma normativa integral que incluirá la modificación de algunos de los artículos de la Ley del Órgano Electoral Plurinacional (OEP), de la Ley de Régimen Electoral, de la Ley Marco de Autonomías; aprobar la Ley de Consulta Previa y además discutir y aprobar la Ley de Organizaciones Políticas. “Este paquete de reformas va a reimpulsar el horizonte mayor que es la democracia intercultural, la que va más allá de las elecciones y articula las diferentes democracias”.

Lo tercero, sigue Exeni, son ajustes drásticos dentro de unidades del Órgano Electoral, por ejemplo en el Servicio de Registro Civil (Sereci), que tiene que garantizar un manejo eficaz del padrón. “Quizás se podría empezar con una auditoría al padrón para dar seguridad a la ciudadanía”.

Esos “ajustes drásticos” también deberán alcanzar al Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (Sifde), que actualmente no tiene ni director, ni directores de área. “Está en completo abandono. Sin el Sifde, difícilmente se garantizará el impulso a la democracia intercultural”.

Por último, cuestiona que se  ha avanzado muy poco en la fiscalización y el sistema de rendición  de cuentas. Ya con los vocales anteriores fuera de sus funciones, queda iniciar un debate nacional para posibilitar un pacto político que imposibilite que se cometan los errores del pasado y permita que la reestructuración y reforma del TSE den como resultado el mejor Órgano Electoral Plurinacional posible.

Generar la voluntad para un acuerdo: Manuel Canelas, diputado por el MAS

La selección de las nuevas autoridades debe ser en un diálogo y consenso franco entre las fuerzas políticas, entendiendo que no le viene bien a la democracia ni a ningún partido tener una institucionalidad electoral mellada. Generar una voluntad para un acuerdo es clave. Lo primero será acordar que el tema debe quedarse al margen de la disputa política partidaria.

Hay que garantizar el referendo de estatutos: José Luis Exeni, expresidente de la Corte Nacional Electoral

E n este momento tenemos que garantizar el referendo de julio, que ya está convocado y será administrado por los Tribunales Departamentales. A nombre de una renovación no se puede poner en riesgo el referendo de aprobación de estatutos departamentales e indígenas. Hay que blindar el referendo, ésa es la premisa. Además, la renovación no es de corto plazo.

La iniciativa tiene que salir del Gobierno: Jorge Lazarte, exvocal de la Corte Nacional Electoral

Como el Gobierno lo tiene todo, la iniciativa tiene que salir del Gobierno. Tiene que estar dispuesto a decir que puede hacerlo todo y ponerse de acuerdo con la oposición para mejorar la institucionalidad electoral. Debe ser un pacto que llegue a examinar el sistema electoral boliviano para garantizar la independencia del Órgano; pero hay que partir con los vocales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia