Animal Político

Para recuperar la fuerza de la democracia

Durante la Asamblea Constituyente, el MSM hizo pública su oposición a la reelección indefinida, aún cuando ese tiempo era aliado del MAS. Su ‘re-reelección’ será sólo una violación a la Constitución entre otras que ya ha realizado el MAS.

La Razón / Marcela Revollo Quiroga

00:00 / 03 de marzo de 2013

Se ha dicho que el sacrificio de Evo Morales por entregarle al país una nueva Constitución Política del Estado (CPE) era más grande que su propia reelección. No, no fue así. Entre otros temas que no dejaban dormir a aquél y a Álvaro García Linera, durante la realización de la Asamblea Constituyente, fue su permanencia indefinida en el Gobierno y en el poder.

La reelección de Morales fue uno de los temas centrales de la “Comisión de Poder Ejecutivo” de la Asamblea, y fue también uno de los temas que como Movimiento Sin Miedo (MSM) nos puso al frente de nuestro entonces aliado.

El 18 de julio de 2007, Renato Bustamante, asambleísta militante del MSM, hizo pública nuestra posición de rechazo a una postulación “indefinida” como fue la orden que llegó de la Vicepresidencia. El argumento era que la figura del referendo revocatorio era el equilibrio a la reelección indefinida. “No estamos de acuerdo con esa propuesta porque hemos luchado siempre contra la concentración de poder en unas cuantas manos y más aún en una sola persona”, señaló claramente Bustamante a los masistas y a la prensa (EFE).

Las contradicciones, inconsistencias y mediocridad argumentativa expuestas por los masistas para justificar la “re-reelección” —después de los acuerdos a los que llegaron el MAS-Podemos (Poder Democrático y Social) en el Congreso Nacional de 2008 y que con meridiana claridad se redactaron en la Constitución— develaban la evidencia de que el MAS no respetaría un acuerdo de esas características.

La Constitución ya no es un referente de la voluntad popular que dio origen al Estado Plurinacional y que concentra el sueño de cambio de una sociedad plural al margen de sus vacíos, contradicciones o insuficiencias. Son muchas las violaciones a la Carta Magna hechas por diputados y senadores en la Asamblea Plurinacional y por el Ejecutivo a nombre de una línea política que justifica el poder sin otra consideración.

En estos tres años del segundo periodo, luego de la Asamblea Constituyente, al MAS se le terminó la cuerda del cambio; no se sonrojan, repiten el discurso que sostuvo el cambio, del espíritu de transformación de las estructuras institucionales y la cultura política, y hacen exactamente lo contrario o, mejor, hacen lo mismo que la partidocracia, que los neoliberales y, por lo mismo, han hecho de la arrogancia, abuso, prebenda, corrupción, matonaje político y un largo etcétera la atmósfera que les permite fortalecerse anímicamente, transformarse hasta físicamente, para adquirir la conciencia de ejercer el poder. ¡Qué tradicional! Por tanto, la re-reelección y todos los argumentos que han expuesto y siguen exponiendo, muestran en el fondo el temor de que el prorroguismo no guste al país. Para contrarrestar eso necesitan crear un enemigo: “la oposición que nunca quiso una nueva Constitución”. Con una gran diferencia, el MSM aportó a la redacción de la Constitución y no nos alcanzan sus argumentos de victimización y sus devaneos sobre sus estrategias “envolventes”, “engaños a la oposición”, “que la primera gestión no se cumplió el mandato”, que “ ya no es transitorio”, “que consultamos al Tribunal Constitucional”, “que la consulta al Tribunal esta demás”, bla, bla, bla… Todo muestra la desesperación para garantizar la re-reelección del Presidente, en una penosa y elemental reducción política y de la democracia.

El MAS y Morales saben cuál es el camino constitucional para la re-reelección. ¿Tienen dudas sobre sus dos tercios en la Asamblea? ¿Tienen temor al costo de los votos de su bancada? Saben que el artículo 411, II, de la CPE establece las posibilidades para la reforma parcial con dos tercios de los miembros presentes (ni siquiera del total de los miembros de la Asamblea) y someter a un referendo constitucional aprobatorio.

Usar argumentos como el que la oposición quiere ocultar su debilidad frente a Morales, en realidad muestra a un supuesto partido fuerte aferrado a las piernas del caudillo, horrorizado ante el descubrimiento de las redes de extorsión, del abuso de la propiedad estatal, de la violación a los derechos humanos, de la administración de las empresas del Estado, del Banco Central, de la enajenación de los recursos naturales, de su machismo, abuso sexual y racismo.

Serán tan fuertes, que necesita violar la Constitución; tan fuertes, que necesitan manipular las instituciones que garantizarán su orden de re-reelección en el Tribunal Constitucional, Órgano Electoral; tan fuertes, que necesitan victimizarse y abusar de la propaganda. Es un franco esfuerzo para mostrar que su palabra no vale nada… ni siquiera ante ellos y ellas.

A medio año de 2010 lo dijimos con claridad: Morales sería nuevamente candidato. Era evidente no sólo por la orientación política pragmática, autoritaria, vaciada de contenido de cambio y edulcorada por los recursos económicos de la venta de los recursos naturales, con graves rupturas entre el discurso y la práctica, como muestra su nueva propuesta programática Agenda 2025.

¡Vamos a las elecciones! Con Evo como candidato, como presidente, con recursos públicos a disposición de su campaña. Nuestro tiempo, mientras el MAS y Morales intentan convencerse de que no violan la Constitución, es avanzar en la articulación política con otras fuerzas políticas y organizaciones sociales en todo el territorio; la democratización interna, abierta a nueva militancia en departamentos y municipios para fortalecer nuestros cuadros intermedios, impulsar el debate público sobre las tesis ideológicas y enriquecer el plan de gobierno.

El desafío más importante hoy es recuperar la credibilidad en la gente sobre el valor de la política en democracia, en la palabra empeñada no a un grupo de personas, sino al país. Sobre el compromiso político de darle a las bolivianas y bolivianos la certeza de que es posible gobernar sin trampas...

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia