Animal Político

Las redes, un buen multiplicador de ataques

Las redes sociales, entre otras cosas, implican la descentralización de la comunicación, su democratización, el intercambio de mensajes más horizontal y acelerado. Tal el ambiente que aprovechan las campañas políticas.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos Zamorano

00:03 / 14 de diciembre de 2014

Cuando las campañas políticas a través de los medios tradicionales (televisión, prensa y radio) por lo común se basan en la exposición de las ideas fuerza del programa de gobierno, la promoción del candidato y el desprestigio de los adversarios, las redes sociales por internet hoy le añaden lo que se puede llamar el óptimo escenario del ataque, señala Ricardo Amado Castillo, consultor venezolano (residente en Estados Unidos) en el uso de nuevas tecnologías en el mundo político.

Castillo llegó al país para participar del coloquio internacional “Medios de comunicación, elecciones y democracia intercultural”, realizado durante la primera semana de diciembre en la ciudad de La Paz, bajo el auspicio del Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (Sifde) del Tribunal Supremo Electoral (TSE), el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA) y la Coordinadora de la Mujer.

POLARIZADO. “Aunque no nos guste, las campañas en redes sociales también tienen un fuerte componente de ataque, producto de que vivimos en un mundo muy polarizado, no solo en Bolivia, donde los militantes, que casi siempre son los que consumen redes sociales, ven las cosas blancas o negras, como que ‘mi Presidente es el mejor del mundo, salvador de la patria, y el Presidente tuyo es el que está acabando con toda la democracia’. Los ataques funcionan en las redes sociales, principalmente por eso, porque la gente quiere sangre. En un mundo polarizado, es más fácil conseguir que las redes sociales sean un multiplicador de ataques”.

El experto en campañas políticas a través de las redes sociales enseguida añade que si bien el ataque y contraataque son inevitables, el desafío es “cómo generar los mejores contenidos, también en el contraste (en el ataque), donde nuestra propuesta no pase a un segundo lugar muy lejano, sino que nuestros contenidos propositivos también tienen que ser muy importantes, y eso especialmente en las campañas presidenciales”.

Ahora, Castillo, que fue voluntario en la campaña electoral para la primera presidencia de Barack Obama, también relata que el ataque hoy no se reduce al descrédito más o menos moral del contrincante, mucho menos a la calumnia o a la mentira. Porque, primero, el ataque personal más bien puede ser contraproducente (ir contra quien ataca) y que la falsedad no es sostenible largamente en las redes.

Hoy, por el contrario, el ataque más bien apela a explotar las contradicciones que en actos o dichos públicos puede caer o haber caído el adversario. En este sentido, cambia el sentido tradicional de la “campaña negativa” (de desprestigio del opositor); se hace campaña tanto para posicionar al candidato propio como para ‘desposicionar’ al adversario, pero el punto es que ambas acciones sean efectivas.

“Es una mala idea, en general, pensar que las mentiras van a ser sostenibles en las redes sociales. Creo, y esto las campañas norteamericanas lo tienen más estudiado, en una cosa que se llama ‘investigación de oposición’; se contrata a un profesional para dedicarse a investigar a tu contrincante, pero no como un detective, que nada más va a ver si en la noche va con una amante; no. Un tipo que se va a dedicar a revisar, por ejemplo, tus votos cuando eras asambleísta, por qué votaste, por qué no; y vendrá a decir ‘faltó el 40% de las veces’, ‘ahora está diciendo que apoya el agua mineral cuando antes no’; te ayuda a generar contradicciones, porque esto termina siendo noticia, ‘el candidato tal a alcalde había dicho tal cosa y no es verdad...”

OPINIÓN. Más aún, la ‘investigación de oposición’ da para explotar un hecho fatal en política: la ambivalencia, el fácil cambio de opinión: “Luis cuando era senador dijo que nunca apoyaría tal cosa y ahora cambió de opinión; sin duda hay explicaciones para este cambio, pero a los ciudadanos estas cosas le rompen la cabeza, la gente que no tiene consistencia, que cambia mucho de opinión, les parece peligrosa”. 

Volviendo a las redes sociales y la actividad política, Castillo en primer lugar llama a no ilusionarse con la nueva realidad virtual, ni tanto ni tan poco: “las redes sociales no son la salvación de la democracia; las redes sociales son un vehículo oxigenador de las relaciones e intermediaciones políticas y ciudadanas, donde ahora tenemos una descentralización en la generación de contenidos, un sistema más rico, menos vertical”.

Un segundo aspecto, no menos relevante, que el experto venezolano destaca en la relación política-redes sociales es que nada del mundo virtual por internet sirve o es efectivo si es que no va ligado o es parte de una movilización política real.

“Yo concibo a las redes sociales solo asociadas a la movilización. Solo hay verdadera actividad sostenible y de impacto en las redes sociales cuando pasan dos cosas: cuando se está asociado a alguna actividad en el mundo real, cuando los militantes obtienen los contenidos (en la red social) y van y hacen el puerta a puerta, o vamos y salimos a la calle, aquí nos organizamos o discutimos, lo que sea. Y la segunda, que las campañas en redes sociales solo tienen impacto cuando son de la gente, cuando el mensaje es la gente; cuando lo que estamos colocando como contenido y mensajes en las redes sociales no son nada más que publicidades; se busca que la gente se apropie, haga suyos dichos contenidos y mensajes”.

Desde la perspectiva de la campaña política, concluye, las redes sociales tienen que ser pensadas como “plataformas de organización para la movilización, donde la comunicación, el mensaje, es la sangre, el lubricante, el oxígeno; pero siempre pensando que son plataformas de organización y movilización para conseguir algo concreto; si tú y yo hacemos una campaña para algún alcalde y nuestro trabajo lo limitamos a difundir propuestas; esto no está mal, pero no es suficiente, tiene que haber algo más que vaya a la calle”. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia