Animal Político

No en el referéndum del 21 de febrero

Rechazo la campaña del Gobierno que dice que el No es consigna de la derecha y del imperialismo, nos subestima al decir que recibimos consignas y órdenes de dirigentes que ya no tienen vigencia política en el país.

La Razón (Edición Impresa) / Loyola Guzmán

00:02 / 15 de febrero de 2016

Por qué el referéndum del 21 de febrero? El presidente Evo Morales ha dicho que el pueblo quiere que él continúe en el gobierno, pero la Constitución Política del Estado (CPE) no permite una nueva reelección y dice en las “Disposiciones Transitorias inciso II. Los mandatos anteriores a la vigencia de esta Constitución serán tomados en cuenta a los efectos del cómputo de los nuevos periodos de funciones”.

Ante esa imposibilidad, la Conalcam (Coordinadora Nacional para el Cambio) a nombre del pueblo, usando el Artículo 411 inciso II, pidió la reforma parcial de la CPE que mediante iniciativa popular podía iniciarla con la firma de al menos el veinte por ciento del electorado.

Esa tarea significaba más tiempo, trabajo y dinero, por ello usó la segunda opción y solicitó a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) la ley de reforma constitucional aprobada por dos tercios del total de los miembros presentes y el necesario referéndum constitucional aprobatorio.

Aunque hubiera habido una fuerte oposición a la aprobación de esta ley, el Gobierno tenía todas las de ganar y así todos los pasos fueron legalmente aprobados en cada una de estas instancias: Asamblea Legislativa Plurinacional, Tribunal Supremo Electoral, Tribunal Constitucional Plurinacional.

¿Por qué el referéndum se convirtió en evaluación de 10 años de gobierno? El Tribunal Supremo Electoral aprobó la pregunta para el referéndum que dice: “¿Usted está de acuerdo con la Reforma del Artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la Presidenta o Presidente y la Vicepresidenta o Vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua?

Por Disposición  Transitoria de la Ley de Reforma Parcial de la Constitución Política del Estado, se considera como primera reelección al periodo 2015-2020 y la segunda reelección el 2020-2025”.

El Gobierno se vio obligado a convertir el referéndum en evaluación de 10 años de gestión porque la disposición transitoria se refiere al mandato de los actuales mandatarios que tienen que gobernar hasta 2020 y en las elecciones de  2019 irían a la re-postulación.

Naturalmente que hubiera sido excesivo que pongan sus nombres en la pregunta, pero como se trata de mantenerlos como candidatos se ven obligados a hacer la campaña mostrando sus virtudes y capacidades para hacer obras, sus planes económicos, la Agenda Patriótica e inclusive el tema del acceso soberano al mar. Hacen hincapié especial en la bonanza económica y la distribución de la riqueza mediante bonos, señalando que se debe votar Sí para que el pueblo no pierda.

Les sería más difícil convencer a la gente de la necesidad de reformar parcialmente la CPE basados en razones históricas, jurídicas, legales y éticas, porque en realidad se plantea reformar el artículo 168 de la CPE para favorecer y beneficiar a dos personas.

¿Por qué No a esta reforma? En el país ha surgido una fuerte movilización por el No. Es imposible que haya una sola dirección porque las razones para este rechazo son varias y diferentes, aunque el objetivo sea el mismo: no permitir la reforma del artículo 168 de la CPE. Como parte de la campaña No es N.O., algunas de las razones para mi oposición son:    

• En 2013, por una cuestionada Ley de Aplicación Normativa ya se modificó la CPE para que los actuales Presidente y Vicepresidente sean reelegidos en 2014; y ahora quieren prorrogarse, lo que significa que estarían de 14 a 19 años en el poder.

• El país necesita una Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) independiente, que pueda controlar y fiscalizar a los Órganos del Estado y a las instituciones públicas.

• Se necesita un Órgano Electoral independiente, creíble y serio que se apegue a la CPE y recoja los 81 hallazgos y recomendaciones del Informe Final del equipo de especialistas de la OEA sobre las consistencias de la base de datos del Padrón Biométrico Electoral.

• Es importante la existencia de medios de comunicación plurales y que reciban un trato igualitario en la pauta de publicidad estatal.

• Necesitamos un Órgano Judicial realmente independiente, conformado por los mejores profesionales a los que el Estado garantice los recursos financieros y técnicos para administrar de manera eficiente la justicia.

• Requerimos un nuevo sistema de producción y consumo sostenible que no destruya la base vital de la que dependemos, un programa económico acorde a los desafíos del siglo XXI, que sea adecuado a los límites biofísicos de los ecosistemas y democráticamente consensuado.

• Los derechos humanos y de los pueblos indígenas sean plenamente vigentes y respetados.

• En diez años de gobierno del MAS-IPSP, la corrupción y el narcotráfico han echado raíces como parte estructural de un régimen políticamente despótico y ambientalmente depredador.

El 25 de enero de 2009, en el referéndum constitucional, el pueblo votó la nueva CPE y dio su aprobación con el 61% contra el 38% de oposición. Yo voté No, pero, como el resto de la población, decidí acatar el criterio de la mayoría y aceptarlo.

Por eso, una razón principal para  decir No a esta reforma parcial de la Constitución es que quienes la impulsaron, el MAS-IPSP y sus dirigentes, el 9 de febrero de 2009 juraron respetarla y hacerla respetar. En el Palacio de Gobierno, el presidente Evo Morales sacó la Biblia y puso en su lugar la CPE como la máxima ley que debía ser acatada. Creo que si los gobernantes son mínimamente consecuentes con el principio del ama llulla (no mentir) no deberían impulsar esta reforma, aunque ya es tarde para que retrocedan.

Nuestra campaña. En este contexto, rechazo la campaña del Gobierno que dice que el No es consigna de la derecha y del imperialismo, nos subestima al decir que recibimos consignas y órdenes de dirigentes que ya no tienen vigencia política en el país.

Como entendemos que este referéndum no es para elegir autoridades, no tenemos necesidad de promover candidatos ni líderes, ni tampoco presentar programas de gobierno. Somos personas con criterios, que pensamos, analizamos, opinamos y decidimos y tenemos propuestas políticas alternativas a las del actual Gobierno. 

Estamos seguros de que no hay necesidad de un referéndum revocatorio, el presidente Morales y el vicepresidente Álvaro García tienen la obligación de cumplir con su actual mandato hasta el 22 de enero del 2020 y deben trabajar y dejar de hacer campaña. Nuestro No abre la posibilidad de una nueva oportunidad para la democracia, el Estado de Derecho, la libertad política y de información, para una economía ambientalmente sustentable, con justicia y equidad social, para la seguridad ciudadana y la vigencia de los derechos humanos y, sobre todo, para la esperanza.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia