Animal Político

La repostulación es decidida por el soberano

¿La propuesta de repostulación del binomio Evo-Álvaro es un acto de autoritarismo, de monopolio del poder, como expresa la oposición? No. ¿Por qué? Abrir la CPE para posibilitar la repostulación no significa la reelección.

La Razón (Edición Impresa) / César Navarro Miranda

00:01 / 27 de septiembre de 2015

La democracia como hecho político es una institucionalidad en construcción y transformación constante, determinada por la intensidad dialéctica de los actores políticos, sociales, empresariales, que definen el sistema de gobierno, la forma de organización de la sociedad. La universalidad del concepto es válido en lo abstracto, pero el hecho en sí mismo, su institucionalidad, responde a la cualidad política de sus agentes.

La peculiaridad política de nuestra sociedad y de nuestro Estado son determinados por momentos de quiebre histórico que construyen tiempos institucionales indefinidos. La Revolución del 52 es el primer momento de construcción de la democracia con derechos civiles de hombres y mujeres. Hasta ese momento, la democracia se concebía como privilegio, por lo tanto la participación era selectiva, limitada solo a los hombres con patrimonio.

La revolución implicó para la democracia una profunda transformación, tanto en su concepción como en la práctica, la forma democrática de organización estatal que asumimos era la liberal-representativa, esa forma de organización de nuestro Estado y de la sociedad estuvo presente en el nacionalismo revolucionario hasta el neoliberalismo, los titulares cuasi propietarios de la soberanía eran los partidos políticos y actuaban en representación del pueblo.

Los líderes de los partidos acuñaron una frase: la democracia pactada, el fondo de esta frase era que la democracia se pactaba entre los partidos políticos, prescindiendo del pueblo. Para cada periodo de gobierno acuñaron el slogan que representaba la coalición multipartidaria, esa cualidad de la democracia liberal-representativa fue superada por la misma movilización popular dentro los límites de la democracia. Octubre de 2003 no solo expulsó del gobierno al titular del neoliberalismo, sino que impuso al Congreso Nacional la incorporación de tres figuras importantes, quitándole el monopolio de la decisión a los partidos políticos y sentando las bases de la democracia participativa que hoy son institución en la Constitución Política del Estado (CPE): La Asamblea Constituyente, el Referéndum y las Agrupaciones Ciudadanas y de los Pueblos Indígenas para participar en las elecciones.

Estas tres instituciones hoy son el eje de la construcción y desarrollo político del Estado Plurinacional y, en su sentido estricto, son la transformación de la democracia liberal-representativa en las democracias representativa, participativa y comunitaria (Art. 11, CPE).

La resistencia a las dictaduras militares desde la década del 60 hasta los inicios del 80 y la conquista de la democracia por el movimiento popular habilitó nuevamente la institucionalidad democrática, pero fueron los partidos políticos de centro y de derecha los que se apropiaron del escenario democrático. En este tercer momento constitutivo de nuestra historia, son las organizaciones sociales constituidas en movimiento social las que lideraron el proceso, fundaron y organizaron su Instrumento Político, participaron en las elecciones nacionales y municipales desde 1995, adquiriendo en cada elección mayor representación, tanto en el ámbito nacional como en el municipal. Esa combinación entre lo orgánico sindical y lo político electoral posibilitó a que sea el MAS-IPSP la única organización política con presencia nacional en todos los municipios del país, los que sustituyeron por la vía democrática a todos los partidos políticos de derecha en las elecciones municipales de 2004, evitando una crisis de representación dentro la misma democracia liberal representativa.

El origen de este proceso son las movilizaciones lideradas por los movimientos sociales y su forma es la democracia, por lo tanto, la raíz estructural del Estado Plurinacional es la democracia participativa.

¿La propuesta de repostulación del binomio Evo-Álvaro es un acto de autoritarismo, de monopolio del poder, como expresa la oposición? No. ¿Por qué? Abrir la CPE para posibilitar la repostulación no significa la reelección. La decisión de habilitar o no habilitar como candidatos a Presidente a Evo y Vicepresidente a Álvaro no está en las manos de los asambleístas nacionales, sino que haciendo ejercicio de la democracia participativa (referéndum) se hará la consulta al titular de la soberanía, que es el pueblo. Ése es el punto de inflexión en nuestra democracia, es decir, las reformas parciales o totales de la CPE no están en manos de la élite política parlamentaria; ésta es el medio que habilita constitucionalmente la consulta, el valor de la reforma está en el resultado que emerja de la urnas.

El debate de fondo no está dado por la apertura a una nueva postulación, sino lo que implica para la oposición la candidatura de Evo-Álvaro en 2019; ése es el centro del debate. América Latina y el Caribe en el siglo XXI han marcado una ruptura por la vía democrática de la dependencia imperial. Los diferentes gobiernos de izquierda y progresistas tienen un cerco constante de desestabilización, en algunos países como Paraguay y Honduras se apeló a golpes parlamentarios para destituir presidentes; en otros, como Venezuela, Ecuador y Bolivia, se apeló a intentos de golpe. Ante el fracaso de esas acciones antidemocráticas, propias de las décadas del 60 y 70, hoy se apela a un desgaste constante para impedir que los lideratos y sus organizaciones que emergieron durante las movilizaciones, o que nacieron enfrentados a estructuras estatales neoliberales, consoliden un proyecto más agresivo de carácter continental. Ése es el tema de fondo y la repostulación de nuestro binomio es un impedimento para que la derecha asuma la conducción del gobierno.

La unidad no es una meta a la que se llega sumando siglas o nombres, es un proyecto que se construye constantemente, con liderazgo, programa y organización sólida y no electoralmente porque eso es efímero: ésa es la debilidad estructural de la derecha boliviana. Creen que sumar nombres y siglas regionales es la alternativa, pasan las elecciones y ese acuerdo por el país termina diluyéndose en los pasillos parlamentarios; ése sí es un acto de infantilismo democrático.

La alternancia está instituida constitucionalmente; solo basta revisar el nombre de autoridades legislativas, departamentales y municipales que fueron sustituidas como resultado de la voluntad soberana del pueblo; por ello, la repostulación no es una negación o impedimento a la alternancia, sino una opción electoral más, quien sea el titular reelecto o electo depende de la voluntad popular y democrática.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia