Animal Político

De rodillas, Milena

Hace 15 meses, una conductora de televisión de nombre Milena dijo algo terrible: que por falta de políticas de Estado, de hoteles y de cloacas, la ciudad de Oruro, en Carnaval, se pone “fétida”. ¿Se imaginan? Tremenda falsedad.

La Razón / Exeni

00:05 / 15 de septiembre de 2013

Dicen las carnavaleras lenguas que en Oruro, si el personal no se divierte, la vida es bien dura. Lo es también cuando foráneas lenguas, perdiendo la brújula, nos critican (Oruro-diablada somos todos). Las perseguimos hasta que, de rodillas, pidan disculpas. Y a veces ni así. La condena, como en el averno, puede ser eterna.

Hace 15 meses, una conductora de televisión de nombre Milena dijo algo terrible: que por falta de políticas de Estado, de hoteles y de cloacas, la ciudad de Oruro, en Carnaval, se pone “fétida”. ¿Se imaginan? Tremenda falsedad. Muy pronto la Guardia Municipal de Olores Fuertes y Desagradables salió a desmentirla. Hay un poco de orines y otro tanto de vómitos —se aclaró—, pero es inaceptable que haya dicho “fétida”.

En defensa de la dignidad lastimada y, claro, la sensibilidad olfativa de casi medio millón de orureñas/orureños, la Alcaldesa de la capital, mujer sin miedo, interpuso una demanda penal contra la desbocada Milena por el delito de “discriminación y difusión e incitación al racismo”. Menos mal que entre las fuerzas vivas de la orureñidad hay fiscales y abogados consecuentes con la causa. Milena está hoy formalmente imputada.

¿Qué queremos? ¡Cárcel para la blasfema! ¿Cuándo, carajo? ¡Ahora, carajo! Los términos grotescos que usó Milena contra Oruro tierra de amor y de carnaval se los tiene que tragar entre rejas. Y que no venga a escudarse en la libertad de expresión ni en su fuero de medio/periodista. Tampoco crea que pidiendo disculpas —ya lo hizo 13 veces, algunas con llanto— declinaremos en nuestra hambre y sed de venganza. ¿Se escuchó bien? Ven-gan-za.

Oportunista, hace algún tiempo la siempre vigilante y usualmente radical Asociación Nacional de la Prensa (ANP) se limitó a “sugerir a ambas partes que tengan flexibilidad y tolerancia”. Menos mal. Cuidadito que ahora quiera defender a Milena con sus conocidas denuncias de  “nuevo atropello contra los medios” o declare la muerte de la libertad de expresión y, por tanto, de la democracia en Bolivia, etcétera.

Fetideces son fetideces. O como decía el otorrino Lec: “No te asombre que a quien no huele bien le gusta que le echen flores”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia