Animal Político

¡Qué sabe la coca de semiología y otros asuntos!

La Razón / La Paz

00:00 / 18 de marzo de 2012

Uno ya tiene en mente el adjetivo que le va a poner al tribuno Gualberto Cusi, que se mandó una reverenda c...arambola verbal cuando intentó apoyar los ímpetus por el acullico del presidente Evo Morales en Viena.

Al hombre, el más votado en la elección específica de miembros del Tribunal Constitucional (15,7% con relación a su seguidor, que obtuvo 10,5%), le sobró estupidez antes que espíritu reivindicacionista de la cultura ancestral. Claro, pues, es fácil suponer que, por más certeras que fueran las hojas de coca para las creencias andinas, resultan nomás subjetivas a la hora de tomar decisiones que ameritan argumentos técnicos y legales.

Bien ganado se lo tiene cualquier adjetivo. ¡Qué se ha creído, pues! ¿Que nos vamos a tragar su historia? ¡Hasta ha despilfarrado el aura sagrada que cubre a la milenaria coca, protegida por el artículo 384 de la Constitución Política del Estado! Ni los incas ni sus sacerdotes tomaron decisiones que afecten a los colectivos con la lectura de la preciada coca.

Cierto, como aymara, sé de las virtudes de esa lectura (mi abuelita Micaela la hacía bien) que otros mortales no entienden. Viajo o no viajo, las hojas echadas y luego vistas del lado claro arriba son una señal de afirmación. Sí, viajo. Me caso, no me caso; eso sí que no tuve la oportunidad de comprobarlo con el lado claro de la milenaria planta. Por algo será...

A los exámenes de la universidad sí que no las pude llevar. Claro, si creyera que el sí es la cara de la moneda y el no, el sello, me habría conformado con una de un boliviano o de cinco, de más lujo. ¿Qué sabe la coca de semiología, de ontología o el nuevo orden mundial de la comunicación? Nada, absolutamente nada.

Quizás me habría atrevido a consultar sobre si el profesor iba a asistir esta vez a la clase cuando yo había decidido no hacerlo. Mentira, yo no sabría leer la señal divina, por más oraciones a la Pachamama profese. Uno, por sí solo, no es capaz de esas lecturas; para eso hay también especialistas. Y, sinceramente, el magistrado Cusi es un charlatán (no era el adjetivo que pensaba al principio).

En mi intimidad, me sumé a la jornada del acullico del lunes 12, pero cuando escuché lo de Cusi, la boca se me hizo amarga... entendí que la coca se indignó.

Rubén D. Atahuichi López es editor de Animal Político

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia