Animal Político

Sobre la sanción para agresores de violación: Es un discurso demagógico

El sistema político no tiene capacidad de sanción porque el sistema judicial no funciona,  por lo que se requiere una reforma intelectual, educativa y estructural de la jurisprudencia boliviana.

La Razón (Edición Impresa) / Jimena Costa

00:00 / 11 de junio de 2017

La propuesta del Gobierno de aplicar la cadena perpetua para quienes incurran en la violación contra menores de edad cuando el delito culmine en la muerte de la víctima es absolutamente demagógica cuando no han podido resolver los problemas de la justicia y tampoco han logrado reformar el sistema penitenciario.

El planteamiento tiene dos objetivos. El primero es copar la atención de la agenda mediática y la opinión pública debido a que es un tema de seguridad ciudadana que tanto preocupa a la población boliviana.

Y la idea es un poco desviar la atención de temas como el número alarmante de casos de feminicidio, la reducción de la recaudación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), la disminución de las Reservas Internacionales Netas (RIN), los problemas de iliquidez, entre otros.El otro objetivo que se persigue con esta temática es mejorar la imagen del vicepresidente Álvaro García Linera porque ha tenido un desgaste y ha perdido credibilidad luego de que se denunciara que la autoridad ejerció la docencia universitaria de manera ilegal tras evidenciarse de que no tenía un título profesional.

Por esto, se busca reposicionar su imagen con algún tema, pero no creo que la medida tenga algún impacto.

Respecto al establecimiento de la cadena perpetua, más allá de las razones demagógicas del Vicepresidente, me parece que es un tema secundario mientras no se solucionen los problemas de la justicia, el funcionamiento de la Fiscalía y el sistema judicial en su conjunto.

Una muestra de que hay una retardación de la justicia en las diferentes áreas es que existen centenares de casos de feminicidio y hay un bajo porcentaje de sentencias de acusados de este delito que se han declarado culpables de ese hecho.

Esto refleja que son pocos los casos en los que el sistema judicial ha logrado probar la culpabilidad de los que cometieron de este delito y las mujeres son revictimizadas en ese sistema de manera permanente.

Ante esto, del millar de casos de violación a menores de edad seguidos de muerte, de la misma forma, una o dos serán sentenciados. Entonces, es una propuesta demagógica.

El problema actual es que no existe justicia en el país y cuando un sistema no tiene capacidad de sanción lo que rige es la piedra libre.

Y eso está vinculado con el incremento de la violencia a menores de edad, mujeres y otros, así como el aumento de las redes criminales. Si un sistema político no tiene capacidad de sanción no funciona y está en serios problemas, lo cual no se resuelve con un discurso demagógico.

Ahora, sobre la postura anunciada de que la realización de un referéndum para una reforma constitucional sobre la cadena perpetua contra los violadores de niños y niñas es una excusa para la Constitución Política del Estado (CPE) y que el presidente Evo Morales se repostule a las elecciones de 2019. Es una muy pésima idea si es que la quisieran aplicar.

Si el Gobierno trata de disfrazar la reforma constitucional con cualquier excusa recibirá como respuesta una negativa de la ciudadanía, debido a que la gente no es ingenua y no caerá en este tipo de manipulaciones.

Cabe resaltar, además, que existe una extrema desconfianza de todos los sectores de la población. Ahora, este tema de la violación de menores no pasa solo por endurecer las sanciones para los agresores sino que atraviesa por todos los niveles, por un proceso de educación y reeducación de los valores en la comunidad boliviana. Hay altos índices de violencia contra menores y mujeres que son absolutamente inaceptables.

En esa línea, se debe aplicar políticas de educación y concientización sobre estos problemas porque somos una sociedad pacifista.

En segunda instancia, el tema de fondo es que el sistema político no tiene capacidad de sanción porque no funciona el sistema judicial. Entonces, el que comete algún delito de cualquier índole se sabe que es muy difícil que se le aplique un castigo.

La solución ante tanta violencia pasa por una reforma intelectual, una reforma educativa y una reforma estructural de la justicia boliviana para que verdaderamente funcione, ya que todo lo demás son parches y el Movimiento Al Socialismo (MAS) tuvo la oportunidad de hacer esos cambios pero empeoró la situación.

La reforma judicial ha fracasado, pero se continúa insistiendo en esto. Pese a eso tengo una buena expectativa con el proyecto del Código del Sistema Penal a pesar de que todo el debate se centró en el tema del aborto y no en el resto de artículos que están presentando soluciones a varios problemas de la justicia boliviana.

Por mucho que se mejoren las normas, el problema está en las aplicación de las mismas por lo que se requiere de una reforma estructural con criterios éticos.

Jimena Costa es diputada de la alianza Unidad Demócrata (UD).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia