Animal Político

Ese ‘satuco’ de ‘esencia fabril’

Gustavo Torrico Landa

Gustavo Torrico Landa.

Gustavo Torrico Landa. Foto: Nicolas Quinteros

La Razón / Ricardo Aguilar. Es periodista de La Razón / La Paz

23:24 / 17 de diciembre de 2011

 Ya finalizada la entrevista, se agita sacando y volcando grandes retratos del Che apilados en un cuarto de la oficina de Satucos. “Son de compañeros que vinieron, y cuando vimos su perfil creativo, los inscribimos a la escuela de Bellas Artes”, cuenta. Ahora se dedica a la formación de cuadros (expresión con que la izquierda complejiza lo que comúnmente entiende por un líder político).

Hace menos de dos semanas que le fueron suspendidas las medidas cautelares por las investigaciones que le siguen tras su salida del Viceministerio de Régimen Interior, dependiente del Ministerio de Gobierno.

“Mi sueño es que un día Satucos sea como una universidad de cuadros políticos no partidaria, donde los estudiantes incluso se gradúen con un título. Luego, si ven conveniente, sean de derecha, de centro o de izquierda, pero que tengan una formación ideológica fuerte”, expresa.

Cuando fue retirado de su cargo en julio de 2010 por el escándalo desatado en lo que mediáticamente se llamó el “caso menonitas”, dejó la función pública. “Pero nunca abandonaré la política, pues somos ‘animales políticos’”, dice.

El exviceministro cuenta que es un apasionado expositor en los módulos de formación ideológica que organizan junto a su agrupación. “En las ponencias que doy, me encanta tratar de inducir nuevas formas de pensar y enseñar a leer ‘entre líneas’ a los jóvenes y adultos que vienen”.

Quiere transmitir sus aprendizajes a esos jóvenes en los que ve “mucha indiferencia por la historia de su país”.

Juan Lechín lo indujo a la lectura, relata. Un día, ya de joven, estaba sentado en El Prado sin saber qué hacer; el líder de la COB se le acercó para reprocharle que no haga algo con su vida y le aconsejó que lea. Al preguntársele por sus lecturas, confiesa que las que le “movieron el piso” no fueron ni las de Marx o Hegel (quienes siempre le parecieron muy teóricos), sino aquéllas de Alcides Arguedas. “Pues, me llamó la atención cómo se podía ver a Bolivia desde un punto de vista del menosprecio, eso me llevó a pensar en mi país”, recuerda, y añade que no tiene gusto por la ficción, sino por la realidad, cosa que lo alejó del cine, pero no del género documental, que es su preferido de la pantalla.

“Soy un fabril de esencia”, afirma. A sus 13 años empezó trabajando de manera eventual en la fábrica Said haciendo bolsas para los productos, y trasladándolas. Ahí conoció a muchos líderes y empezó su recorrido en la política y el sindicalismo.

El precio de esto se hizo sentir cuando llegó al año de bachillerato del colegio Ayacucho; pues Hugo Banzer hizo una “lista negra” de alumnos que no podían ingresar a ningún colegio. Torrico figuraba en ella. “Por eso mi padre me inscribió cerca de Tiwanaku, donde hice dos bimestres y luego en el Franz Tamayo de Villa Victoria”, narra.

Según dice, su escuela sindical es propositiva y reprocha a los líderes que sólo piden más sueldo. “Por eso muchas veces me tildaron de amarillo”. Ésa fue una de las primeras acusaciones que recibió. Ahora se pone a enumerar muchas otras por las que le abrieron una investigación el año pasado: estafa, daños económicos al Estado, extorsión, tráfico de influencias y otros.

Su agrupación ha determinado no cuestionar lo que diga el fiscal: “Quiero sentarme en el banquillo de los acusados, no vamos a maquinar como otros”.

No hay nada nuevo en el caso ‘El Viejo’El ambiente navideño invade las calles, lo mismo que las voces se afinan para cantar el famoso “faltan cinco para las doce”. Sí, 12 meses se van como si nada. Hay gente que dice que ahora el tiempo corre más rápido que antes, pero también hay de aquéllos a los que no les importa el ritmo de las manecillas del reloj, como se podría concluir que pasa entre quienes resultaron involucrados en un caso de película o, más bien... de video.

Hablamos del famoso “video-soborno”. El 13 de enero se conoció un video, donde se muestra a Ignacio Villa Vargas recibiendo de una persona 31.500 dólares para que abandone el país.

¿Quién es Villa Vargas? ¿De quién recibe dinero? ¿Eran dólares? ¿Sólo 31.500 dolores de cabeza? Villa Vargas fue considerado “pieza clave” en la desarticulación de la célula terrorista de Eduardo Rózsa, abatido el 16 de abril de 2009 en Santa Cruz, junto a Michael Dwyer y Árpad Magyarosi.

Si piensa que ése es un tema “viejo”, acertó.

A los dos días de la difusión del video, el mismo presidente Evo Morales pidió una investigación “profunda”. ¿Será o no será verdad? Eso fue exactamente lo que se preguntó. Y la primera misión fue ubicar a este “D-ignacio” ciudadano.

Estaba prófugo desde mediados de 2009, y a los pocos días de la difusión del video se dejó ver en varios canales televisivos. Empezó la pesquisa policial y cayó en menos de lo que canta un gallo. ¡Ná tardaron en traerlo a La Paz!

Tardaron meses para indagar el caso y pese a que había más de un investigado, resultó sólo uno en la cana, sin aludir a su cabellera y barba crecida en El Abra. En octubre debía definirse si va a juicio el “testigo”, pero ahora no se sabe dónde está la “clave”. Del fiscal que ve el caso se informó que estaba de vacaciones, luego que tiene baja médica. El juez que veía el caso se fue, hay otro en su lugar; su abogada lo abandonó, los abogados de los otros implicados no quieren hablar del tema, lo mismo que el Ministerio de Gobierno.

¿En qué quedó el pedido del Presidente? ¿Hubo o no soborno?  ¿Video?, ¿‘El Viejo’ se salió con la suya o con la de otra? ¿Sólo apareció para la tele o fue pantalla nomás? ¿Por eso ahora se dice que ‘El Viejo’ sabe más por viejo que por…? ¿Eso es tema viejo? ¿Se puede decir entonces que no hay nada nuevo sobre ‘El Viejo’?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia