Animal Político

La serenidad en la lucha

Loyola Guzmán Lara - Guzmán ocupa parte de su tiempo en el análisis político junto a grupos ligados a la izquierda; la otra porción la dedica a compartir con sus tres nietos.

Loyola Guzmán Lara

Loyola Guzmán Lara

La Razón / Ricardo Aguilar / La Paz

00:00 / 05 de febrero de 2012

Loyola Guzmán llega a la cita con una precisión cronométrica que parece deliberadamente exacta, ni un minuto antes, ni uno después. Es imposible verla y no pensar en su participación en la guerrilla del Che Guevara. Ella representa, de manera viva, la parte de la historia de Bolivia que congrega a toda una generación enfrentada a “las dictaduras y al capitalismo” a través de la lucha de “acción directa” (la vía de las armas).

Guzmán siempre se ha caracterizado por una serenidad inquebrantable. Con una trayectoria de mucho peso en la izquierda del país, abandonó el Partido Comunista de Bolivia para unirse al Ejército de Liberación Nacional (ELN, 1967), organización de la que es fundadora junto al Che Guevara; luego fue presidenta de la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos (Asofamd). Aún con ese pasado y presente de militancia hubo gente del Movimiento Al Socialismo (MAS) que, irrisoriamente la tachó de “derechista” cuando se opuso al modo en que se aprobó la nueva Constitución Política del Estado (“en Oruro y sin presencia de la oposición”, dice) durante su rol como asambleísta por ese partido. En cualquier caso, haciendo honor a la fama de su temple, Guzmán se mantuvo imperturbable.

Por su crítica en la Constituyente, también fue marginada de Asofamd. “Pienso que una organización de defensa de los derechos humanos no tiene que responder a una oficialidad (en este caso del MAS), siempre debería mantenerse independiente, desafortunadamente no es el caso”.

El tiempo de quien fuera la encargada de la organización de la guerrilla urbana del Che actualmente es ocupado por reuniones de análisis político y la participación en grupos que nacen al calor de las circunstancias políticas particulares. “Aún creo que para ese momento, en 1967, el camino de la lucha armada era el correcto”, dice.

Desde que fue asambleísta constituyente y después de su ruptura con ese partido, ha sostenido una posición crítica con las decisiones del gobierno de Evo Morales. “Sigo haciendo política, todos la hacemos a diario. En las pugnas partidarias, cuando alguien cuestiona a otro por politizar un asunto, hay una error conceptual. En realidad lo que es criticable es ‘partidizar’ un asunto”, nota.

Tras poner en evidencia este equívoco ampliamente difundido por los medios de comunicación, Guzmán cuenta que el tiempo restante de su cotidianidad lo reparte para compartir con sus tres nietos, aunque desde su marginación del partido de gobierno no ha estado para nada inactiva.

Dice que estuvo en la campaña por el “no” en el referéndum para aprobar la nueva Constitución, igualmente apoyó la marcha del TIPNIS, “sin asesorar a los compañeros, sino afirmando que ellos saben muy bien qué es lo que quieren”. Por último, junto a un grupo que se formó espontáneamente, cuestionó el desarrollo de las elecciones judiciales.

Su serenidad explica, de alguna manera, lo consciente de su determinación cuando, tras ser detenida en 1967, saltó de los altos del Ministerio de Gobierno con el objetivo de romper el aislamiento en que estaba a pesar de arriesgar su vida.

Perfil

Nombre: Loyola Guzmán Lara

Nacimiento: 29 julio, La Paz  

Ocupación: Política y activista de los  derechos humanos

ELN

Loyola Guzmán Lara tenía 24 años cuando Ernesto Che Guevara le confió la organización de la red urbana del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en 1967,  después de que el Partido Comunista abandonara el proyecto armado. Fue detenida dos veces y luego exiliada.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia