Animal Político

El tamaño sí importa. ¿O alguien dice lo contrario?

No importa su tamaño, a nadie le ha preocupado esa condición; nadie se ha mofado de tan diminuta y soberbia facha, desde el presidente Evo Morales hasta el otrora alcalde de La Paz Juan del Granado, pasando por el vicepresidente Álvaro García Linera y el actual alcalde Luis Revilla.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén D. Atahuichi lópez / La Paz

00:02 / 19 de enero de 2014

Envalentonado por las tradiciones de La Paz, llega el Ekeko cargado de ilusiones, cachivaches y esperanza para sus fieles. Pequeño, bonachón, con dientes de choclo y un cigarro que se lo encienden siempre, y tupido mostacho azabache, será el dios de todos en nada más unas horas.

No importa su tamaño, a nadie le ha preocupado esa condición; nadie se ha mofado de tan diminuta y soberbia facha, desde el presidente Evo Morales hasta el otrora alcalde de La Paz Juan del Granado, pasando por el vicepresidente Álvaro García Linera y el actual alcalde Luis Revilla.

Qué mal habrá hecho esa fauna para terminar como está, peleada hasta los tuétanos, insufrible entre sí y enemiga política para perpetua memoria. ¿Qué le habrán dado de fumar aquéllos al diosecillo? ¿A qué santos infiernos habrá llegado la fumada poderosa? Quizás libaron alcohol sin convicción o simplemente se mostraron sonrientes para las fotos.

Quizás no terminemos de entender lo que pasó, parecían tortolitos; tan bien que iban, a inaugurar canchas o a las caminatas largas por nuestras calles, y el uno jurándole al otro eterna fidelidad y éste rezando a todas las deidades para que el destino le permita clonar al “mejor alcalde” del país, sin decretos ni aclamaciones. Qué habrá sido...

Quienes parece que hicieron bien los ritos fueron García Linera y Revilla (Del Granado no tenía por qué), que se fiaron de las gallinas y con ellas consiguieron que el yeso se convirtiera en carne y hueso, en alma gemela y, coincidentemente, las chicas de la tele. Claudia y Maricruz alegran hoy, a su modo y en distintos recodos, el búnker de amor de sus honorables figuras políticas. Tan tierno, cual Cupido ancestral y querubín salido de las grises aguas del Choqueyapu, el Ekeko bendijo y apadrinó a los solterones más cotizados del año.

Sin embargo, el enano bigotón no sabe del rol de las cigüeñas (lo sé, es una fantasía en relación a los métodos científicos de concepción), que hasta ahora no hizo nada por alegrar el dulce hogar de aquéllos con una wawita o unos trillizos... Quizás encuentren la fórmula y para el subsiguiente 24 de enero estemos contando tiernas historias de herederos. Que el pequeño tiene harto trabajo, sin importar su tamaño.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia