Animal Político

El tejido social del MAS

De acuerdo con el análisis realizado por el investigador Armando Ortuño, sobre la base de los datos oficiales desagregados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), las urnas han ratificado la artificialidad de la supuesta desambiguación urbano-rural que marca el comportamiento electoral del MAS.

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:05 / 18 de enero de 2015

Entre 2005 y 2014, la proporción de municipios en los que el MAS logró más del 50% de votos ha pasado del 68% al 89%. Actualmente solo en 12 municipios de 339 esa fuerza política tiene menos del 40% de preferencias.  Las regiones donde la oposición ha logrado preservar una posición competitiva están fragmentadas en ciertas zonas urbanas focalizadas, en el noreste amazónico, en los valles y las regiones orientales cruceñas.

De acuerdo con el análisis realizado por el investigador Armando Ortuño, sobre la base de los datos oficiales desagregados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), las urnas han ratificado la artificialidad de la supuesta desambiguación urbano-rural que marca el comportamiento electoral del MAS. El partido ha superado el 40% de preferencias en todos los segmentos territoriales que componen el país, con un pico de 87% en los municipios rurales dispersos y un “mínimo” de 43% en Santa Cruz de la Sierra. El 58% del total de electores de ese partido viven en municipios metropolitanos o urbanos, incluyendo ciudades intermedias. De hecho, el MAS se constituye en este momento en el partido mayoritario no solo entre las clases populares y las zonas rurales, sino también entre las clases medias urbanas.

La persistencia de este comportamiento en grandes segmentos de la población por casi una década sugiere la cristalización de una identidad política “masista” o “evista” que difícilmente puede ser simplificada como una expresión de un malestar coyuntural, de meras transacciones clientelares o del despiste o “irracionalidad” de las masas populares. La resistencia de estos indicadores frente a las difíciles coyunturas que han jalonado la gestión del presidente Evo Morales en estos años, habla no solo de su vitalidad, sino de su fuerte penetración en las estructuras sociales y las subjetividades de buena parte de los bolivianos. Habrá, al menos, que entender este escenario con mayor precisión si se quiere competir democráticamente en los próximos años.

El editor

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia