Animal Político

El 21F y tensiones en las clases medias

Tras la abrogación del Código del Sistema Penal, tres movimientos se mantienen activos y preparan protestas.

Cochabamba. Ciudadanos bloquean en el paro del 9 de enero. Foto: Fernando Cartagena

Cochabamba. Ciudadanos bloquean en el paro del 9 de enero. Foto: Fernando Cartagena

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz / La Paz

00:00 / 31 de enero de 2018

Ahora que el Código del Sistema Penal ha sido abrogado a merced de un trámite rápido en la Asamblea Legislativa Plurinacional, al menos tres conglomerados ciudadanos —así llamados por sus progenitores— mantienen un estado de alerta y eso les permite organizar nuevas protestas, esta vez con el punto de mira en el segundo aniversario del referéndum del 21 de febrero (21F), la consulta en la que fue negada una eventual habilitación del presidente Evo Morales como candidato a la reelección en los comicios de 2019.  

Estos colectivos ciudadanos, afincados en los estratos medios de la sociedad y en las ciudades capitales del país, participaron de paros y protestas que tuvieron mayor notoriedad a raíz de la prolongada huelga de los médicos que exigió la derogatoria de dos artículos del ahora inexistente Código Penal. Por una parte están los comités cívicos departamentales, excepto los de Oruro y Beni, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), una entidad de la que la COB se apartó tras la abrogación del Código que intenta recoger la experiencia de la resistencia ciudadana ejercida contra las dictaduras militares de principios de los 80, y la Coordinadora Interinstitucional por la Vida y Libertades Democráticas, que ha tenido la virtud de reunir a los llamados “colectivos ciudadanos” que protagonizaron la campaña del No en la consulta del 21F que tuvo más notoriedad en Santa Cruz.

¿Qué impacto tienen estos movimientos de clase media en un contexto marcado por tensiones resultantes del aval del Constitucional en favor de la habilitación sin límites del presidente Evo Morales? El vicepresidente Álvaro García Linera agitó el avispero desde este mismo suplemento el 14 de enero de 2018, cuando identificó las posibles tensiones sociológicas y políticas derivadas del ascenso de 2,2 millones de ciudadanos a la clase media en el curso de los últimos 10 años, según el informe Progreso multidimensional: bienestar más allá del ingreso (2016), elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Sobre la base de este cálculo, algo más de 3 millones de bolivianos están en ese estrato de la sociedad y con ello, según dice, se crean las condiciones para un posible conflicto entre la “clase media tradicional” y la “clase media popular”.

José Pimentel, exdirigente minero y actual presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), asegura que estas tensiones se pueden agravar ante la posibilidad de que Morales no se presente como candidato, de acuerdo con el fallo emitido por el Tribunal Constitucional (TCP), que va a contracorriente de los resultados del 21F.

“Un otro tensionamiento es prohibir que Evo Morales sea candidato; eso sí va a crear un tensionamiento político y naturalmente puede surgir otra respuesta de carácter político. Las leyes están hechas para servir y adecuarse a la coyuntura política. El voto popular debe decidir si será presidente”, afirma Pimentel en un contacto con la redacción de Animal Político.

En su blog (carlosdmesa.com), el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) reivindica el papel de la clase media, tras recordar la capacidad que tuvo —más allá de los conceptos tradicionales de la izquierda— de articular una causa contra la dictadura. Asegura que tuvo un papel histórico y que ese escenario se puede reeditar ahora mismo. El exgobernante celebra la decisión de Morales de abrogar el Código Penal y asegura que fue el triunfo “de un país movilizado”.

Potosí. Un bloqueo durante el paro cívico de inicios de mes. Foto: APG

A pesar de esta “victoria”, se anuncian, desde sectores ciudadanos, protestas por el respeto a los resultados del 21F. “Más allá de los intereses de cada uno de los actores, lo que sí es innegable es que ante cualquier situación de conflictividad estará presente un escenario contaminado tanto por los sectores que defienden los resultados del 21F como por quienes avalan la decisión del TCP, que aceleró los tiempos políticos y está electoralizando las agendas de política pública prematuramente”, dice el experto en temas electorales Armando Ortuño. Considera que una parte importante de estas clases medias protagonizarán estas protestas, que se traducirán en nuevas tensiones que requerirán respuestas políticas.

“Es un debate que se continuará dando, tenemos nuestro posicionamiento sobre ese tema”, sostiene el presidente del Senado, José Alberto Gonzales, tras argumentar la validez de fallo que habilita a Morales y a otras autoridades electas a candidatear sin mayores límites legales.

“Hay una sentencia constitucional y lo que toca ahora a la oposición es preparar un escenario hacía de cara a 2019, donde construyan una propuesta, generen un liderazgo para el país de manera alternativa”, indica   la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño.

El viernes en Santa Cruz tuvo lugar “el motorazo”, una protesta de la que participaron clubes de motociclistas que exigieron el respeto del 21F y en Chuquisaca comenzaba a circular una resolución de la Coordinadora Interinstitucional por la Vida y Libertades Democráticas que exigía al Gobierno participar de la Cumbre de Salud, convocada para marzo.

Rodrigo Echalar, del Comité Cívico chuquisaqueño y parte de esta coordinadora, cuestiona a los partidos opositores por su inacción en la movilización ciudadana, mientras que el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, cree que hay un plan de “desestabilización”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia