Animal Político

Hay al menos 26 ‘transformers’ en las listas de candidatos

¿Todo cambia? No. Algunas cosas nunca cambian. Ése es el caso de la cultura política boliviana de los “transformers” o “pasa-pasas”. En las listas de los cinco frentes, a primera vista, se encuentran 26 casos.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:06 / 27 de julio de 2014

Hubo numerosos cambios en el Estado los últimos ocho años, pero hay cosas que nunca cambian. Varias de estas transformaciones son de importancia cualitativa, sin embargo parecen dejar indemne la costumbre de los “pasa-pasa” o “transformers” (quienes cambian de frente electoral de una elección a otra).

Así, en una búsqueda rápida en las numerosas listas de candidatos, se ve que algunos que hoy se presentan con una sigla electoral, en el pasado estuvieron en otros frentes o han sido afines o vinculados a otros partidos. La suma total da al menos 26 “transformers”, juntando los de las listas del Movimiento Al Socialismo (MAS), Unidad Democrática (UD), Partido Demócrata Cristiano (PDC), Partido Verde (PV) y del Movimiento Sin Miedo (MSM).

Se dice “al menos 26” porque las listas constan de cientos de candidatos, los cuales no son todos personajes públicos. Los datos correspondientes a cada frente electoral son los siguientes: el MAS abrió su puerta a ocho, UD a diez, PDC a cuatro; MSM a dos, y PV a dos.

¿Que esta conducta continúe es un síntoma de algo? La politóloga María Teresa Zegada responde que significa una “ausencia de renovación de liderazgos”. “Lo que tenemos en el país es un reciclaje de figuras de la última década o más. Vuelven a la política a veces con dos o tres siglas distintas en un reciclaje en que los principios ideológicos y éticos se pierden”.

La académica ve que los partidos, en algunos casos, en su premura por presentar sus listas, han buscado gente que “ya estaba en el escenario político”. Este comportamiento es parte de “nuestra cultura política: el oportunismo y buscar líderes que den votación”. Los “profesionales de la política también buscan cómo reciclarse”, juzga la analista política.

La vocal del Tribunal Supremo Electoral Dina Chuquimia explica que el transfugio es ser militante registrado en los libros de una organización política y pasarse a otra. Al margen del hecho jurídico, el presente texto solo es una relación del pasado político de los “protagonistas”, que se la elabora sobre la base de vínculos conocidos públicamente.

“Sin embargo, (el transfugio o la migración de un partido a otro) es algo que tiene que verlo internamente cada organización o una tercera persona darlo a conocer. Porque cada organización política tiene sus estatutos internos”, concluye la vocal del TSE Chuquimia.

MAS. Ahora bien, el MAS es el partido de Gobierno desde hace ocho años, por lo que está en el ojo del huracán, es decir que es el frente al que más atención se presta. Es por eso que se hace más visible que sea el segundo partido con mayor número de candidatos que antes estuvieron en otros frentes.

“Acá llama la atención la presencia de personajes que en el pasado han sido contrarios a la línea oficialista y ahora aparecen vinculados a un proyecto que no comparten”, o no compartían, juzga Zegada.

El caso más intrincado y mediático ha sido el de Carlos Subirana, exmilitante de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), partido que en coalición con el exdictador Hugo Banzer Suárez (de Acción Democrática Nacionalista, ADN), lo promocionó para ocupar la cuota de poder de una alianza postelectoral como ministro de Justicia. Hoy es, a un tiempo, candidato a diputado uninominal de Santa Cruz por el MAS y acusado de extorsión por figuras de los sectores más conservadores de ese departamento.

Otro caso en el MAS es el de Javier Zavaleta, exmilitante del MSM que se acercó al partido de gobierno tras la ruptura entre el MAS y su expartido en 2010: hoy aparece en las listas del oficialismo.

Francisco Navajas es el tercero. Vinculado al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y a Mario Cossío, como expresidente del Comité Cívico participó en las cuestionadas actividades de la Media Luna. Hoy es candidato del MAS a senador por Tarija.

Neila Lenz también es una excívica de Tarija. La dirigencia del MAS de Bermejo cuestiona su candidatura. Saúl Oñón, representante regional, dijo a El Nacional de Tarija que Lenz “entró por la ventana y es de un partido ajeno al MAS”.

Muriel Cruz, ex Miss Bolivia Internacional y exconcejal del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), “engalana” las listas del MAS. Si bien ella niega haber sido del MNR (El Deber) es incontrastable que fue concejal de Montero por la sigla de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Otra sorpresa es el primo hermano del “cacique” Leopoldo Fernández y que ahora es candidato a senador del Beni por el MAS. Él admite su pasado sin hacerse remilgos: “—¿Estuvo antes metido en política? —Sí, estuve como candidato uninominal por el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), donde yo era titular, pero por la poca experiencia me dijeron que fuera de suplente”, dice en una entrevista con El Deber.

René Joaquino aparece también en estas listas, aunque hay un matiz: Joaquino asegura que su agrupación (Alianza Social, AS) tiene una “alianza” con el MAS. No obstante, lo que uniforma lo matizado es que Joaquino fue objeto de una persecución judicial promovida por el oficialismo, por la que fue suspendido a pesar de haber sido electo Alcalde de Potosí.

Por último, está el excívico Milton Barón que fue parte del movimiento por la capitalidad sucrense que trabó la Asamblea Constituyente. De consignas tales como “Sucre se respeta” o “Capitalía para Sucre” hoy es candidato a senador de Chuquisaca por el MAS.

El presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío, al respecto señala que “todo ciudadano tiene derecho a reconducir su posición política” para contribuir con un proyecto que “le sirve al país”. “Viendo los resultados del MAS, estos ciudadanos ahora quieren contribuir. No es un delito equivocarse por un tiempo y ayudar con los logros de nuestro gobierno”.

UD. Inicialmente, para ver el caso de Unidad Democrática hay que notar que no es un partido político, sino una alianza electoral, lo que da más holgura a las personas que pasan a sus listas llegando de otros partidos. Sin embargo, queda a juicio propio cuestionar o no la conducta ética de quien lo hace. En su mayoría, los ejemplos de “transformers” en esta sigla provienen de alianzas electorales del pasado, lo que sería un segundo matiz.

Wilman Cardozo, sin duda, es el as de estas lides, pues fue a las últimas cuatro elecciones con cuatro diferentes agrupaciones: primero el MIR, después Poder Democrático Social (Podemos), luego Alianza Social y ahora UD.

Roy Moroni sale de la alianza electoral Convergencia Nacional y reaparece como candidato a diputado de Tarija en UD. Ése también es el caso de Luis Felipe Dorado, Tomás Monasterio, Janine Áñez y Carmen Eva González, todos provenientes de una alianza electoral de 2009: Convergencia Nacional.

La exanalista Jimena Costa también tiene una historia conocida por todos: en 2009 fue parte del primer intento de una mesa de unidad de  la que se autoexcluyó Samuel Doria Medina. Hoy está en la plancha del empresario cementero. Es curioso que aquella vez, según el periódico La Patria, Costa —mediante un correo electrónico enviado masivamente— acusó a su actual candidato a Presidente: “el multimillonario padrino de Evo (Morales) y (Juan Ramón) Quintana es socio de Doria Medina”. Esa vez hubo una guerra sucia contra Morales tratando de vincularlo a George Soros (el supuesto padrino). Esa publicación señala una cita textual: “El verdadero trasfondo del pacto MAS-UN queda al descubierto. GCC, filial de Cemex, tiene el 46,57% de las acciones de Soboce, la cementera de Samuel. Cemex es propiedad del holding de George Soros, el Quantum Fund”.

Rafael Quispe también está en la lista de UD, aunque viene de ser parte del Pacto de Unidad (alianza de movimientos sociales que defendieron el proceso de cambio) como dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq). Quispe dijo a los medios sentirse traicionado por Samuel pues lo pusieron en la lista como quinto candidato a diputado plurinominal por La Paz, es decir muy atrás de la franja de seguridad de este frente.

Del MAS viene Sabina Cuéllar, que fue prefecta de Chuquisaca, y ahora es candidata a senadora por UD. Finalizando, está Carlos Klinsky, quien ya participó en 2005 con la sigla de Podemos.PDC. El PDC tiene en sus listas al menos cuatro candidatos para la Asamblea vinculados en el pasado a otras siglas (sin contar a su candidato a la presidencia, Tuto Quiroga, pues no es ningún secreto que fue militante de ADN, sigla que presentó este año un programa de gobierno, por lo que hubo la intención adenista de participar independiente del PDC, sin tener en sus planes al expresidente Quiroga Ramírez).

Roxana Sandóval responde al género de candidatas con más de una sigla a sus espaldas, pues fue militante y diputada por el MNR. Horacio Poppe también figura en las listas de Tuto, si bien en 2010 fue candidato a la Alcaldía de Sucre por la sigla 25 de Mayo (25-M). También fue líder de una sigla sin personería jurídica: Falange Unzaguista.

Otto Ritter es otro candidato del PDC, aunque antes fue concejal de Santa Cruz por el partido de derecha Falange Socialista Boliviana en 1999 y jefe nacional de esa sigla en 2007. No se puede dejar de recordar que Ritter fue el abogado del prófugo de la justicia Marco Marino Diodato, acusado de narcotráfico, de ser miembro del crimen organizado internacional y principal sospechoso del atentado terrorista que terminó con la vida de la fiscal que investigaba el caso: Mónica Von Borries. Norma Piérola es otro caso similar al de varios de UD, pues de ser diputada de CN pasó a las listas del PDC.

MSM. En el MSM hay un patrón evidente: los dos candidatos que se apuntan como vinculados anteriormente a una agrupación vienen del MAS, así como el mismo MSM fue aliado del partido de gobierno. La candidata invitada a la vicepresidencia, Adriana Gil, fue diputada por el MAS y luego por CN.

El candidato Roberto Coraite antes fue parte del Pacto de Unidad del MAS al ocupar el cargo de ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB). El candidato a senador por este partido, Edwin Cacho Herrera, explica que esos casos vienen de la desilusión con el MAS, lo que coincide con el “patrón” del que se hablaba.

PV. En el Partido Verde se identifican dos candidatos vinculados a otras siglas en el pasado. Alejandro Almaraz, que es uno de los ideólogos del MAS y exviceministro de Tierras del gabinete de Morales. Además, está su candidata a la vicepresidencia, Margoth Soria, diputada por Unidad Democrática y Popular (UDP), vinculada en los 90 al MIR, por lo que fue vicecónsul de Bolivia en Sao Paolo, Brasil.

Otro aspecto complejo es el del clientelismo de los partidos al poner en sus listas a miembros de organizaciones corporativas. “Esto se vio mucho en el MAS en el pasado y para esta elección se amplía en una clara relación de intercambio de favores, que está muy lejos de una visión por el bien común y general”, dice Zegada.

Así, se ven en las listas del MAS a Franklin Durán, Aniceto Choque, Lucio Gómez y Óscar Aguilar, todos provenientes de organizaciones sindicales del transporte. También se observan a mineros: Agustín Choque, de los cooperativistas; y Pedro Montes, exejecutivo de la Central Obrera Boliviana y actual representante de los mineros asalariados de Huanuni, y a Severino Estallani, dirigente de los mineros asalariados de Colquiri.

Un caso llamativo de cambio de posición en los últimos días —si bien no se trata de una candidata— es el de la dirigente indígena guaraní Justa Cabrera. Como parte de la VIII Marcha en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) (2011) contra el Gobierno, Cabrera había manifestado su oposición al MAS tras la violenta represión de que fue objeto la marcha en Chaparina. El domingo 20 anunció su apoyo al MAS en las elecciones de octubre. “Es el mandato de las organizaciones guaraníes”, justificó.    

De este modo, la vieja conducta de la partidocracia de cambiar de siglas florece en los nuevos tiempos y decora las listas de todos los frentes electorales en carrera, así como lo que Zegada llama clientelismo (inclusión en las listas de representantes de sectores corporativos que velan por intereses gremiales y no comunes) se va ampliando.

‘Vengo de la trinchera de la izquierda’: René Joaquino, candidato por el MAS

Desde mis raíces, vengo de la trinchera política de la izquierda boliviana. Mi primera organización fue el Eje Pachakuti. Nunca hemos abandonado esa ala. Si los partidos liberales convocan a una unidad, los partidos de izquierda también construimos esa unidad. Así, hicimos una alianza entre el MAS y Alianza Social, pues nos une lo ideológico.

‘Son los desilusionados del masismo’: ‘Cacho’ Herrera, candidato a senador por el MSM

Son casos que en su momento, tal como ocurrió con el MSM y gran parte del país, estuvieron esperanzados en un verdadero proceso de cambio y por eso estas personas han estado cerca del MAS. Son personas que no han encontrado el cambio esperado y ahora son parte de este gran conglomerado del MSM que está decepcionado y   desilusionado con el MAS.

‘Todos tienen derecho a reconducir su posición’: Marcelo Elio, presidente de la Cámara de Diputados

Todos los ciudadanos tienen derecho a reconducir su posición política en torno a un proyecto que le sirve al país como es el del MAS. Así, ciudadanos que han participado en política y hoy quieren contribuir con el proceso de cambio pueden hacerlo. La filosofía de ser diputado hoy es un servicio al Estado, por lo que querer servir al Estado no es un delito, no es un delito equivocarse.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia