Animal Político

‘Ya no vamos a marchar, vamos a disputar el poder’

Pedro Nuni - El exdiputado del MAS y actual candidato opositor asegura que el partido oficialista ha perdido el norte en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas. 

Pedro Nuni.

Pedro Nuni.

La Razón / Luis Mealla Gutiérrez

00:01 / 04 de noviembre de 2012

El dirigente indígena renunció a su cargo  de diputado del MAS para postularse como candidato a la Gobernación del Beni, elegido por las organizaciones regionales indígenas de ese departamento para las justas del 20 de enero de 2013. La Cidob,  la Central Indígena de la Región Amazónica de Bolivia (Cirabo), la Central de Pueblos Indígenas del Beni (Cepib) y la Central de Pueblos Mojeños del Beni (CPMBE) lo designaron por unanimidad para hacer frente a Jessica Jordan (MAS).

Al menos 200 mil benianos votarán el 20 de enero del 2013 para elegir a su nuevo gobernador, tras la renuncia de Ernesto Suárez Sattori. Pedro Nuni es uno de los cuatro postulantes al cargo y está seguro de obtener la suficiente cantidad de votos para encumbrarse en algo que ahora es su objetivo: el poder.

Asegura que los indígenas ya no deberán marchar para hacer prevalecer sus demandas, sino, deberán disputarse el poder con el Movimiento Al Socialismo (MAS) para lograr reivindicar derechos de los pueblos originarios que —según dice—  fueron vulnerados por el gobierno de Evo Morales y sus ministros.

— El MAS es un partido grande. ¿Cree tener chance de ganar?

— Lo que se busca es un liderazgo nuevo, legítimo, capaz y que realmente garantice una  esperanza de llevar por otros senderos al departamento del Beni, y creo que eso está traducido en mi persona.

— ¿Una lucha de poderes?

— Los pueblos indígenas, al considerarme como su candidato, han manifestado su decisión. Ya no vamos a seguir marchando todas las veces; hoy vamos a disputar el poder y, por supuesto, esta candidatura es para proyectarnos, no sólo a Pedro Nuni, sino a varios hermanos que tienen la misma capacidad para que desde 2014 se dé una propuesta a Bolivia, que garantice una nueva visión de democracia desde los pueblos indígenas, que le han dicho al MAS y al presidente Evo Morales que tenemos la capacidad de surgir, y lo hemos demostrado; además que tenemos el respaldo de la propia Constitución.

— En 2013 tal vez lo veamos como gobernador; pero de no ser así, ¿a qué se dedicará?

— Eso lo sabremos el 20 enero del próximo año; ojalá el niño Dios y la virgen nos den su bendición y nos pongan expedito nuestro camino para llegar a una instancia que se traduzca en una nueva esperanza de vivir en el departamento. Si no llegamos (a la Gobernación), en el peor de los casos seguiré siendo el mismo beniano consecuente y tal vez vuelva a la dirigencia.

— Tomó una decisión riesgosa al asumir la candidatura...

— Todo fue respondiendo a la exigencia de mi pueblo y mis organizaciones, pese a algún paralelismo (hay dirigentes y organizaciones consecuentes con la lucha que iniciamos en la década del 90). Es un reto, un nuevo proyecto, arriesgando esos privilegios que tiene un parlamentario, como es ganar 14 mil bolivianos de dieta. Me lanzo a la piscina para poder representar dignamente a mi sector, incluso arriesgando el ingreso para mantener a mi familia porque no soy ni ganadero ni industrial, castañero, maderero o lagartero.

— Ahora, ¿cómo va a mantener a  toda la familia?

— La voy a sostener con lo que he podido ahorrar de mi dieta como parlamentario; no nací con plata, ahora tengo lo necesario para poder vivir, y mis cinco hijos no se van a morir de hambre. No nos va faltar, no vivimos en lujos, pero sí tenemos lo necesario para poder sobrevivir en la actual coyuntura política.

— Sin dieta, ¿cómo va a financiar la campaña electoral?

— Vamos a abrir una cuenta bancaria y pedir el apoyo del pueblo boliviano. Mi campaña será nacional, no sólo para el Beni; el pueblo boliviano ha demostrado estar con  los indígenas en la defensa del TIPNIS. Por tanto, considero que, como ha mostrado el apoyo a la octava y novena marcha, el pueblo aportará para esta campaña digna y así garantizar que este indígena llegue a ese espacio, para recuperar la institucionalidad del departamento y para que sea dirigido por un beniano.

— ¿Y la alianza con el MSM?

—El Movimiento Sin Miedo (MSM) nos buscó para manifestarnos su apoyo incondicional. No hay ningún documento que plasme algunos intereses de un lado o de otro; el único interés es llegar a la Gobernación del Beni para que el departamento tenga una autoridad originaria con la capacidad y convicción de proyectar su propio futuro. Somos dignos, no somos ricos, sino personas con la convicción política y social para sacar adelante a nuestra gente.

— Entonces, el MSM va a financiar la campaña de Pedro Nuni.

— Seguro, va a aportar con especies, en afiches o apoyo logístico y ma-terial de campaña; de ninguna manera hemos hablado de montos económicos, porque serán los aportes de los ciudadanos a la cuenta bancaria que permitirán llevar adelante la campaña política.

— Esta alianza confirma que las marchas indígenas recibieron dinero del MSM.

— Hemos recibido dinero y apoyo de varias instituciones que dieron su grano de arena; ningún partido tiene tanta plata para financiar la movilización de los indígenas.

— ¿Considera correcta la alianza con el MSM en esta coyuntura?

— Varios políticos progresistas dicen apoyar la lucha por el TIPNIS y la resistencia para hacer prevalecer el derecho de los pueblos indígenas. De ser así, tienen que ser consecuentes y no ser hipócritas; queremos llevar adelante un proyecto nuevo.

— Denunciaron que en su campaña para ser diputado usted ofertó la vía por el TIPNIS. ¿Por qué ahora está en contra?

— Yo estoy de acuerdo, como todos los indígenas, para la construcción de una carretera que una Cochabamba con Beni, pero sin afectar ni destruir el TIPNIS. Creo que es posible, por lo que me ratifico en que haya esa interconexión sin pasar por el territorio protegido. No nos oponemos al de- sarrollo.  Mi campaña anterior fue para que haya una carretera, pero no por el medio del TIPNIS; eso es seguro.

— ¿Qué opina sobre su oponente Jessica Jordan?

— Con todo respeto que se merece una dama, digo que es una representación de la nueva clase media, de la gente pudiente de este departamento, que tiene el objetivo de mantener la institucionalidad. Ella ha abandonado los postulados del Movimiento Al Socialismo (MAS), que es garantizar la presencia efectiva de las clases sociales empobrecidas. Lamento mucho, pero creo que esa masa social que ha abandonado será la que nos va a seguir y nos apoya en la candidatura, porque tiene una convicción muy firme.  Jessica Jordan es la representación de esa oligarquía beniana que se aprovechó y va a seguir aprovechándose de nuestro departamento.

— ¿Carmelo Lens?

— Es un monstro de dos cabezas, del MAS y de la oposición, que lo único que quiere es garantizar los viejos hábitos de los que gobernaron el departamento e hicieron daño a nuestra región. Por eso creemos que somos la única opción que puede garantizar el desarrollo.

— ¿Ademirson Algarañaz?

— Simplemente, no representa a los benianos, ni respeta el territorio ni las aspiraciones del pueblo beniano, que quiere nuevas alternativas políticas y sociales.

— ¿Cuándo aparece Pedro Nuni en el escenario dirigencial?

— Siempre he sido una persona ligada a la organización de los pueblos indígenas, porque mis padres me inculcaron esa visión. Soy de San Ignacio de Moxos y desde temprana edad tuve apego por las actividades de la organización. Fue en mi pueblo que empezó mi vida orgánica. Fui invitado a participar de un encuentro de corregidores y el primer cargo que ocupé fue a los 18 años; en esa época me hice cargo de la Secretaria de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Subcentral Indígena en San Ignacio de Moxos.

— Tras la dirigencia, ¿cuándo nació a la vida política?

—La Confederación de Pueblos Étnicos Mojeños del Beni (CPMBE) fue la que me promovió para dirigir la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob). En esa oportunidad competimos con Adolfo Chávez, pero él tuvo más votos y se adjudicó la presidencia; entonces me convertí en el segundo hombre de la Cidob. En esas circunstancias y en esa lucha se pelearon los escaños indígenas y se crearon las circunscripciones indígenas. Mi aparición política, como dirigente con convicción y joven fue en la cuarta marcha nacional de los pueblos indígenas que se denominó Hacia la Asamblea Constituyente, que se inició en Santa Cruz y llegó a La Paz. Así comienza mi vida política y orgánica, que mantengo ahora rumbo a la Gobernación.

Perfil

Nombre: Pedro Nuni Caiti

Nació: 02-07-1973

Ocupación: Estudiante

Cargo: Candidato a la Gobernación del Beni

Carrera

Está casado y tiene cinco hijos, cuatro niñas y un niño; desde los 18 años asumió cargos dirigenciales en San Ignacio de Moxos, su lugar de nacimiento. Aspira pronto a entrar a la universidad y especializarse en la carrera de  Derecho o Comunicación Social.

‘Desde hace casi dos años que no hablo con Evo’

— Cuando entró a la política, ¿cómo inició la relación con el MAS y Evo Morales?

— Lo conocí a través de los medios de comunicación en los lo hacían ver como el máximo exponente de las organizaciones sindicales y no-sotros, a partir de la cuarta marcha indígena, tuvimos un acercamiento durante una huelga de hambre en la Asamblea de Derechos Humanos que asumimos en La Paz para que Goni se vaya del país. Ahí, este señor (Morales) se nos acercó, y ya era diputado; entonces nos invitó a ser parte de su proyecto para llegar a la Presidencia de la República. Creo que eso fue entre 2002 y 2003.

— ¿Cómo se llevaba en ese entonces con Morales?

— Ese personaje se presentó en un momento en que el movimiento indígena campesino de todo el país fue capitalizado por su liderazgo, sobre esas masas, e incluyó a los movimientos indígenas de tierras bajas. Veíamos a Evo Morales como un verdadero representante porque nunca tuvimos un máximo exponente en esa coyuntura. Depositamos en él nuestra esperanza y aspi- raciones, considerábamos que iba a ser la persona que iba a garantizar los derechos de los pueblos indígenas, respeto a nuestro territorio y autonomías, pero  hasta ahora su actitud deja mucho que desear.

— ¿Ahora cómo es la relación con el Presidente?

— Es malísima, a tal punto que los movimientos indígenas ya no creemos en una reconducción del país y el desarrollo. Incluso, presiento que hay un odio hacia los pueblos indígenas de tierras bajas y creo que para él la lucha de nuestros pueblos ya concluyó, y de un tiempo a esta parte ha mostrado su verdadero rostro porque, como líder de una partido y autoridad,  se está sumando a la política de los neoliberales al dividir al movimiento indígena.

— ¿Hace cuánto que usted y el Mandatario no se hablan?

— Ya no hablamos con Evo hace casi dos años; no recuerdo bien la fecha, pero cuando inició mi lucha con mis hermanos indígenas en el Parlamento se generó una contraposición de ideas mientras se estaba  discutiendo la Ley de Régimen Electoral, que estableció la cantidad de escaños para los pueblos indígenas; iniciamos una huelga de hambre en el hemiciclo. Fue la primera arremetida por defender nuestros derechos; algo similar pasó con la Ley Marco de Autonomías.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia