El Financiero

Francisco Hernández: 'La banca debe cambiar su infraestructura tecnológica'

El Jefe de Industria de Servicios Financieros de SAP para América Latina y el Caribe identifica el rol de las startups en la región, así como la irrupción de nuevas generaciones y el surgimiento de iniciativas relacionadas con otras tecnologías.

Experiencia. Hernández participó vía Skype del seminario ‘El Banco Inteligente: El futuro de hoy’.

Experiencia. Hernández participó vía Skype del seminario ‘El Banco Inteligente: El futuro de hoy’. Foto: SAP

La Razón (Edición Impresa) / Marco A. Ibáñez / La Paz

00:00 / 20 de marzo de 2019

Desde México vía Skype y luego de participar como expositor en el seminario “El Banco Inteligente: El futuro de hoy”, organizado por Actualisap Consultores Bolivia, Francisco Carlos Hernández conversó con La Razón sobre el desarrollo de la industria de tecnologías financieras. El alto ejecutivo de la multinacional alemana, desarrolladora de productos informáticos de gestión empresarial, destaca la importancia de las tecnologías del conocimiento y la información para el progreso de los países, así como el talento de los jóvenes con mentalidad emprendedora, con grandes ideas y con acceso a la tecnología.

— ¿Cuáles son las nuevas tendencias tecnológicas globales en la industria financiera?

— En cada país, cada día, hay cada vez más cambios; entonces hay que ajustarse, (eso) no es opcional. Primero, en los últimos años hemos visto emerger compañías que no formaban parte del sector, pero que ahora ya lo son, muchas de ellas ofrecen créditos, incluso tarjetas y préstamos de otras industrias que antes no eran competencia. Segundo, una ola muy importante de startups (empresas emergentes de bases tecnológicas con alto potencial), que son las famosas fintech (de tecnología financiera) y ensuretech (de tecnologías de seguros), están iniciando operaciones muy básicas pero explotando al máximo la tecnología, y atrapando además a todo un grupo de clientes innovadores de otras generaciones que básicamente están buscando este tipo de productos o servicios.

— ¿Cuáles son los desafíos en ese marco de desarrollo?

— El primero que vemos todos los días, el más importante, es el de las infraestructuras tecnológicas antiguas, que ya no son flexibles, ya no son escalables, no cuentan con las características para acompañar las necesidades estratégicas de los bancos. El segundo son los datos de información segregados en múltiples sistemas, cuya consolidación resulta una tarea titánica. Cuando los datos están tan separados, hacer algo más que interesante, hacer algo disruptivo, resulta pues prácticamente imposible. Esos son los dos grandes temas a nivel de tecnología, por lo menos en el área que vemos todos los días.

— ¿Cómo está la banca latinoamericana y boliviana con relación a los nuevos desarrollos digitales en el sector?

— Algo que me ha resultado fascinante es que América Latina está tomando un lugar preponderante en proyectos innovadores; hay muchos clientes latinos que hoy se han convertido en referencias globales y, por ende, eso me lleva a pensar que los clientes están susceptibles a este tipo de innovaciones. Por otro lado, lo que me ha sorprendido es conocer el talento que existe en Latinoamérica. Tenemos personas jóvenes que aún están estudiando y que ya tienen mente emprendedora, tienen grandes ideas, acceso a toda la tecnología y han logrado desarrollar modelos sumamente interesantes. Entonces Latinoamérica se está convirtiendo en un hub (centro) de innovación de ese tipo de talentos. El talento existe, solo es necesario darle las oportunidades y las herramientas adecuadas.

— ¿Y cómo está la banca en el sector de innovación?

— Pasa algo interesante, creo que en la industria están desarrollándose modelos que no habíamos visto antes. Hay ideas muy innovadoras que provienen de otras industrias e ideas totalmente nuevas y disruptivas. Aquí, nuevamente los jóvenes traen otro chip, tienen tanto acceso a la información y son tan autosuficientes que están logrando hacerlo. Como parte de su responsabilidad social y a través de programas con universidades, empresas como la nuestra les acercan esta tecnología de forma fácil y accesible para que la puedan explotar. Entonces, me parece que viene una nueva generación muy preparada, una generación deseosa de nuevos conocimientos y además con otro chip para poder ser empresarios.

— Estamos avanzando.

— Yo diría que estamos llegando a un nivel de madurez superior. La banca está cambiando y me parece que América Latina avanza acorde con ese cambio. Dentro de la agenda de cualquier país latinoamericano está la bancarización de las personas de más bajos ingresos, (porque) las naciones tienen en promedio un porcentaje todavía muy bajo de clientes bancarizados. La gran mayoría de nuestros países todavía tiene una inmensa cantidad de gente que no utiliza el sistema financiero formal, entonces ahí es donde los bancos tienen una agenda y un compromiso para ampliar ese porcentaje. Y las fintech tienen también ahí un nicho de mercado muy fuerte, en el que pueden acercar los servicios financieros de bajo costo a este tipo de poblaciones y a grupos desfavorecidos.

— ¿La banca digital, es la banca del futuro?

— Sí, y creo que algo que podemos destacar es que está haciendo que se reduzcan los costos. No es lo mismo abrir una sucursal del banco —que probablemente cuesta miles de dólares— en ciudades apartadas de las urbes de mayores ingresos. Cuando tú evitas la creación de sucursales y todo se hace mediante tecnología móvil, los costos bajan dramáticamente. Está comprobado por diversos analistas que una transacción en una sucursal es mucho más cara que una transacción hecha por un medio digital. Entonces, ante esa reducción de costos, las instituciones financieras del tamaño que sean podrían afrontar nuevos desafíos y, por ende, ofrecer estos servicios a estos grupos de personas.

— ¿Cómo ve los avances en Bolivia?

— Me parece que hay avances y, si hablamos de talento, no hay duda de que tienen la materia prima para seguir desarrollándose. Los grandes desafíos deberán ser enfrentados por las autoridades, es decir, cómo y cuándo van a regular herramientas como la cloud computing (computación o servicios en la nube). En el caso de Bolivia, me parece que va por una tendencia positiva; si hablamos de México, se ha logrado promulgar una ley para regular las fintech; y en América Latina, están tomando esto como un buen ejemplo de hermanos latinoamericanos para continuar con esa misma tendencia. Me parece que es algo primordial, eso es algo que genera confianza en los usuarios y, por ende, se puede explotar al máximo este tipo de servicios. Entonces los temas regulatorios siempre van a ser muy importantes.

Perfil

Nombre: Francisco Carlos Hernández

Profesión: Ingeniero

Cargo: Jefe de la Industria de Servicios Financieros de SAP

Dos décadas de experiencia en tecnologías financieras

Obtuvo su título de Ingeniero en Cibernética y en Sistemas Computacionales en la Universidad La Salle y su posgrado de Perfeccionamiento en Alta Dirección en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas en México. Cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector. Antes de SAP, ocupó distintas posiciones directivas en las áreas de consultoría, preventas e ingeniería de valor en otras transnacionales. Ha colaborado con financieras de diversos tamaños en múltiples países, resolviendo los desafíos de negocio a través de programas de transformación tecnológica. Hoy, lidera iniciativas regionales dentro de SAP en temas como transformación digital, Blockchain, machine learning, fintechs e insuretechs.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia