El Financiero

Fuckup Nights celebra las ‘metidas de pata’

Llega a La Paz una red que genera valiosas experiencias de negocios

Evento. La última ‘noche estropeada’ se efectuó en un auditorio del BCP.

Evento. La última ‘noche estropeada’ se efectuó en un auditorio del BCP. Foto: Mónica Orellana

La Razón (Edición Impresa) / Marco A. Ibáñez / La Paz

13:00 / 07 de agosto de 2019

Falta de planificación, insuficiente presupuesto, deficiente ejecución, incorrecto segmento de mercado, inversiones erradas o malas y costosas decisiones pueden no ser el final del camino sino el comienzo, conservación o consolidación de un proyecto exitoso.

Esta forma de pensar es impulsada en las Fuckup Nights (“noches de fracaso”, “noches de desastre” o “noches estropeadas”), un movimiento global iniciado en septiembre de 2012 en México que a través de la organización de encuentros en 318 ciudades de 86 países expone de manera innovadora y divertida el fracaso.

“Es como una terapia empresarial: escuchas, te escuchan y aprendes”, dice Mónica Orellana, impulsora de Fuckup Nights La Paz, que el 27 de junio y 24 de julio, pasados, organizó dos de estos eventos (“Especial moda” y  “Mujeres y empresa”) en los que participaron más de 100 personas que orientaron su mentalidad hacia el crecimiento y fueron alentadas a celebrar los intentos y a no estigmatizar los errores.

APOYO. Las “noches de desastre” dejan una experiencia valiosa para los emprendedores; los ayudan a reducir la frustración, a prevenir pérdidas y a encontrar errores en etapas iniciales de una empresa o proyecto; y desencadenan la innovación al mostrar que la derrota es tan natural como inevitable y que se aprende más de los desaciertos que de los aciertos.

“Todas las personas queremos mostrarnos exitosas, pero nadie logra el éxito de la noche a la mañana. Todos tenemos un proceso de aprendizaje y hablar de fracasos hace que la gente se relaje e intercambie sus experiencias sin temor al rechazo”, afirma Orellana.

En ambientes informales y cómodos en los que los asistentes degustan de bocaditos y diversas bebidas se cuentan las historias sobre negocios que cerraron o quebraron, sobre alianzas que no funcionaron o productos que nadie recuerda como las luces led para trajes folklóricos, que no tuvieron continuidad por la falta de un proveedor confiable.

En cada sesión, de tres a cuatro invitados comparten durante siete a 10 minutos sus experiencias con el fiasco, así como las lecciones más importantes que esos episodios dejaron en sus vidas.

Según Orellana, el movimiento Fuckup Nights está dedicado a tres tipos de personas: a los que fracasaron, a los que fracasarán y los que niegan que fracasaron. 

Las Fuckup Night tienen “un enfoque diferente a las tradicionales presentaciones de historias de éxito”, afirma Lucía  Campero, socia de la boutique Mistura, para quien compartir sus desatinos con una audiencia desconocida fue una “gran experiencia”.

“El taller fue muy positivo. Te pones en el lugar de ellos (de los expositores) y dices: ‘Lo que yo he fracasado no es nada’ y si ellas han podido yo también puedo. Te incentivan a seguir adelante”, cuenta a su vez Ana “Carmen Rosa” Choque, luchadora que posee un negocio de organización de espectáculos y que también fue parte de las conferencistas.

Las dos primeras “noches de fracaso” en la ciudad sede de gobierno no solo generaron información valiosa para los emprendedores nacientes y empresarios ya establecidos, sino también revelaron que a las personas en La Paz les cuesta mucho hablar sobre sus “metidas de pata”.

“Todos fracasamos alguna vez. El éxito no se basa en evadir el fracaso, se basa en enfrentarlo”, asegura Orellana quien para promover la aceptación de los descalabros y celebrar los intentos tiene previsto organizar en los próximos meses tres nuevos eventos enfocados en la tecnología y los videojuegos, en el arte y los artistas y en los secretos del comercio.

De acuerdo con datos a 2017 de la Dirección de Competitividad y Emprendimiento de la Alcaldía paceña, en La Paz surgen al mes aproximadamente 200 nuevos emprendimientos en diferentes sectores, de los cuales “sobreviven” 120. “El resto no llega a cumplir ni un año” de trabajo.

Para Orellana, la organización de las “noches de desastre” representan una oportunidad para promover espacios de networking en los mismos eventos y para, a futuro, diseñar servicios de “asesoramiento para empresarios y emprendedores que requieran ayuda para identificar sus debilidades y aprovechar sus potencialidades”.

Sepa más

Más información en el número 79708362 y

la cuenta de Facebook FvckUp Nights La Paz

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia