El Financiero

YPFB cruza fronteras en busca de nuevos recursos

El Gobierno impulsa o analiza proyectos petroleros en Brasil, Perú y Argentina.

Redes. Un técnico de YPFB trabaja en una conexión de gas domiciliario.

Redes. Un técnico de YPFB trabaja en una conexión de gas domiciliario. Foto: YPFB

La Razón (Edición Impresa) / Walter Vásquez / La Paz

00:00 / 24 de julio de 2019

“Creo que aún nos falta mucho para consolidar a YPFB como tal”. El veredicto que Carlos Villegas (+) emitió hace cinco años fue desplazado por la necesidad de la petrolera estatal de más recursos en un contexto adverso para sus mercados tradicionales.

— ¿Qué se viene después, se ha pensado en la incursión de la empresa en otros países?

— Prefiero ir a paso lento, lo cual nos ha dado muy buenos resultados hasta el momento. Creo que aún nos falta mucho para consolidar a YPFB como tal. Estamos en proyectos muy grandes de exploración y explotación, que son actividades permanentes, y estos años hemos establecido las bases de la industrialización del gas. Tenemos dos plantas de separación, Río Grande y Gran Chaco, y hemos empezado con la planta de Amoniaco y Urea. Luego, tenemos dos proyectos grandes: propileno-polipropileno y etileno-polietileno (...). Además, para pensar en la internacionalización, no solamente tenemos que tomar la decisión de ir a la Argentina, Perú o Ecuador, tenemos que seguir cualificando nuestra fuerza de trabajo. La internacionalización requiere que tengamos dos frentes: el trabajo interno y el externo, y para tal efecto necesitamos una masa crítica de profesionales que tengan la posibilidad de enfrentar ambos retos (...). Por ahora tenemos que concentrar nuestros esfuerzos en Bolivia. Si nos va bien en la exploración, si tenemos buenas reservas, si tenemos en algún momento una producción mayor a la demanda interna y a la de Brasil y Argentina, hay que pensar en exportar a ultramar (...). En síntesis, consolidaremos a YPFB antes de tomar decisiones apresuradas que pueden ser riesgosas”.

Estas declaraciones emitidas en una entrevista con La Razón en junio de 2014 corresponden al extinto presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y coautor del nuevo modelo económico social comunitario productivo del país.

Hoy, el panorama ha cambiado. El Gobierno en su conjunto trabaja en varios frentes para expandir las operaciones de YPFB Corporación en un sector que, en el caso boliviano, registró el año pasado un decrecimiento del 7,8% —el mayor en los últimos nueve años— y vio notablemente mermada la demanda de gas por parte de Brasil y Argentina.

“Estamos acabando, consolidando la industrialización y estamos dando un paso importante que es la internacionalización”, con el objetivo de obtener más ingresos “para la redistribución” en Bolivia, dijo el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

“Ahora vamos a marginar (ganar) mucho más”, subrayó.

PERSPECTIVA. Con este objetivo, la administración de Evo Morales impulsa alianzas y acuerdos iniciales para que la petrolera estatal participe en proyectos de comercialización, distribución, transporte, refinación y logística en países vecinos.

“La internacionalización va a ser en tiempos inmediatos (...), Yacimientos será accionista importante en otros países, en el upstream y en el downstream. Vamos a ser dueños de termoeléctricas, de petroquímicas, de empresas de logística. Ya estamos muy avanzados en este tema”, dijo Sánchez.

En Brasil, aprovechando las oportunidades que ofrece el Estado al privatizar sus industrias, YPFB impulsa dos proyectos con la rusa Acron. El primero es para obtener una participación accionaria del 12%, en principio, y 30%, después, en el complejo de fertilizantes Três Lagoas, a la que por 20 años abastecerá con 2,2 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas.

El segundo es para conformar con la misma transnacional una empresa mixta con la que comercializará los 1,5 millones de toneladas (MMt) de urea que producirá desde 2022 o 2023 la planta de Três Lagoas en Brasil y el 80% de la oferta que ya puede fabricar su par de Bulo Bulo en Bolivia, además de fertilizantes más complejos como el NPK que puedan generar ambas empresas.

Otros objetivos son la adjudicación de las acciones de la estatal Petrobras en el gasoducto entre Bolivia y Brasil, que conduce hasta 30 MMmcd y es la principal línea de transporte de gas en el país vecino, y la venta directa del energético a otras empresas y estados brasileños. Además, se trabaja para adquirir entre el 30 o 40% de las acciones de dos termoeléctricas, una en Cuiabá y otra en Corumbá, con la que también se tiene un preacuerdo de provisión de gas boliviano a partir de 2025.

En Perú, los proyectos contemplan la instalación de redes de gas, la comercialización de Gas Licuado de Petróleo, el estudio para la interconexión de gasoductos de ambos países y la instalación en suelo peruano de plantas de Gas Natural Licuado (GNL) con miras a la exportación a ultramar.

En Argentina, se impulsa igualmente la negociación con empresas privadas y se analiza propuestas para instalar plantas de licuefacción con las que junto a la estatal argentina YPF se exportaría gas a otros continentes, y para adquirir acciones de la refinería de Refinor en Salta, Además está la posibilidad de invertir en exploración en ese país.

Estos y otros proyectos, así como las nuevas inversiones que garantizarán los volúmenes adicionales de gas requeridos, se llevarán a cabo al menos durante los próximos 20 años, indicó Sánchez. “Lo importante de todo esto es que nuestro gobierno tiene que estar hasta el 2025 para cumplir toda esta agenda de internacionalización” sostuvo el ministro y reiteró que en las próximas semanas se firmarán con privados acuerdos comerciales de largo plazo.

El proceso de internacionalización en sí es interesante y bien llevado a cabo puede generar resultados positivos, ya que YPFB cuenta con “muy buenos técnicos” y tiene “experiencia para desarrollar ciertos emprendimientos”, coincidieron los analistas Mauricio Medinaceli y Hugo del Granado. “Emprender trabajos de instalación de redes en el sur del Perú podría llamarse el inicio de un proceso de internacionalización”, afirmó el segundo.

“Ahora, este trabajo me parece inteligente en la medida en que se emprenda con un prospecto amplio, con un principio ordenado, no improvisado, con pautas muy claras de lo que significa entrar a mercados del exterior; y en la medida en que los socios sean elegidos con base en criterios bien establecidos”, agregó el experto.

Espere…

Expertos ven el proceso como teórico y político

Recomiendan que el interesante proceso sea planificado y progresivo

El carácter especulativo y político del proceso y la falta de planificación son los principales reparos que pusieron especialistas en temas hidrocarburíferos a los pasos que da el Ejecutivo para expandir el impacto de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) fuera del mercado nacional.

“Es prematuro hablar de internacionalización, porque las noticias que salen del Gobierno son propuestas o planes. No hay nada concreto”, consideró el exministro de Hidrocarburos Mauricio Medinaceli.

“Lo que se hace hoy es buscar socios en el exterior y eso no se puede entender como un proceso de internacionalización. YPFB no actúa como una transnacional fuera del país”, como lo hicieron en su momento Petrobras y Ecopetrol, cuando iniciaron sus respectivos caminos partiendo del corporativismo, lo cual implica crear paquetes accionarios para cotizar en bolsas de valores, explicó el consultor.

“No se trata de abrir oficinas en el exterior o asociarse con empresas extranjeras para vender urea, por ejemplo. Esas sólo son operaciones en el exterior”, afirmó por su lado, Hugo del Granado, ex vicepresidente de la petrolera estatal.

La llamada internacionalización “no se da de forma programática” y “no obedece a una política de largo plazo para consolidar la presencia de YPFB en el exterior”.

Es más, la estatal “está supeditada a un manejo político partidario con objetivos centrados en las elecciones” presidenciales de este año, agregó Medinaceli.

“Decir que nos estamos internacionalizando es una estrategia electoral. Creen que con esa demagogia van a conquistar votos”, convino el economista Julio Alvarado, quien calificó a la medida como “una política sin sentido que engaña a la población” y puso en duda la capacidad de Bolivia de cumplir nuevos contratos de gas debido a que las actuales reservas “son mínimas”.

“Sería un grave error el pretender hacer enjuagues políticos con un proyecto de esta naturaleza”. La internacionalización “tendría que ser un proyecto estrictamente económico y de acuerdo con las capacidades de la empresa”, afirmó Del Granado.

DECISIÓN. “Esto de hacer las cosas en múltiples sectores, con multiplicidad de tareas, no va a resultar a la larga. Si se va a empezar algo nuevo, tiene que hacerse de manera paulatina, muy bien pensada y planificada, con mucha cautela, realizando los estudios económicos que demuestren la viabilidad” de los proyectos, sostuvo el experto.

El Ministerio de Hidrocarburos asegura que la política sectorial “hará que YPFB sea accionista en comercialización, distribución, transporte, refinación y logística en países vecinos, con una participación activa para tener mayores ingresos para el Estado”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia