Escape

Alcira Seifert

Lleva 70 años trabajando para mejorar la educación. Su aporte es un método de enseñanza que se plasmó en los textos escolares Marcelino, con el cual se capacita a los maestros. Autora de guías didácticas.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 24 de mayo de 2015

Desde que tenía 18 hasta sus 89 años actuales, Alcira Seifert jamás dejó de enseñar a los profesores. Con entrega, las cualidades que le dio la formación académica y su capacidad de observación creó un nuevo método para la enseñanza de la lectoescritura dirigida al nivel primario.

“El método está basado en la oralidad. Cuando el niño comienza a vivir escucha un montón de palabras y hasta de oraciones a veces. Entonces, y según este método, se da una oración al niño para que la escriba en la pizarra y de esa manera pueda reconocer que la oración se descompone en palabras; las palabras, en sílabas; y las sílabas, en letras”.

Para Seifert, este método proporciona a los profesores las herramientas adecuadas para que capaciten a los niños en la lectura y en la escritura con una nueva didáctica, que no sea la de aprender primero el abecedario, como lo hacían sus padres allá hacia finales del siglo XIX.

A partir de esa experiencia que tuvo dando clases a los profesores, se dio cuenta de que se necesitaba un texto con el que el maestro se pudiera apoyar.

Así se plasmó el libro Marcelino, una guía para los docentes en la enseñanza de la lectura y escritura y, posteriormente, en  ortografía y gramática e incluso en Matemáticas.

Actualmente, Seifert continúa capacitando a los profesores cada vez que se la convoca y trabaja como directora del colegio que fundó hace ya 23 años: el San Patricio, donde se ha formado a varias generaciones bajo este método educativo.

A pesar de todo ese recorrido profesional que ya tiene, es inevitable para ella recordar que una de sus profesoras de colegio le aconsejó, al momento que había decidido entrar a la Normal, que estudiara otra profesión más trascendental, dada su precocidad al haber saltado el 6° de primaria por ser la mejor alumna.

Sin embargo, ella optó por la Docencia porque, según explica, en ese tiempo se podía ingresar desde 3° de secundaria y ella lo hizo porque tenía la premura de trabajar cuanto antes para ayudar económicamente a su madre y a sus hermanas menores.

Es así que pudo salir de la Normal a sus 17 años y empezó con sus labores inmediatamente, desde sus 18, en lo que vendría a ser una larga carrera en el camino de la didáctica.                 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia