Escape

Ana María Ramírez

Creció en un hogar con ausencias, lo cual forjó en ella un carácter emprendedor que la animó a inaugurar uno de los institutos de mayor trayectoria en el área técnica. Empresaria sin límites.

Ana María Ramírez. Ilustración: Frank Arbelo

Ana María Ramírez. Ilustración: Frank Arbelo

La Razón (Edición Impresa) / Marco Basualdo

00:00 / 07 de mayo de 2017

Ana María Ramírez nació en La Paz en un hogar sencillo compuesto por una madre cuyo deceso dejó prematuramente a la aún niña Ana, un padre de ocupación obrero-artesano y dos hermanas menores. Aquella ausencia forjó en ella un carácter metódico que se tradujo en una condición aventajada en sus días de escuela en el Santa Ana, pese a que en el fondo vivía un gran vacío. “Era algo de nuestras vidas que no pudo llenarse a pesar del amor y cuidados de nuestro señor padre”.

Pero la vida debía seguir y ella lo entendió bien desde muy joven; le gustaban las competencias deportivas y también era apasionada del ballet clásico aunque nunca tuvo la oportunidad de pasar clases, pero igual bailaba tratando de imitar a la famosa bailarina rusa Galina Ulanova. “La música clásica era mi preferida, la preferencia de mi mamá por este tipo de música cuando aún vivía  habituó mi oído a apreciarla”.

Por las restricciones económicas de su familia no pudo desarrollar otras aptitudes como el tenis, aunque una vez madre y jefa de familia sí se dio modos para la práctica de esta otra pasión en las canchas que el club The Strongest contaba cerca del mercado Yungas. “Pienso que afirmé mi personalidad en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA); solo el primer año mi papá, con un enorme esfuerzo pues no contaba con trabajo seguro, pudo sostenerme sin trabajar; recuerdo que era una de las mejores estudiantes de mi curso en la Facultad de Economía y mi sueño era pasar un posgrado en la Universidad Sorbona de París”.

Lamentablemente no pudo terminar la carrera aunque con el tercer año concluido, la UMSA le otorgó el título de Contador General, pero no contenta con ello se anotó en un curso de Periodismo Boliviano en la Universidad Andina Simón Bolivar (UASB). Ese background fue suficiente para animarse a inaugurar uno de los institutos de mayor trayectoria en la urbe paceña, Atenea, el cual se acerca a la tercera década de enseñanza técnica en diversas ramas como la Comunicación, Informática, Contable y Bancaria. “He sido favorecida por la vida. Me gustan los retos, así que ahora sueño con ir a la ciudad de Santa Cruz y abrir una subsede del instituto”.

 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia