Escape

Ángela Condori

Diseña y costura ropa de baile y disfraces japoneses y coreanos por un precio accesible. Anhela registrar su marca y dar trabajo a mujeres maltratadas. Amante de la moda asiática.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 14 de septiembre de 2014

Amante de la cultura asiática desde niña, comenzó a interesarse por lo oriental gracias a programas infantiles de principios de los 90. “En la tele daba un programa de títeres que cantaban en japonés. Me acuerdo incluso de algunas cositas de la vocalización porque cantaba más eso que en español”.

En cuanto a la costura, asegura que le gusta desde que estaba en colegio. “Desde niña me gustaba  la ropa asiática, especialmente desde que vi la novela Oshín”.

Así, esta fanática siempre pendiente de todo lo relacionado con lo oriental, se entera mediante el programa Sekai Tv —el cual miraba mientras trabajaba en un taller— que Tomomi Tanaka, una japonesa que vive en La Paz desde 2006, necesita una persona que le ayude en su tienda de ropa, la cual es diseñada y costurada por ella misma. “Como Tomomi era diseñadora, creí que iba a aprender más de ella. Primero he empezado haciendo gorritos en forma de panditas en distintos modelos que vendía en su tienda. Tomomi me ha impulsado a seguir adelante, me decía que haga nuevos modelitos”.

Después de eso, Ángela se enteró de un programa llamado Mujeres Emprendedoras de la Alcaldía, llevado a cabo el año pasado, en el que cuenta que la capacitaron en seis meses en contabilidad y otros. “Ahí es donde surgió mi emprendimiento, porque estaba financiado con cierto monto de dinero que nos han proporcionado para comprar cosas para el taller”.

Desde esa fecha, Ángela labora de manera independiente con su hermana en un pequeño espacio de su casa donde tiene su propia máquina de coser. Una vez terminado el trabajo, ella sale a vender sus productos a los eventos o también acepta pedidos en su página de Facebook Nekoi.

“Hago gorros y chalinas con motivos asiáticos, ropa para los que bailan k-pop o cosplay, que es un disfraz basado en cómics, anime, manga y videojuegos”, resalta.

Uno de sus mayores anhelos es registrar su marca Nekoi, palabra en japonés que significa “gato ena-morado”, nombre que le puso por su afición a estos felinos. Además, quiere abrir su propia tienda y su taller de costura con el fin de emplear a mujeres que son maltratadas, para que no dependan de sus maridos. “En mi vida he pasado de taller en taller y he visto que las mujeres dependen mucho económicamente de sus maridos, quienes las maltratan por eso”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia