Escape

Atención con el nuevo cine cordobés

Cine

Salsipuedes

Salsipuedes

La Razón

00:00 / 26 de agosto de 2012

Hace un par de semanas, en Buenos Aires se discutía sobre la emergencia de un “nuevo cine cordobés”. Argentina tiene aproximadamente 15 mil estudiantes de cine y una tercera parte de ellos se forma en Córdoba, lo que tiene como consecuencia inmediata que empecemos a ver nuevos trabajos hechos en el resto de ese país y ya no tanto la tradición y repetición porteña.

En el último año, las películas con sello cordobés han ido ganando batallas con el público ya no sólo regional sino nacional. En 2011, Yatasto (Hermes Paralluelo) ganó el Premio a Mejor Película Argentina en BAFICI (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente), uno de los más grandes festivales del continente.

Ese mismo año, De caravana (Rosendo Ruiz) se hizo con el Premio del Público en el Festival de Mar del Plata. En 2012, Salsipuedes (Mariano Luque) fue estrenada en el Festival de Berlín.

Salsipuedes (foto) es tal vez la propuesta más arriesgada del conjunto de obras acá mencionadas. Luque apuesta por usar el cinemascope para enfatizar la opresión del ambiente sobre el personaje principal: una mujer víctima de violencia familiar.

Sin embargo, algo que resulta importante es ver cómo esta serie de nuevas producciones no se encasilla en un género específico sino que se abre a transitar por diferentes estéticas y argumentos. De caravana, por ejemplo, cuenta con la presencia de la Mona Giménez, ícono del cuarteto cordobés, en una comedia que ha logrado visibilizar un lenguaje y un humor propio del lugar y siempre relegado al sketch, más que a un discurso íntegro, como sucede en la película de Ruiz.

Más de 15 cine clubes funcionan en Córdoba, una población estudiantil que no tiene parangón en la región, un futuro que promete nuevas películas y un horizonte que también exige batallas de descentralización del cine en Argentina. Los cordobeses van ocupando nuevas posiciones y ganan un lugar en la actualidad cinematográfica latinoamericana. Hay que estar atentos a lo que allí suceda y procurar acercarnos a esas producciones. Claudio Sánchez

Películas en pocas palabras

Pina 3D (salas comerciales)

Dos grandes del mundo del arte se encuentran en un proyecto que busca articular la danza, el teatro, el homenaje y la tecnología. La película documental de Wim Wenders sobre la coreógrafa alemana Pina Bausch, fallecida en 2009, se acerca a un legado articulando una historia personal de la danza (la de la Pina), a través de una amistad traducida en una intensidad corporal exquisitamente lograda a través del uso del 3D. Éste no tiene nada que ver con el 3D de los grandes blockbusters de acción hollywoodense: acá, habla de una forma de concebir el cuerpo y el movimiento, apuntando a una experiencia que va más allá del estremecimiento momentáneo o la sorpresa casual. En este documental de homenaje, los testimonios de los integrantes de la Tanztheater Wuppertal Pina Bausch, compañía de danza fundada por la creadora de Café Müller; y la puesta en escena de una sensibilidad que no puede divorciarse de un espacio germinal de creación, confluyen en la articulación de un icono que, en el espejo de otro, no encuentra límite. Carolina Castilla F.

Story of a junkie (cine independiente)

Ícono romántico de la contracultura, héroe de un mundo desencantado, víctima de una sociedad corrupta o amenaza para la higiene y salud públicas; cuando el drogadicto incursiona en el cine suele convertirse en una abstracción, en un símbolo. En esta tradición, el documental Story Of A Junkie de Lech Kowalski (1987) constituye una grata excepción. La película narra la vida de “El Gringo”, un adicto que deslizándose en patineta por las calles del este de Nueva York, Se halla siempre en busca de heroína. Toda su vida gira en torno a la adicción. Sin embargo, tal vez lo más importante del documental sea que la mayoría de las anécdotas narradas por “El Gringo” pueden corroborarse en su cuerpo lleno de heridas y cicatrices. Así, el uso de las drogas no es una postura política ni un entretenimiento, sino una huida del dolor. Lejos de victimizarlo, se nos acerca a la existencia inmediata de la carnalidad del personaje. A diferencia de otras realizaciones, el drogadicto deja de  ser un emblema y retorna a su aspecto más humano. Pedro Brusiloff

Dr. Mabuse (cine clásico)

La película de Fritz Lang cuenta en dos partes la historia del curioso personaje que le da el nombre a la película. El Dr. Mabuse es un criminal al que le interesa sólo una cosa: jugar con los destinos de las personas, saber que tiene el control sobre sus voluntades. El film es una brillante reflexión sobre el poder y la locura, temas expresados en la mirada inquietante y memorable del Dr. Mabuse. La ambigüedad entre la tiranía y el caos es uno de los elementos que aparecen con mucha insistencia en el cine del expresionismo alemán. Aunque para el caso, este tema se expresa no tanto en las decoraciones (como en El gabinete del doctor Caligari) sino en una inédita, incluso hasta hoy, trama policial. La obra, con sus más de 80 años, no ha perdido actualidad, y personajes como Mabuse parecen reinar e impresionar a los espectadores actuales. ¿Suena tan descabellado pensar que el mundo que crea Nolan en su trilogía de Batman es una reactualización de los personajes del film de Lang? Sebastián Morales E.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia