Escape

Benito Mussolini: 'Las democracias cometieron el grave error de suponer que el pueblo ama a quienes se visten mal'

Entrevista de Antonio Ferro, publicada en A Capital, el 5 de diciembre de 1923.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 21 de junio de 2015

El que avisa no traiciona. Quizá por eso António Ferro, no tarda mucho en confesarle a los lectores del diario portugués A Capital la admiración que siente hacia la figura de Benito Mussolini (1883- 1945), su entrevistado. Sin embargo, aunque el entrevistador se preocupa en reverenciar cada vez puede al dictador italiano, igualmente regala un vívido retrato de las ínfulas con las que Il Duce había llegado al poder, apenas un año antes y sin pedir permiso. Fogoneado por la crisis social y económica que había hundido a Italia tras la Primera Guerra Mundial, Mussolini había dejado de ser un alto dirigente del Partido Socialista Italiano —llegó a dirigir el periódico oficial de la organización política—, para transformarse en el líder de un movimiento ultranacionalista, y alérgico a la democracia, que inicialmente se llamó Fasci italiani di combattimento —en una clara referencia a un arma que en la antigua Roma representaba la fuerza y la justicia— y que en 1921 tomó la forma del Partido Nacional Fascista.

Al fascismo le bastó la retórica pirotécnica de su líder y una marcha en Roma de 40.000 camisas negras para sembrar el pánico entre el Gobierno y el resquebrajado sistema político. El 30 de octubre de 1922, casi un año después de fundarse el partido fascista, el rey Víctor Manuel III le encargó a Mussolini la formación de un gobierno pues aún carecía de la mayoría parlamentaria. Cuando Ferro lo entrevista, este hombre que había sido profesor, agitador y hasta albañil, se había convertido, con 39 años de edad, en el primer ministro más joven de la historia de Italia.

El periodista no era el único que había caído cautivado por la firmeza de Mussolini, buena parte de la clase media y los terratenientes de su país veía en él al único capaz de enfrentarse a las movilizaciones de los partidos de izquierda (socialistas y comunistas) y de poner en orden un país que estaba en la cornisa. Claro, con tal de recuperar la calma, la gran mayoría estaba dispuesta a darle carta blanca a la política de garrote —en el sentido literal— de los fascistas y de dejar un poco más raquítica a la democracia italiana. En eso estaba Mussolini cuando Ferro golpeó a su puerta.

 

Desde el 8 de marzo, La Razón presenta semanalmente a sus lectores la serie “Grandes entrevistas”, una selección de 20 diálogos con personalidades de la política, la ciencia, la cultura, el deporte y otros ámbitos, que dejaron huella e hicieron historia. La presente entrega de la colección, que de seguro usted querrá tener en su biblioteca, está dedicada a Benito Mussolini ; el texto íntegro lo podrá encontrar en la edición impresa de la revista Escape correspondiente a la fecha.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia