Escape

Carlos Contreras

Aunque tiene parálisis cerebral, ya publicó dos libros. Fue además guía educador en el Museo Nacional de Historia Natural y ahora está diseñando un museo interactivo para niños. Investigador de la vida

Ilustración: Frank Arbelo

Ilustración: Frank Arbelo

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 23 de noviembre de 2015

Una docena de niños rodean y escuchan atentamente la explicación de Carlos Contreras (27) cada vez que llegan a una vitrina distinta en el Museo Nacional de Historia Natural, donde hasta hace poco realizó su pasantía para la carrera de Bibliotecología y Ciencias de la Información.

Sed de conocimiento y hambre de superación personal son dos de las necesidades que tuvo desde pequeño a pesar de su parálisis cerebral, fruto de una negligencia médica que vivió en su infancia.

Además de ejercer como guía educador, tiene dos libros publicados y escritos en coautoría con su madre. El primero es Infovía de la comunicación, donde recoge sus investigaciones y conocimientos adquiridos a lo largo de su formación, plasmados en artículos científicos efectuados en las áreas de Tecnologías de la Información, Bibliotecología, Archivología y Museología. Su apetito por enseñar no se sació con ello.

Sacó un segundo libro, Paseando por mi tierra Bolivia. Directorio de instituciones culturales, que es una herramienta de información dirigida a los turistas nacionales y extranjeros para que se beneficien con los atractivos y patrimonio cultural y natural que ofrecen estas instituciones con su respectiva aplicación al cambio educativo.

Aunque empieza a cosechar frutos, a Carlos le costó mucho lograr todo lo que consiguió hasta ahora. Recuerda que fue discriminado durante su etapa escolar, no solo por sus compañeros, sino también por los profesores que decían que “él nunca aprendería a leer ni escribir y peor a realizar operaciones aritméticas”.

Debido a estos sucesos, su madre se convirtió en su profesora particular. De ella aprendió todo aquello que le decían que jamás llegaría a comprender. Años después, Carlos asimiló a la perfección el uso de paquetes computacionales y tomó además un curso de Diseño Gráfico. Pero anhelaba ser bachiller titulado.

De ese modo se inscribió en un centro de educación para adultos, de donde salió airoso. Luego optó por una carrera en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y paralelamente cursó la especialidad en la Normal de Educación Inclusiva para Personas con Discapacidad.

Después de la experiencia que  vivió durante su pasantía en el museo, al cual vio como un recurso didáctico en el campo educativo, pasó a diseñar un repositorio interactivo aplicado a la educación intercultural para niños en Cochabamba.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia