Escape

Centinela Choqueyapu

El río paceño aún tiene esperanzas

El río paceño aún tiene esperanzas

El río paceño aún tiene esperanzas

Los hijos del fin del mundo / Emiliano Longo y Geraldine Ovando

00:00 / 11 de diciembre de 2011

Seguimos con nuestra búsqueda de iniciativas bolivianas que se expresen en formas alternativas de vida. Una de ellas es la agrupación ciudadana Centinela Choqueyapu, cuyo coordinador es el comunicador social Oswaldo Salcedo y que se formó en base a un conjunto de compañeros de las zonas paceñas de Obrajes, Sopocachi y Miraflores. Todos ellos buscan concienciar a la población en cuanto a no contaminar el río y cuidar nuestro medio ambiente en el área urbana.

Oswaldo nos explica la motivación inicial del proyecto: “Entendimos que habían ONG (Organizaciones no Gubernamentales) que se estaban preocupando por el lago Titicaca y por otros lugares, pero nadie se estaba ocupando de nuestro Choqueyapu”. Por esta razón, en marzo de 2009, se organizó el Día del Agua en el céntrico paseo de El Prado, que fue el espacio donde Centinela Choqueyapu realizó con éxito sus primeras actividades públicas.

Las primeras seis líneas de acción

Allí se planteó a los asistentes la idea de apoyar en la limpieza de este depósito de agua que, con sus 40 kilómetros, atraviesa por toda la ciudad de La Paz, desde los nevados donde nace puro y transparente hasta la región de Lipari, donde llega completamente transformado en un río con altos y peligrosos niveles de  contaminación. No sólo esto. sino que además se informó a la ciudadanía de que más allá, el Choqueyapu cambia de nombre a La Paz, para desembocar finalmente en el río Beni. Las interrogantes que los miembros de Centinela Choqueyapu se hicieron eran las siguientes: ¿Cómo logramos que la gente deje de botar basura al río? ¿Cómo evitamos la contaminación de tipo doméstico? ¿Cómo concienciamos a las personas para que ya no echen animales muertos a este depósito de agua? ¿Cómo logramos que la población asuma la clasificación de su basura? ¿Cómo hacemos para que las empresas no contaminen al Choqueyapu?

Las respuestas permitieron al colectivo la construcción de seis puntos para comenzar con el cambio de situación: formar un comité de defensa y planificación para la rehabilitación del río; promover el manejo adecuado de los residuos sólidos; diagnosticar y proponer un sistema adecuado de alcantarillado y depuradoras múltiples compactas; promover la construcción de pequeñas plantas de tratamiento de aguas por toda la ciudad; hacer que hospitales, industrias, curtiembres, mataderos y empresas tengan su propio tratamiento de aguas y, sobre todo, continuar con las acciones de educación ambiental, tanto en colegios como a la población en general. 

Un problema de bastantes niveles

El problema del Choqueyapu es complejo. Es económico por los costos de las plantas de tratamiento de aguas y de la transformación del sistema de alcantarillado; es social porque su cauce cruza por la mitad de la ciudad y nos incumbe a todos; es de salud por todas las familias que riegan sus cultivos con sus aguas y por todos los paceños que consumimos esas verduras; es ambiental por todas las repercusiones ecológicas que tiene, y es legal porque se debe normar los residuos que se botan al río.

Por lo tanto, no se trata sólo de instalar una planta de tratamiento o de embovedar al río —aparte porque esto último, encima de contaminarlo, lo priva del aire y la luz del sol, o sea de parte de su proceso de purificación—. sino de una estrategia a varios niveles. Ante este panorama, los “centinelas” llevan más de dos años articulando, capacitando e ideando acciones. Oswaldo se enorgullece de que el movimiento ya está a punto de tener 60 integrantes, que se juntan una vez por semana porque creen que la gente debe tratar al Choqueyapu no como un canal, ni como un basurero, sino como una organismo viviente que cruza por nuestra ciudad para darle vida.

Y Centinela Choqueyapu tiene programadas nuevas metas en su futuro inmediato. Por ejemplo, en enero del siguiente año inaugurará el proyecto “Choqueyapu 2”, con el objetivo específico de capacitar a los niños, porque ellos son los puntales del futuro, sus aliados para salvar al Choqueyapu.

Brújula

Si usted quiere  unirse al movimiento Centinela Choqueyapu puede contactarse con su coordinador, Oswaldo Salcedo, en el teléfono celular 70141295 o en el correo electrónico comunicambiente@gmail.com.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia