Escape

César Canaviri

Radicó fuera del país durante más de una década y fue un migrante boliviano que se le adelantó a la crisis europea retornando al país para invertir sus ahorros en un bus de transporte masivo. Emprendedor.

La Razón / Liliana Aguirre

00:00 / 21 de julio de 2013

César Canaviri no supera el 1,70 de estatura, tiene 33 años, aunque aparenta ser más joven. A sus 18 dejó Bolivia y renunció a sus estudios de Economía y al sabor del picante, que tanto le gusta. para cruzar al otro lado del mundo en busca de mejores oportunidades de vida.

“El primer lugar a donde llegué fue a París y quedé impresionado con todo lo que vi allí. Los buses modernos, el orden y la torre Eiffel”, rememora Canaviri.

En Francia no le fue muy bien, el idioma fue un problema para encontrar trabajo, así que decidió probar suerte en el norte de España y se instaló en el País Vasco, donde vivió más de una década.

“Estaba muy contento allí, pero me di cuenta de que la cosa no iba por buen camino por la crisis y, aunque tenía trabajo en una empresa de lácteos, decidí volver a Bolivia y apostar por mi país”.

En 2010, aún en España, Canaviri tomó contacto con una importadora de motorizados chinos en Bolivia. Su objetivo: traer a La Paz un bus moderno, como de las grandes capitales, para poder trabajar en el transporte público.

La importadora se encargó de conseguir un bus con las características que su cliente buscaba: letreros luminosos, timbres, pantallas, sujetadores en los pasamanos, una puerta de ingreso y dos de salida, cámaras, micrófono y parlantes.

La vida de Canaviri va sobre ruedas, desde 2012, en el micro color azul de la línea 42, cuyo trayecto recorre de norte a sur: desde Apumalla hasta Chasquipampa. El bus tiene la capacidad para transportar a 100 personas. “El motor funciona con gas natural y fue diseñado exclusivamente para las subidas y bajadas de la accidentada topografía de la ciudad y es el proyecto donde puse todos los ahorros de mi vida”, describe las bondades del vehículo que vale la pena abordar, aunque su ruta no coincida con la de uno necesariamente.

Y por si acaso, “yo no lo conduzco, sino Elías Liendo, que me ayuda con esa responsabilidad”.

El espíritu emprendedor del paceño ha puesto así en las calles un vehículo de transporte masivo que resulta una excepción, como saben los sufridos pasajeros de minibuses y otros. “Quise traer algo de la modernidad y el orden de Europa” y, si bien sabe que le tomará tiempo recuperar la inversión, se dice feliz al ver circular su bus. Eso sí, “me gustaría que hubiesen paradas fijas y que no se tenga que subir y bajar a capricho”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia