Escape

Cine

El Che 45 años después: las imágenes.

La famosa fotografía de Korda que inmortaliza al Che.

La famosa fotografía de Korda que inmortaliza al Che.

La Razón (Edición impresa)

00:00 / 07 de octubre de 2012

Arte de contradicciones. Pop, realismos y política. Brasil-Argentina 1960” es una exposición montada en agosto, en la Fundación PROA de Buenos Aires.

Dicha muestra ha puesto de relieve el diálogo entre el arte brasileño y argentino durante una de las décadas más interesantes del siglo XX. Una de las obras destaca por sobre las otras: el argentino Roberto Jacoby y su serigrafía de mediano formato Un guerrillero no muere para que lo cuelguen en la pared: la famosa fotografía de Korda que inmortaliza al Che y un texto subversivo debajo de ella en un fondo rojo violento.

La imagen me recuerda otra fotografía, el Che en acción guerrillera en una camioneta de YPFB. Esa imagen la vi en Camiri, la ciudad del sudeste boliviano donde Regis Debray y Ciro Bustos delataron a los compañeros, donde éste último, argentino, dibujó el rostro de los guerrilleros para los identikits. La imagen, otra vez la imagen.

¿Quién es ese sujeto barbudo tantas veces reproducido, tantas veces citado, tantas veces callado? Ernesto Guevara fue asesinado el 8 de octubre hace 45 años en Bolivia. Entre tantas imágenes inventadas y de registro auténtico, él es un ícono mundial.

El cine ha creado tantos y más rostros del Che. Por la dimensión del personaje, su tratamiento siempre ha estado intervenido por la posición política que los equipos de producción asumiesen.

En el temprano 1969, Richard Fleischer dirige Che!, film en el que Omar Sharif protagoniza una de las primeras ficciones que inmortalizan al personaje.

Curiosamente, una escena de esa película la conecta con una de las últimas, filmada en Bolivia precisamente, Che: Guerrilla (2008) de Steven Soderbergh: la ascensión del cuerpo en el helicóptero del Ejército boliviano, el cadáver de los ojos abiertos.

De las muchas posibilidades y para verlo en su dimensión más humana, hay que recordar la película de Walter Salles, Diarios de motocicleta (2004), en la que el mexicano Gael García interpreta a Ernesto de los primeros viajes, aquellas travesías de iniciación que, como todo en la vida del Che, quedan registradas en un diario. (Claudio Sánchez)

Películas en pocas palabras

Vampiros en La Habana (Festival Kolibrí)

Cuando Juan Padrón estrenó Vampiros en La Habana (1985), ya había aportado a la cultura popular cubana con uno de los personajes más importantes de la Revolución: Elpidio Valdez, el encargado de compartir con los niños la historia de su país, el amigo de la infancia. Vampiros en La Habana, también en el lenguaje del dibujo animado, es una lección política con un guión por demás inteligente, que ronda las películas de la mafia y coquetea con el musical.

Película de culto ahí donde las haya, deja para la posteridad la famosa canción del Vampisol,  pues Padrón ha desarrollado su carrera muy cerca de la música cubana. A Padrón se le debe también la serie de dibujos animados Filminuto, que apareció por primera vez en 1980, y la animación de la obra de Quino (Joaquín Salvador Lavado) que trabajaron ambos y que se llama Quinoscopio. Pues bien, Juan Padrón será homenajeado durante el próximo Festival Internacional del Audiovisual para la Niñez y Adolescencia Kolibrí, que se llevará a cabo en La Paz del 10 al 17 de octubre. (Claudio Sánchez)

El árbol de la vida (estreno Multicine)

Denso melodrama familiar sobre el duelo. Sobrecogedor repaso cosmogónico. Inmenso viaje por las posibilidades de la imagen. El árbol de la vida es una de las películas más ambiciosas en la historia del cine de los últimos años. La cinta de Terrence Malick, ganadora de la Palma de Oro en Cannes 2011, está inspirada en las memorias de infancia del propio director y protagonizada por Brad Pitt, Jessica Chastain y Sean Penn. Desplegando una compleja narrativa sensorial —monumental, incluso metafísica— la película aborda la historia familiar de un duelo, el de un hijo y hermano: la pérdida es el nudo germinal de un tejido donde la existencia, su vuelo, peso y sentido, explota en diáspora. Esta radical disgregación del sentido conduce el ritmo de un relato fragmentario que, a partir del desplazamiento vertiginoso de la cámara y una estructura sonora llena de matices, construye atmósferas en las que el encierro, la errancia y el sentido del origen de las cosas construyen las imágenes. Película que se disfruta realmente en una sala de cine y esto es ahora posible en La Paz. (Mary Carmen Molina E.)

25 watts (cine latinoamericano)

Historia del tedio de tres jóvenes amigos. Esta abulia es contada, muy acertadamente, en el film uruguayo en blanco y negro dirigido por Stoll y Rebella. A pesar de que parece que no se cuenta nada, la obra es sorprendentemente atractiva y cautivadora. Las marcadas tendencias costumbristas no caen jamás en los clichés; por el contrario, son fuentes de excelentes y animadas secuencias. Es una prueba más de que la “nada” nunca es tal, sino que acarrea un sinfín de connotaciones que muchas veces se dan por sentadas por tratarse de cosas de todos los días. Pero es en lo cotidiano donde debe buscarse la esencia del vivir y donde mejor se puede apreciar lo interesante de la vida humana urbanizada. Aun en las sociedades posmodernas, donde todo está conectado y masificado, siguen siendo los individuos los encargados de aportar la identidad y de definir el curso de las acciones. Más allá de que, como en este caso, no estén muy seguros de cómo lograrlo. (Mitsuko Shimose)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia