Escape

Cine

‘Unfinished Spaces’, el documental.

El documental.

El documental.

La Razón (Edición impresa)

00:00 / 02 de diciembre de 2012

Hace más de 50 años, América Latina y el mundo quedaban impactados con la noticia de que la Revolución Cubana había triunfado. Era enero de 1959 y “los barbudos” llegaban al poder. Castro, Guevara y Cienfuegos, con apoyos internos, además del respaldo internacional, hacían el sueño realidad.

Los primeros años fueron los del desorden y la reestructuración, los años de las más grandes utopías, los tiempos de las grandes decisiones y el incansable trabajo de la consolidación de un proceso que cambiaría la estructura del país. Fue entonces que los cubanos se apropiaron de su país. El Hotel Hilton, por ejemplo, se convirtió en el mítico Habana Libre en el Vedado. Recuperar la receta tradicional de los Helados Copelia se volvió una cuestión de Estado.

Un día de 1961, Fidel y el Che ingresan al Club de Golf de La Habana: empiezan el juego y se divierten, la Revolución está en todas partes, las puertas ya no se les cierran a los cubanos. Ese mismo día, ante la majestuosidad del paisaje y la inmensidad del espacio, a estos dos comandantes se les ocurre crear “La más bella Academia de Arte del Mundo”. Aquí empieza la otra historia, la de la película Unfinished Spaces, en la que el protagonista es la propia estructura arquitectónica diseñada y construida —siempre inconclusa— para la Escuela Nacional de Arte de Cuba.

El documental Buena Vista Social Club (1999), de Wim Wenders, ha sido un éxito inmediato en tanto ha conseguido recomponer uno de los grandes hitos de la música latinoamericana. Unfinished Spaces de Alysa Mahmias y Benjamin Murray sigue el mismo camino, esta vez en el terreno de la arquitectura. En esta película se encuentran los arquitectos que diseñaron esa megaestructura moderna y en el camino abren las preguntas sobre lo que pasó en la isla.

Un documental exquisito por la forma en la que desarrolla una historia de glorias y sombras, los avatares de las revoluciones, los caminos y el entusiasmo de un nuevo mundo que aún es posible. (Claudio Sánchez)

(Se proyecta de viernes a lunes, todo diciembre, en la Cinemateca Boliviana)

Películas en pocas palabras

La prima Angélica (cine clásico)

En La prima Angélica, Carlos Saura propone un encuentro con los recuerdos familiares, con un amor infantil y con la propia historia de España. Plantea ver la sociedad española en un tiempo preciso (1936) y se anima a nombrar fechas más exactas, como el 18 de julio del 36 en que cae la Segunda República y se instala uno de los regímenes dictatoriales más nefastos de la historia contemporánea. Lo que diferencia a La prima Angélica de cualquier otra película sobre historia, radica en cómo el director decide abordar la memoria: una aproximación intimista desde la mirada de Luis, quien retorna a Segovia —donde vivió en su infancia el inicio del régimen fascista de Franco— llevando desde Barcelona los restos de su madre, para que descansen en el panteón familiar. El protagonista se reencuentra con su niñez, con las miradas de siempre, con algún amigo, pero, por sobre todo, con la familia de su madre: tía y prima. En 1974, cuando la censura va desapareciendo, Saura se anima a presentar este manifiesto de reivindicación del padre de Luis, de la misma madre (España), y pone sobre la mesa la discusión silenciada de aquellos años. (C. Sánchez)

Juan y Eva (cine argentino)

Poner el lente sobre una de las parejas más importantes de la política latinoamericana no es tarea fácil. Aquí se juegan posturas ideológicas al sólo nombrar a cualquiera de los dos: se trata de Juan y Eva, la Argentina de los años 40 y el giro trascendental que enfrenta el país cuando esta historia de amor comienza. La película dirigida por Paula de Luque hace un recorte histórico y ubica a los personajes entre los años 1944 (el terremoto de San Juan) y 1945 (la aclamación popular del Coronel Perón). En esos meses cruciales de la vida de la actriz y el militar se suceden grandes eventos que marcan el rumbo de todo un país. Es este tiempo el que pone las bases de lo que después se llamará “Peronismo”. Julieta Díaz y Osmar Núñez dan vida a la pareja argentina más famosa, pero además encarnan un tiempo de transición. Paula de Luque inscribe su trabajo en la cuestión histórica, ya que acaba de estrenar, hace un par de semanas en el Luna Park de Buenos Aires, Néstor Kirchner, la película. (Manuel María Caballero)

Un tigre de papel (cine colombiano)

Yugoslavia, la Gran Marcha del Partido Comunista Chino encabezada por Mao Tse Tung y la celebración del Congreso de Escritores Socialistas en el que se instauró la política cultural del realismo socialista. Acontecimientos políticos que marcarán la vida de un personaje nacido ese año, Pedro Manrique Figueroa, precursor del collage en Colombia. Sin embargo, el 9 de abril de 1948, con el asesinato de Jorge Gaitán, líder de la izquierda colombiana, la vida de Manrique Figueroa se transforma: se consagra como activista político vinculado al Partido Comunista. De la vida y obra de este personaje habla el clásico del falso documental Un tigre de papel, de Luis Ospina. La película de 2007 apela a las técnicas del documental —la entrevista con personajes autorizados, la multiplicidad de localizaciones, materiales de archivo— para realizar una parodia singular, recordándonos y a la vez advirtiéndonos de que no todo lo que vemos es real, y que las imágenes no son la Verdad. (Sergio Zapata)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia