Escape

Cine

Santo Tomás: entre iglesia y pacos.

Una escena de la cinta de Carrño y Donoso.

Una escena de la cinta de Carrño y Donoso.

00:00 / 23 de diciembre de 2012

En la población (barrio) de Santo Tomás, en Santiago de Chile, tres niños recorren el vecindario, entre la iglesia y la comisaría, mostrándonos su día a día. El mediometraje se presenta desafiante desde su apertura, cuando los tres niños apedrean a pacos imaginarios que les persiguen.

Dirigida por Juan Carreño y Cristóbal Donoso, Santo Tomás se refugia en la mirada y sensibilidad de esos tres niños que venden productos desechados, ayudan en el mercado y molestan a los pacos. Cada uno de los chicos, a su manera, nos contará su vida, su procedencia y su relación con la comunidad.

Sin embargo, dicha relación que entablan con la autoridad represora es inquietante, ya que en una de las secuencias los niños desafían a los documentalistas a que les acompañen a interrogar a los pacos sobre la labor que éstos desarrollan cada 11 de septiembre. Esa fecha, la periferia de Santiago conmemora el golpe de Pinochet con la toma y paralización de calles, enfrentándose a los ejecutores del golpe, la Policía, con lo que se inicia la presión policial. Entre lacrimógenas y bombas molotov, estos niños van comprendiendo y nos permiten comprender el imaginario que se refuerza cada septiembre y, con esto, la identidad de los niños como pobladores de la periferia.

Santo Tomás es la primera película realizada por estudiantes de la Escuela Popular de Cine de Santiago de Chile. Ellos se reconocen como sujetos populares, sociales y antisociales, puesto que representan la realidad desde los valores del Cine Pobre. Distantes del cine convencional que hace de la pobreza y la marginalidad el envoltorio de una moraleja entre tantos vicios, este primer documental de la única escuela de cine popular y horizontal de Chile reconoce que el producir imágenes y memoria, como es el caso de Santo Tomás, es un gesto de resistencia frente a la hegemonía de las imágenes de los medios y el cine realizado por las élites. Sergio Sandoval

Películas en pocas palabras

El origen de los guardianes (en cartelera)

El origen de los guardianes es una de las películas que inaugura la época de estrenos de fin de año, cuando los niños y adolescentes son los engreídos.

Éste es el público al que se dirige un gran porcentaje de las producciones cinematográficas que llegan desde los Estados Unidos. Producto de Dreamworks, de donde salieron productos como Shreck y Kung-Fu Panda, la película se afianza en una línea de cine familiar, con una apuesta mayor por la temática infantil, y lo logra de un modo extraordinario.  Se trata de una aventura épica en la que participan Papá Noel, el Conejo de Pascua, el Hada de los dientes y Jack Escarcha, reunión de personajes que se acerca mucho a lo que Los Vengadores (2012), defensores de una idea común, proponían. En este caso, el enemigo es Sombra, un espíritu maligno que permite que la historia se desarrolle con un resultado por demás interesante. Es, en definitiva, un film válido para compartir la tradición del imaginario infantil de un modo entretenido. Claudio Sánchez

Dioses (cine peruano)

En su segundo largometraje, Josué Méndez intenta hacer un boceto de la aristocracia limeña: desplazada, decadente, fuera de sí y en busca de una identidad. Ésta es la historia de una familia sin madre, en la que el padre (Agustín) está enamorado de una mujer (Elisa) que no es de su misma condición social ni económica: a pesar de ser arequipeña, no es más que una mujer del interior. En la casa, dos hermanos –Andrea y Diego–  viven el verano de una manera frívola, la fiesta y el sol parecen ser lo más importante a la hora de escapar una vez más de la realidad que late más allá, ¿en Lima? La película no resulta una sorpresa, más allá de que se plantea como una obra coral con subtramas que pueden resultar interesantes o clichés habituales, con la idea del incesto como algo subyacente, la afirmación sostenida del encubrimiento del otro –desde la abuela campesina de Elisa, a quien prefieren esconder y desconocer, hasta el hijo de Andrea de quien es mejor desentenderse–: de cualquier manera, ella puede vivir su misma vida en Miami, lejos de la realidad. Claudio Sánchez.

Ríos de hombres (documental)

Denominada por el mismo director como una respuesta a También la lluvia (2010), de Iciar Bollaín, o como la derrota detrás de la victoria de la guerra del agua acaecida en Cochabamba en 2000, este documental interroga al hombre como sujeto propietario del agua, a la historia contemporánea de Bolivia respecto a sus mitos sociales, e interpela a la clase política nacional en tanto construye su liderazgo en las calles, entre revueltas y demandas sociales. Tin Dirdamal   —mexicano que vino al país por tres meses y terminó quedándose siete años— busca el rostro de la victoria popular en sus actores, estructurando el documental entre testimonios de sujetos fundamentales de esa victoria popular: no los que viajaron o son famosos, como señala uno de los entrevistados en el documental, sino aquellos que dejaron de ser invisibles esos días, los niños de la calle. O también en el testimonio del general Gil, ahora en retiro, que por primera vez relata lo ocurrido en Cochabamba hace 11 años. Sergio Zapata

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia