Escape

Cine

‘No’: un grito de esperanza.

Una escena del filme 'No', de Pablo Larraín

Una escena del filme 'No', de Pablo Larraín

La Razón

00:00 / 10 de febrero de 2013

Lo primero que llama la atención de la película No, de Pablo Larraín (Tony Manero, 2008), es su estética. Ambientada en el plebiscito de Chile, fue filmada con la tecnología de los años 80. El filme mezcla además imágenes de archivo e imágenes ficcionales de la campaña político-publicitaria para sacar del régimen al dictador Augusto Pinochet, quien había llegado a ser presidente por golpe de Estado contra Salvador Allende en 1973 y había permanecido en el poder por 15 años.

No es el primer film chileno que obtiene una nominación en la categoría de Mejor Película de Habla no Inglesa de los premios Oscar, que se celebrarán el próximo 24 de febrero. Muestra los afanes de un publicista, protagonizado por el mexicano Gael García Bernal, que es exiliado a México durante la época de la dictadura, y que vuelve a su país natal para colaborar en la campaña en contra de la permanencia de Pinochet.

Para este cometido, la campaña se desprende de la política violenta y pesimista del régimen que encabezaba la opción por el Sí y se acerca más a la publicidad consumista: algo así como “elija la alegría y la libertad”. Los que apoyan la permanencia de Pinochet optan, a su vez, por responder con la misma estética, ya que se dan cuenta de que esta estrategia llega a la sensibilidad de la gente.

La competencia propagandística estalla en busca del consumo. Los publicistas de ambos bandos tratan de ser cada vez más creativos para ganar el voto de las masas. Con esa acción, el Chile de los 80 pasa, en definitiva, al periodo democrático y, con ello, a la época moderna. En ese sentido, esta democracia al estilo liberal fomenta el consumismo.

Sin embargo, es por medio de este tipo de propaganda que finalmente gana el No. Un No como grito de esperanza, un No escogido por la gente que quiere otro futuro, un No al que se llega por medio de publicidad que vende libertad por el costo de un voto. Mitsuko Shimose 

Películas en pocas palabras

Lo imposible (en cartelera)

Lo imposible, producción española dirigida por J. A. Bayona, tiene una nominación al Oscar: Naomi Watts, en la categoría de Mejor Actriz. La historia que se narra está basada en un hecho de la vida real: durante el tsunami de 2004, una familia española que vacaciona en las costas de Tailandia se ve imprevistamente separada luego de que el mar se comiera la tierra y, con ella, a miles de seres humanos.

En el film, dicha familia es de origen inglés, pero radicada en Japón. De pronto, y sin que unos sepan de la suerte de los otros, Henry (Ewan McGregor) se queda con los dos hijos más pequeños y María (Watts) tiene que aprender a enfrentar el miedo con Lucas (Tom Holland), el hijo adolescente que se convierte en el gran apoyo y en la razón de una existencia ya casi insoportable. De una consistencia sólida en lo argumental y apoyada en una banda sonora perfecta, los efectos especiales hacen el resto para dejar una pieza cinematográfica importante. Claudio Sánchez

Ekeko, el ch’iti documental (cine nal.)

Hace algunas semanas que se presentó esta producción nacional. Se trata de un cortometraje de animación, resultado de un emprendimiento que Iván Castro, destacado animador boliviano, ha venido realizando en los últimos meses. La pieza es también la carta de presentación de la Cooperativa de Trabajo Animadores-Bolivia. El corto escrito por Castro y dirigido por él mismo, junto con Franz Figueroa, tardó casi siete años en ser realizado: la idea había nacido en 2006 y sólo ahora llega a las pantallas.

El mayor valor de Ekeko, el ch’iti documental reside en su intención didáctica y su combinación con el entretenimiento. En ocho minutos se resume la historia del pequeño ídolo de La Paz que renace cada año en la Feria de Alasita y que tiene un origen precolombino. Con mucha ironía y con gestos de humor, que nos ubican en la realidad actual y local, el corto incorpora una banda sonora preciosa compuesta por Saúl Callejas y Josué Córdova. El DVD está a la venta en la Cinemateca Boliviana.  C.S.

El silencio antes de Bach (cine español)

Las historias que presenta el film del catalán Pere Portabella tienen el mismo hilo conductor: la música, un personaje más. Un conductor de camión en España toca música de cámara y un anciano dirige visitas turísticas en la misma ciudad alemana donde Bach había ocupado el puesto de cantor en la Escuela de Santo Tomás. La fotografía acompaña de manera excelente a la música. Los colores preponderantes son el azul y el blanco, que se asocian con la pureza, la misma de la que Bach le hablaba a su hijo al tocar el piano; pureza que, a su vez, sólo es lograda a través de “la respiración, paz y la fuerza de Dios”. En contraparte, se hace alusión a que en tiempos de gran dolor —como el del holocausto—, “la música hace daño”. Ese daño se refleja con la caída de un piano café al fondo del mar. Pero más allá de los permanentes contrastes que se dan en el film, Cioran, a través de uno de los personajes, afirma que “Bach es la única cosa que nos recuerda que el mundo no es un fracaso”. M.S.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia