Escape

Cine

La angustia en ‘Amor’, de Haneke.

Una escena de la cinta Amor de Haneke.

Una escena de la cinta Amor de Haneke.

La Razón

00:00 / 17 de febrero de 2013

Recientemente nominada a los Oscar por mejor película de habla no inglesa y mejor película, Amor marca el retorno de Michael Haneke que, con este film, ya se hizo del prestigioso Premio del Jurado del Festival de Cannes 2012.  Llega a cines de Bolivia este mes.  

Con Amor, Haneke no explora ni ofrece posibles explicaciones sobre el amor: eso lo deja a nuestra conciencia y, para esto, localiza nuestra atención, como lo hace en toda su filmografía, en los débiles y marginados de la sociedad. En este caso, la mirada se enfoca sobre un matrimonio que está atravesando el otoño de su vida y en el que ambos siguen enamorados como el primer día.  

La cotidianidad de los ancianos Anna y George, profesores de música retirados, se verá perturbada sin estridencias, como caracteriza al artífice de El séptimo continente (1989), por el tránsito destructible de la enfermedad. En esta nueva situación, la octogenaria y enamorada pareja se enfrentará a la soledad que, a medida que transita el filme, se incrementa hasta asfixiar. Tanto la asfixia como el vacío van tomando el departamento parisino donde se desarrolla toda la trama, para llevar de manera implacable a un desenlace estremecedor, de esos a los que Haneke nos vino acostumbrando.           

La muerte merodeando y surcando el plano parece indisociable de esta versión del amor, que sitúa a la soledad con la muerte y la libertad, en una suerte de tirada espantosa, pues será en el espejo del amor que las tres se encontrarán. En el rostro de George habita el amor y en el de Anna, la muerte, y será mediante el infalible plano contra plano que Haneke acentuará esta dialéctica, pues en la figura de la mujer habita la muerte y el amor encuentra cobijo en el rostro enamorado del hombre.  

Muy pocas veces se ha filmado  la muerte con tanta angustia. Bergman propone la perturbadora Gritos y susurros (1972) o en su testamento fílmico Sarabanda (2006) nos obsequia al amor fundido con la muerte de forma alegórica. Mientras tanto, el Amor, según Haneke, introduce a la muerte dialogando constantemente con el amor, constituyendo una unidad. Ahí es que reside el meollo: una gramática espeluznante como hipnótica. Sergio Sandoval

Películas en pocas palabras

Anna Karenina (próximo estreno)

Darío Marianelli es el compositor de la banda sonora de una de las películas a tomar en cuenta entre los estrenos de la primera mitad de 2013.

Estamos hablando de la nueva adaptación cinematográfica de la obra de León Tolstoi, Anna Karenina. A Marianelli lo hemos podido escuchar recientemente en el film de Lasse Hallstrom, Amor imposible (Salmon fishing in the Yemen, 2011); además, el italiano ha creado la música para Ágora, la película de 2009 dirigida por el español Alejandro Amenábar. Bajo la dirección de Joe Wright, esta nueva versión del clásico de la literatura universal tiene como protagonistas a Keira Knightley, como Anna Karenina, y a Aaron Johnson en el papel del Conde Vronski. Esta historia de amor, de romances clandestinos, esta radiografía de la alta sociedad rusa del siglo XIX es una invitación a descubrir la relación de la literatura con el cine, pero es también un producto de un alto valor artístico y un buen representante de las grandes adaptaciones literarias al cine. Claudio Sánchez

El sueño de Lu (en cartelera)

Hari Sama es el director de El sueño de Lu, película mexicana, un drama a todo dar. Ésta es la historia de una mujer que pierde a su hijo y tal uno de los puntos fundamentales en la forma de narrar que encuentra el director cuando se apoya en los grupos de terapia para descubrir la psicología de nuestro personaje, quien además ha intentado suicidarse. Úrsula Pruneda interpreta a la madre desconsolada y soltera. Es Lu una mujer que parece haber sido abatida por la vida, y no es posible imaginarla de otro modo cuando en verdad se conoce su historia, que suele ser muy empática por el propio trabajo actoral que desarrolla Pruneda y que alcanza niveles que convencen hasta al más escéptico de los espectadores. Se trata de un drama humano del cual se suele escuchar mucho y es también una catarsis para poder encontrar una luz al final de cualquier largo túnel. Aquí se desnuda el duelo con todo el rigor que exige el respeto por la muerte, pero también se celebra la vida con la misma sinceridad. C.S.

Está en Butaca Uno de MegaCenter y en la Cinemateca Boliviana

Antonin Artaud (bibliografía)

Más conocido como escritor (poeta y dramaturgo), el también actor Antonin Artaud fue un enamorado del cine que hizo del séptimo arte un tema de conversación en sus críticas o breves ensayos. También se inscriben en su producción varios guiones, entre ellos La concha y el reverendo, cortometraje que fue llevado a la pantalla grande por la directora francesa Germain Dulac en 1929. Del comienzo del guion hay que recuperar estos conceptos: “Dos caminos parecen ofrecerse actualmente al cine, y ninguno de los dos es verdadero. Por una parte, el cine puro o absoluto y, por la otra, esa especie de arte venial híbrido que se obstina en traducir en imágenes más o menos afortunadas situaciones psicológicas que estarían perfectamente en su lugar sobre un escenario o en las páginas de un libro, mas no en la pantalla, no existiendo apenas más que como reflejo de un mundo que extrae de otra parte su materia y su sentido”.  C.S.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia