Escape

Cine

‘La Paz’: imágenes del vacío.

Una escena de la cinta La Paz.

Una escena de la cinta La Paz.

La Razón

00:00 / 28 de abril de 2013

La Paz, del argentino Santiago Loza, se acerca a la vida de Liso, un joven  que no encuentra un rumbo en su vida. En la monotonía de la cotidianidad y en una soledad buscada por él mismo, el único elemento que parece darle algún mínimo sentido de plenitud es la compañía de su empleada boliviana. Así, la sede de gobierno de Bolivia se convierte en el lugar en donde Liso podría encontrar la paz ante el escalofriante vacío de su vida.

El filme ganador del premio a mejor película en la sección argentina del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), se adentra al ritmo de Liso y se acomoda desde lo formal al sinsentido de la vida del joven. Al igual que el protagonista, la cámara se dedica a deambular, manifestando simplemente la intención de mostrar el vacío.

La película se constituye, a partir de su elección temática y formal, en un curioso subgénero que habría que estudiar con mayor detenimiento: el cine de festival. A partir de la detección de elementos que aparecen en un corpus más o menos grande de películas, es posible encontrar en el filme cierta fórmula que da muchos réditos en los circuitos cinéfilos del continente, lugares donde este tipo de películas encuentra su público y su forma de distribución.

La fórmula contempla el uso de planos largos y lentos que simplemente buscan denotar el paso del tiempo, sin mayores pretensiones que hacer patente el vacío existencial en el que estaríamos subsumidos en la actualidad. Habría que ponerse a pensar hasta qué punto esto todavía sigue siendo interesante o más o menos innovador, considerando que todos aceptan de buena gana que el mundo está subsumido en un especie de sinsentido. Y habría que pensar si la puesta en escena de este vacío no es exactamente igual a la de una serie de películas de festival. Si el cine no tiene mayores pretensiones que mostrar la nada, corre un verdadero peligro de desaparecer. Sebastián Morales (Crítico de Cinemas Cine en el BAFICI)

Películas en pocas palabras

Leonera (Tv cable)

En el cine de Pablo Trapero, los personajes están naturalmente articulados con la violencia. El mecanismo privilegiado de la imagen no es el del escaparate: no se trata de exponer aquellos signos y figuras de la sangre y el dolor, sino de encarnarla en personajes, situaciones y espacios donde no cabe otra cosa. Leonera (2008) comienza después de un crimen: Julia despierta ensangrentada y confundida. Poco después es apresada e ingresada en la unidad penitenciaria donde se alojan las reclusas madres y embarazadas. La articulación de la violencia dentro de la cárcel toma un matiz completamente distinto porque Julia está embarazada y su niño nace y crece en ese espacio. Como una película que explora la relación madre-hijo y aquello que podemos entender como “todo lo que una madre haría por su hijo”, la ternura se convierte en algo completamente diferente: la vulnerabilidad deviene una corriente de la que no es posible escapar. Mary Carmen Molina Ergueta - I Sat, martes 30 de abril, 21.10

Arrugas (Martes de cine español)

Con un argumento simple y en consonancia entre la técnica (animación), la forma y el contenido, el director Ignacio Ferreras muestra la vida en un geriátrico a través de dos ancianos recluidos en él. Emilio, el recién llegado, tiene Alzheimer inicial y pronto se hace amigo y cómplice de Miguel y otros compañeros para protegerse de una amenaza común: el traslado al piso de asistidos donde recluyen a los ancianos desahuciados. Para evitar que lo lleven, algo que supone un terrible castigo, los amigos urdirán estrategias de todo tipo. En clave de comedia, esta animación 2D permite asistir a la progresiva irrupción de las complicidades, como también a escudriñar sobre la vejez y la soledad en este tipo de instituciones. Haciendo uso de los recursos de la animación, Ferraras invita a reflexionar sobre la marginalidad, la familia y la amistad, anclando las acciones en la comedia de situación, no tanto como un recurso fácil sino como una necesidad edulcorante. Sergio Zapata - Cinemateca Boliviana

Amor por siempre

Kate Hudson vuelve a la pantalla grande con una comedia romántica que termina siendo un drama épico, por demás común entre las películas del género. Luego de que la actriz fuera nominada al premio Oscar y después de haber protagonizado cintas que fueron pequeños éxitos de taquilla, la rubia protagonista de Cómo perder a un hombre en 10 días (Donald Petrie, 2003) reaparece con la historia de una joven que se enfrenta al cáncer. Sin embargo, lo que parece ser más difícil de admitir es que Marley (Hudson) esté enamorada de su médico (Gael García). Apostando por el chiste fácil y los gags más recurrentes en el cine norteamericano, jugando a no perder la atención del espectador a través de secuencias reusadas, Amor por siempre incluye en su reparto a Whoopi Goldberg, quien aparece durante un pequeño sueño como un Dios guía que matiza la situación. Lo cierto es que esta película propone una situación compleja que se reduce a un amor casi adolescente. Claudio Sánchez - Multicine

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia