Escape

Daniel Ortiz Soria

Estudiante de Ingeniería de Sistemas, amante de los videojuegos, acaba de ganar tres distinciones a nivel sudamericano con la encarnación de Tarma Roving, héroe de Metal Slug. Cosplayer

La Razón / Mabel Franco

00:00 / 26 de agosto de 2012

Ser el payaso del curso, cuando era pelado”, como él mismo se describe, le ha servido a la hora de tener soltura, seguridad y la chispa que le convierte en un actor de cosplay. Un actor premiado, dicho sea de paso, pues Daniel Ortiz Soria, cruceño, acaba de ganar tres distinciones en el evento sudamericano Yamato Cosplay Cup, celebrado en Brasil.

Estudiante de Ingeniería de Sistemas, en la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz (Utepsa) donde también trabaja, Daniel es un amante, desde niño, de los vi-deojuegos. Un personaje de Metal Slug, Tarma Roving, le valió la clasificación departamental, luego la nacional —evento que organiza Anime Party Bolivia y que da el pase para el certamen en Sao Paulo— y finalmente el segundo lugar, en la competición general sudamericana, segundo puesto a nivel de actuación libre y primer lugar en representación o puesta en escena. 

Tarma Roving tiene dos facetas. Es un soldado que, cuando es contaminado por los zombis, adquiere una apariencia azul. Para convencer a fanáticos y jurado, el boliviano se ha cuidado de cumplir con ambas, además de poner en el escenario soldados, tanques y robots. También incluye sonido preeditado y videos, de tal manera que quienes observen se sientan dentro del videojuego.

“El cosplay (caracterización de personajes de historieta, animé o cine) es un hobby que te permite conocer gente y hacer amigos”, dice Daniel.  “Además de conocimientos de actuación, te exige saber de vestuario, maquillaje, efectos y elaboración de objetos”. Un buen traje y una mejor performance son necesarios. “Es un juego divertido que requiere tomar en serio muchas técnicas”.

Daniel cuenta que, el año pasado, su novia Samanta Montenegro se ganó el lugar para representar a Bolivia. “Yo la acompañé y pude observar los entretelones”. Así que a su turno puso en marcha cuanto aprendió y los resultados le dejan satisfecho, pero con ganas de seguir. Samanta le ayudó en todo, “es mi brazo derecho, sin ella imposible lograr lo que conseguimos”; inclusive lo acompañó a Brasil pagándose el costo del viaje. “Al año, ella competirá y trabajaremos juntos para volver a ganar y, ojalá, representar al país; el dinero del premio lo invertiremos en ese propósito”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia