Escape

Delphine Blast

Francesa de nacimiento, viajó por el mundo acumulando experiencias que inmortaliza con su cámara; uno de esos viajes la trajo a Bolivia, donde se enamoró del país y sus personajes. Fotógrafa de cholas.

Delphine Bedel. Ilustración: Frank Arbelo

Delphine Bedel. Ilustración: Frank Arbelo

La Razón (Edición Impresa) / Marco Basualdo

00:00 / 21 de mayo de 2017

La captura de imágenes la capturó desde niña y esta actividad le ha signado un andar de experiencias vitales. Delphine Blast es francesa (Pabu, región de Bretaña), pero recaló en Bolivia, donde ha elegido hacer por hoy, porque nunca se sabe, su hogar temporario.

En aquel pequeño pueblo francés tuvo una vida en relación con la naturaleza, lo que, dice, alimentó su capacidad de mujer observadora. “En la clase preguntaron por los gustos de cada alumno y decir fotógrafa no fue la mejor idea del año”, recuerda sonriendo. A sus 17 también empezó a curtir su otra pasión: viajar. Pero como la sociedad obliga, tuvo que elegir una carrera universitaria, y se inclinó por las relaciones internacionales, que le permitió explotar ese segundo hobby. Entonces continuó una serie de vivencias en países como Inglaterra, Austria, Holanda...

Al concluir sus estudios retornó a su país y allí retomó su deleite por las imágenes eternas. Empezó a asistir a muchas exposiciones, a leer libros sobre fotógrafos que la inspiraban, “mis favoritos son Robert Franck, Saul Leiter, Maya Goded, Ethan Levitas”. Los cuadros documentales y el retrato eran lo que más explotaba. Hasta que empezó a cavilar su primera salida de Europa con parada en el corazón de Sudamérica. “Pienso que buscaba como un ‘choque cultural’. Además quería aprender español. Al final de mis estudios de fotografía tenía que hacer una pasantía y como una amiga mía tenía conocidos en Sucre, me vine. Me enamoré del país y de sus habitantes desde el inicio; la conexión con la madre naturaleza por su consideración del tiempo, son aspectos que me llaman la atención”.

A los meses retornó al Viejo Mundo y su ocupación laboral la llevó por variados destinos, algunos de ellos a trabajar sobre la situación de las mujeres en América Latina, sobre todo el Caribe. Y como estaba tan cerca, Delphine se animó a pegar la vuelta hacia aquel territorio que la había cautivado, para buscar a uno de sus personajes favoritos y retratarlo para siempre en exposiciones en La Paz y París. “Me apasiona la figura de la chola, antes discriminada, pero que ahora ha ganado espacios en la política, la televisión y la moda. Es una mujer que admiro y me inspira”, dice esta mujer de ojos color del cielo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia