Escape

Dulce COTOCA

La jalea de caña le da el sabor.

Sabores. Además de jalea, hay melao, horneado de maíz y yuca, sonso de yuca  y leche, cuñapé y bizcocho a la venta en la plaza principal y el mercado Municipal. Foto: Iván Condori.

Sabores. Además de jalea, hay melao, horneado de maíz y yuca, sonso de yuca y leche, cuñapé y bizcocho a la venta en la plaza principal y el mercado Municipal. Foto: Iván Condori.

La Razón / Iván Condori / Santa Cruz

00:00 / 23 de septiembre de 2012

Nunca una ollita de barro había sido tan apetecible. Hasta que los habitantes de Cotoca la llenaron de jalea que, sobre todo las mujeres, elaboran con el jugo de la caña de azúcar. Antaño, las cañas eran pasadas por el trapiche (aparato mecánico parecido a un molino) movido con la fuerza de un caballo. Hoy, moledoras eléctricas hacen esa parte del trabajo; pero lo que se mantiene es la cocción del jugo en recipientes de fierro, que hay que remover constantemente con un palo hasta que el líquido adquiera la consistencia de una melaza.

El proceso de encontrar el punto ideal puede tomar hasta dos horas, a decir de Lidia Pedraza, cotoqueña que hace 46 años reproduce el oficio. Lo siguiente es llenar pequeñas ollas de cerámica rústica y ofrecerlas rebosantes de jalea para deleite de los golosos.

Cotoca se encuentra a 20 kilómetros al este de Santa Cruz de la Sierra. Es un pueblo famoso por el santuario dedicado a la Virgen María —la mamita de Cotoca— y por los preparados dulces que se obtiene al procesar la caña. También es emblemática su cerámica, cuyas técnicas han ido heredándose por generaciones.

La jalea debe su fama al sabor de la caña, claro, pero de seguro que algo tiene que aportar el recipiente trabajado con greda de la zona de Tarope, comunidad en la que un grupo de 30 familias se encarga de la explotación de la materia prima.

Dos fechas en el año hacen que el pueblo rebose de gente: el 10 de julio, cuando se realiza la Feria de la Jalea, y en diciembre, mes aniversario del pueblo y fiesta religiosa en honor de la Virgen de Cotoca (imagen de madera tallada que data del siglo XVIII), ocasión para la cual llegan cientos de peregrinos, sobre todo del oriente del país.

Es cierto que mucha gente compra cerámica (utilitaria y decorativa) cotoqueña, famosa por su calidad, pero el éxito del sabor dulce es tal que una sola artesana —muchas  hacen ellas mismas el dulce y la ollita— puede agotar, según Juana Melgar, dueña del secreto de la golosina desde hace dos décadas, hasta 5.000 unidades en un solo día.

Si esa cantidad se relaciona con los precios —la ollita chica, Bs 5 y la grande, Bs 10—, queda claro por qué la jalea endulza no sólo los paladares de los consumidores, sino la economía de un municipio de casi 50 mil habitantes.

Brújula  para no perderseAl municipio de Cotoca se llega desde Santa Cruz de la Sierra por una carretera asfaltada. Es la capital de la provincia Andrés Ibáñez y el ingreso natural para quien está en camino hacia las antiguas misiones jesuíticas de la Chiquitania. datos del municipioTransporte • Micros o trufis salen a diario de la calle Suárez Arana (por el sector del mercado Los Pozos); el costo del pasaje es de Bs 4 y 5. El viaje dura de 15 a 20 minutos.Temperatura • El clima durante la mayor parte del año es de 24° centígrados.Fiestas • El 10 de julio, el 8 y el 15 de diciembre.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia