Escape

Elizabeth Carrasco

Es responsable del Centro de Documentación de la Cinemateca Boliviana hace 23 años. Sus pasatiempos preferidos son la danza escocesa y el yoga. Guardando nuestra memoria visual.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 08 de febrero de 2015

Entre libros y afiches de las películas más hermosas que se han visto en la historia, Elizabeth Carrasco, de 56 años e ingeniera industrial de profesión, interactúa día a día con gran cantidad de material sobre el séptimo arte desde 1991. “Soy la encargada del Centro de Documentación de la Cinemateca Boliviana, es decir, de la biblioteca e iconoteca, donde están los libros y los afiches. Además de eso hay una hemeroteca de recortes que existe desde la inauguración de la Cinemateca. Tenemos un álbum donde están todas las cosas referidas al cine”. El tipo de público que accede a la biblioteca es generalmente de la carrera de Comunicación Social y de Cine para realizar tareas de algunas de sus asignaturas. También asisten investigadores, mayormente de Estados Unidos, que requieren material de cine boliviano ya sea para sus tesis de maestría o de doctorado. En 2013, los miembros de la Cinemateca postularon un proyecto al fondo del Príncipe Claus, una fundación holandesa que promueve el arte. Este proyecto, denominado Cinemateca Rural, lleva cine boliviano al campo, enfocado, sobre todo, con temáticas que tengan que ver con La Paz.

“Es agradable poder compartir material de una gran calidad artística para promocionar el cine boliviano. Con esto se abre la posibilidad de intercambiar las diferentes perspectivas de ver La Paz, la ciudad y el departamento, además de cumplir una función que tiene la Cinemateca, que es tratar de llegar con películas a lugares a los que no se accede normalmente ni a la televisión”.

Películas como Chuquiago, El cementerio de elefantes, Mi socio, Cuestión de fe y Wara Wara son las que se llevan al campo. Entre los cortos están Ajayu, El Ekeko, La abuela grillo y Nudo ciego. “Actualmente, la Cinemateca Boliviana también forma parte de la Federación Internacional de Cine Clubes”, dice esta apasionada de su trabajo y amante de la música, además de exprofesora de yoga y bailarina de danza escocesa desde el 2000.

En 2002, ella y su grupo fueron a bailar a Chacaltaya y obtuvieron el récord de danza escocesa en la altura, aceptado por la Real Sociedad de Danza Escocesa . “Fue una experiencia muy divertida”, recuerda.           

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia