Escape

Ellos

José Larrea. Hace cuarto de siglo, un joven profesor llegó a La Paz para enseñar francés en la UMSA. Se fue dos veces, pero terminó por retornar y quedarse. Hoy enseña el idioma a niños de kínder. Filólogo y radialista.

La Razón (Edición impresa) / Mabel Franco

00:00 / 30 de septiembre de 2012

Sus alumnos son niños de kínder. A ellos les enseña las claves del francés, como hizo hace 25 años y durante mucho tiempo con los estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés. “He seguido los pasos a la inversa de muchos; pero me encanta”, declara José Ramón Larrea Ereña, francés nacido en Ortuella, cerca de Bilbao (Vizcaya) y educado desde muy pequeño en Sanary, entre Marsella y Niza.  “Soy vasco”, afirma y “a estas alturas también, de algún modo, boliviano”.

La voz del profesor Larrea es conocida en La Paz gracias a la radio. Cada viernes, el filólogo dialoga con Jimmy Vásquez en Le Dicó, el espacio de la emisora París La Paz en el que se juega con las palabras del idioma de Edith Piaf. Pero además, la vena musical de José se decanta en otro programa, Zona tropical, que difunde temas de África, América Latina, el Caribe y Asia. Las casualidades han resultado afortunadas en la vida del profesor. La presentación tardía de los papeles para optar al servicio civil —que antes reemplazaba al militar en Francia— le dio la plaza en La Paz. Porque si, como buen europeo, hacía las cosas a tiempo, se hubiera topado con una decisión que fue temporal pero que afectó a otros postulantes: no más enviados a la UMSA.

Otra casualidad le puso en el origen de la radio París La Paz. “Estaba con mis hijos en la plaza Abaroa y me escuchó hablarles otro padre, que resultó ser un ingeniero belga, quien me comentó lo importante que sería que en el colegio Franco Boliviano hubiese una radio interna para practicar el idioma coloquial”. Y se hizo. El proyecto creció tan pronto, que hoy la emisora, asociada de Radio Francia Internacional, es muy apreciada en La Paz y El Alto  por su programación cultural e informativa.

Una mirada al pasado le hace confirmar que entre él y La Paz se produjo un enamoramiento. Lo que lamenta es haber perdido el quechua que comenzaba a hablar antes de venir a Bolivia. “No aproveché más y me da pena, como me da rabia que en Bolivia no hubiese una política de enseñanza de los idiomas nativos, como sí hubo, por ejemplo, en el País Vasco. La lengua tiene que ser visible, necesaria, y no es por decreto que se lo consigue”.

Los proyectos bullen en su mente. Con los chicos del colegio hace cine y tiene un espacio radial llamado Kesako? (qué es), todo en francés. Y quiere avanzar y terminar un texto sobre gramática castellana para niños, escrita a la manera de juegos, con humor. Y...

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia