Escape

Escándalo en la Casa Real

La Misa de Pascua fue el marco en el que se suscitó el impasse entre las dos  monarcas de España.

España. La reina emérita Sofía y la reina Letizia, en un paseo en que no se cernía ningún escándalo. Foto: Internet

España. La reina emérita Sofía y la reina Letizia, en un paseo en que no se cernía ningún escándalo. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas Saldías, con datos de El País, Quien.com, La Vanguardia, El mundo, elplural.com

00:00 / 25 de abril de 2018

Bastaron 15 segundos de video difundidos por Twitter para incendiar las redes sociales y convocar a expertos en leer labios y descifrar el lenguaje corporal en los medios de comunicación. El incidente se convirtió en un escándalo que ha llenado páginas en la prensa rosa: la reina de España, Letizia, impidió que Sofía —la reina emérita y madre de su esposo, el rey Felipe VI— se tomase una fotografía con sus nietas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Se armó el quilombo gracias al video registrado en la Catedral de Palma de Mallorca a la salida de la Misa de Pascua, cita a la que el rey emérito Juan Carlos asistió por primera vez después de cuatro años, acompañado por su esposa Sofía. La grabación fue publicada una semana después por el twitero @rabillodelojo. La acción transcurrió más o menos así:

Al salir de la misa, Sofía le pide al fotógrafo oficial de los reyes que le tome  una foto junto a sus nietas, de 12 y 10 años de edad, las toma de los hombros y posa colocándose detrás de ellas. Las tres miran un punto fijo, el fotógrafo real,  pues es el único que tiene acceso a ese lugar. Al ver eso, Letizia se desplaza para evitar la foto de Sofía con la princesa y la infanta, atravesándose en medio y saludando a una persona al otro extremo mientras que la Reina Emérita se mueve a la izquierda para conseguir la toma. “Mira ahí, ahí, ahí ”, dijo la abuela, según reveló el experto en lectura de labios contactado por www.elespañol.com.

Visto esto, la madre de las niñas se mueve hacia la izquierda para evitar de nuevo la imagen y se acerca a la princesa Leonor para acomodar su cabello. Luego pone su mano encima del brazo de su suegra, que está apoyado sobre el hombro de Leonor, y parece intentar retirar su brazo. En ese momento, la princesa retira con un brusco movimiento la mano de su abuela. Más lejos, el Rey Emérito y Felipe VI se dan cuenta de la situación: mientras Juan Carlos mira la escena con extrañeza, Felipe se acerca a su esposa y le dice algo intentando tomarla del brazo, pero ella da un paso hacia atrás. “Por favor, déjalo”, fue la frase, dice el experto en lectura de labios.

Si bien los asistentes no parecieron percatarse de los hechos desarrollados en 15 segundos, el video circuló una semana después y llenó los foros de discusión, algunos poniéndose de parte de Letizia, aunque la mayoría salió a defender a Sofía. “Ninguna abuela merece ese tipo de trato. Wow, ha mostrado su verdadero rostro”, escribió en Twitter una sobrina de la reina Sofía, Marie Chantal Miller, que está casada con Pablo de Grecia, primo del rey Felipe VI, y ella metió más leña al fuego.

Se difundió después otro video posterior al acto, pues el grupo se tomó las fotografías oficiales afuera, en la portada de la iglesia. Tras esas imágenes, al parecer la reina Sofía intenta recuperar la cordialidad con su nieta Leonor, por lo que le hace un cariño y besa su frente. Acto seguido aparece Letizia, y mientras su suegra se marcha, la reina pasa la mano por el mismo lugar donde la heredera recibió el beso, como borrándolo.

Foto: Internet

A esas alturas ya entró la prensa en juego: uno de los más críticos fue el periodista Juan Carlos Escudier, señala Elplural.com. En su artículo, publicado en el diario Público, asegura que “a los españoles nos importa un pimiento que las dos reinas se quieran mal y que Letizia no deje a Sofía ver a las nietas”. “Las suegras han tenido históricamente muy mala prensa y los desencuentros con sus nueras han alcanzado dimensiones épicas”, y añade: “Aquello de antes echará uva a la higuera que buena amistad la suegra con la nuera ha sido norma en cuchitriles y palacios, incluido claro está el de los Borbones”. “Lo que realmente nos importa es que la familia a la que este año le caerán del cielo otros 8 millones de euros (cerca de 10 millones de dólares), haya o no presupuestos, cumpla con la única función que tiene asignada, que es guardar las formas y el protocolo”, porque ‘se les paga, en definitiva, para que no monten numeritos, para que no den que hablar más allá de su porte, su lozanía y sus operaciones de estética’”.

Por su parte, el diario El País ha publicado un editorial dedicado al altercado titulado La familia Real es real, donde dice “los ricos también lloran. Y la monarquía española se ha expuesto al escarmiento del populacho, pues los súbditos se regodean con la secuencia del manotazo. Y se relamen con la alcurnia de una pugna que invita a tomar partido por la reina de picas o por la de tréboles”.

¿Qué fue lo que pasó en realidad? ¿por qué impedirle una foto a la abuela de esa forma si después de todos modos se harán las instantáneas ante la fachada de la iglesia? ¿por qué la Princesa de Asturias reaccionó así con su abuela?

Ante el silencio de la Casa Real sobre el tema, la periodista Mariángel Alcázar ha asegurado en El programa de Ana Rosa, —retrata www.telecinco.es—, que el asunto no ha sido de importancia, pero que revela el temple de la Reina. “No creo que haya habido un enfrentamiento particular, pero se ve el carácter de la reina Letizia. Es algo de lo que la gente había oído, pero hasta ahora no había imágenes”. Eso sí, aseguró que “la Reina no ha estado a la altura del objetivo común de la familia real que es proteger la Corona”.

Foto: Internet

Alcázar también reveló la reacción de Letizia tras la aparición del video. “A través de una persona de su confianza, íntima amiga de ella, ha hecho llegar que está desolada. Ha expresado que es un gesto sin importancia, pero está desolada por las consecuencias de esta imagen”.

Como para borrar los 15 segundos de mala fama, las dos reinas reaparecieron días después en el hospital La Moraleja, donde se encontraba el rey Juan Carlos recuperándose de una cirugía en la rodilla. Allí lucieron sonrientes e intercambiando risas y miradas cómplices, retrató la revista Quien en su portal de internet.

Además Letizia fue anfitriona de una cena de gala en el Palacio Real en la que lució la tiara favorita de la reina Sofía, justamente la tiara que nunca antes había lucido. Se trata de una pieza de orfebrería diseñada por el propio Cartier para Victoria Eugenia. La prensa española consideró la elección de esta tiara como un gesto de paz y reconciliación.

Sin embargo, muchas dudas quedan todavía flotando en torno a la Familia Real Española, en que se acusa una mala relación entre las dos reinas, que además —se especula— tendría origen en los pleitos familiares entre Felipe VI y su esposa.    

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia