Escape

Escapes

Vista de la ciudad más próspera de China desde los 474 metros de alto del SWFC, por ahora el edificio más alto de Shanghai (foto, Z. Aldama).

Vista de la ciudad más próspera de China desde los 474 metros de alto del SWFC, por ahora el edificio más alto de Shanghai (foto, Z. Aldama).

La Razón (Edición impresa)

00:00 / 02 de diciembre de 2012

Más cerca del cielo de Shanghai

No hay cuartel en la guerra por arañar el cielo de Shanghai. No ha acabado la construcción del rascacielos llamado a romper el récord de altura de la ciudad —y, por lo tanto, del país—, cuando ya se comienza a trabajar en los cimientos de otro que lo superará. Y no puede faltar en cada edificio un mirador a cual más espectacular. Es un lucrativo negocio, porque no hay turista que no quiera subir a las alturas. No en vano, la capital económica de China, también la ciudad más poblada del país más nutrido de gente del planeta, sólo se muestra en toda su brutal ferocidad a vista de pájaro. Pero la ciudad que hoy tiene el mayor número de rascacielos del mundo no hace ni tres décadas que dejó de ser un skyline plano. La torre Perla del Oriente rasgó el cielo por primera vez en 1994 con sus 468 metros. En 2008, con los Juegos Olímpicos de Pekín como fondo, Shanghai completó el SWFC que es, a 474 metros sobre el suelo, ‘la pasarela del cielo’. Y, ahora, desde su estructura de acero y cristal, la megalópolis aparece como una infinita jungla de asfalto poblada por gigantescas moles que perforan la terca niebla que cubre este explosivo cóctel de 24 millones de habitantes. Pero sólo será el techo de la ciudad dos años más, porque muy cerca toma forma la Shanghai Tower, que dará un salto cuantitativo con su retorcida estructura de 632 metros, y no hay duda de que tendrá su observatorio en superlativo. Claro que es posible que la polución impida ver el suelo. Zigor Aldama, (El País de Madrid)

Armstrong, un corazón valiente

El primer hombre en pisar la superficie lunar fue hijo de una pareja de alemanes residentes en EEUU. Neil Armstrong nació el 5 de agosto de 1930 en Wapakoneta, Ohio. Desde pequeño le atrajo la aviación y obtuvo su licencia de vuelo antes que la de conducir. Al terminar el colegio, ya estaba becado en la marina de su país; se graduó como ingeniero aeronáutico, participó en la guerra de Corea, trabajó como piloto de pruebas para desarrollar prototipos de aviones y finalmente fue llamado a la NASA para su entrenamiento como astronauta. Luego de cuatro largos años y después de algunas misiones en el espacio, fue el primer hombre en alunizar, el 21 de julio de 1969, como comandante del Apolo 11. Murió el 25 de agosto de 2012, luego de ser sometido a una cirugía de bypass cardiaco por problemas en las arterias coronarias. La causa fundamental de esta enfermedad es la arterioesclerosis, asociada a un déficit del organismo para manejar el colesterol. Factores de riesgo son el tabaquismo, la hipertensión arterial y la diabetes; es más común en los varones.

Los síntomas son dolor de pecho intenso, que suele irradiarse al brazo izquierdo, y las consecuencias pueden ser fatales, aun la muerte súbita por infarto de miocardio. El diagnóstico se establece luego de interrogar al paciente y examinarlo rigurosamente: electrocardiogramas y radiografías de tórax. El tratamiento, generalmente, es la revascularización de la arteria afectada o reemplazo por injerto de vaso. Durante la caminata en la Luna, los monitores del traje espacial de Armstrong confirmaron hasta 150 latidos por minuto, el doble de los de un varón de su peso y talla. Ese corazón dejó de latir al terminar su misión en la Tierra. (Dr. Aníbal Romero Sandóval, jefe de Emergencias Hosp. Los Pinos).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia